Los pequeños Quijotes de La Chana

La Chana celebra el Día Internacional del Libro con actividades como la lectura de la novela de Cervantes, coincidiendo con la semana de la cultura del barrio. La Biblioteca Municipal premia a sus mejores lectores.

dia del libro chana lectura quijote

Un momento de la lectura continuada del Quijote en el colegio Santa Jualiana de la Chana.

Muchos quisieran ser como el ingenioso caballero más famoso del mundo porque para ellos los molinos pueden ser perfectos gigantes. Los más de 400 alumnos del Colegio Público Santa Juliana de La Chana han leído hoy ‘Don Quijote de la Mancha’ acompañados por sus padres, abuelos, maestros y todo el personal del centro para celebrar así el Día Internacional del Libro.

Por los pasillos del colegio, Dulcinea, Sancho y Don Quijote se paseaban a sus anchas para contar una historia que a pesar de los siglos nunca pasará de moda.

Entre la fantasía que Erik y Houssam encuentran en los videojuegos y los libros, ellos prefieren la de los libros. Los dos alumnos de 12 años se quedan con “las aventuras” que Don Quijote y Sancho van encontrando en el trayecto que recorren en la novela de Cervantes, pero también con los trucos de Harry Potter y el humor de las historietas de Mortadelo y Filemón. Leer, dice Houssam, “además de entretenerme, hace que sea mejor persona”.

Ellos dos leyeron la versión del ‘Quijote’ adaptada a los niños hace ya años. Otros, como la pequeña Lucía, de 10 años, no han conseguido terminar la novela aún pero cuenta que, aunque le resulte difícil entenderlo todo a la perfección, le encanta la ‘absurda’ cabezonería de Don Quijote cuando lucha contra los molinos. Salsabil elige la búsqueda que hace el caballero de su dama. Y José Antonio, la locura del hidalgo y lo mucho que le gustan los libros.

Se han enfrentado a menesteres, a mesmos y formas verbales que hace tiempo desaparecieron

Aunque se hayan preparado la lectura en clase y les hayan explicado cómo es el castellano antiguo, la coordinadora de la actividad y maestra de Inglés, Ana Navarro, explica que es “normal que alguno se atore con ciertas palabras”. Se han enfrentado a menesteres, a mesmos y formas verbales que hace tiempo desaparecieron pero han salido ilesos porque aquí nadie les iba a corregir. Lo importante era disfrutar de la lectura.

La madre de uno de ellos ha sido la encargada de dar vida a Dulcinea. “Lo curioso es que los más pequeños conocen mejor la historia que los grandes, pero a todos les gusta”, cuenta antes de leer su parte en la biblioteca del centro ante la atenta mirada de un silencioso público.

El día del libro en todo el barrio

El barrio de La Chana celebra de esta forma el Día Internacional del Libro, que coincide con una semana cultural con actividades en todos sus colegios y en la Biblioteca Municipal, donde además de las exposiciones dedicadas al IV Centenario de la publicación de la segunda parte del ‘Quijote’ y el homenaje al 150 aniversario de la publicación de ‘Alicia en el País de las Maravillas’, hoy se premiará a los mejores lectores de todo el año.

Como cuenta Inma López, bibliotecaria del centro, “el que más ha leído de nuestros usuarios ha llegado a los más de 100 libros”. Y esta semana, gracias a los diferentes talleres que han ofrecido en la Biblioteca de La Chana sobre marcadores de páginas y narración oral, entre otros, ha habido mucha más afluencia.

En el resto de colegios estos días también se ha hablado de literatura con talleres como el del Eugenia de Montijo, por ejemplo, donde se presenta ‘Te cuento un cuento’, con textos elaborados por el alumnado de 6º curso; el que ofrece sobre marcapáginas el Colegio Santa María Micaela; y las dramatizaciones y los montajes audiovisuales con las letras y la música como protagonistas del Juan XXIII.

Comentarios en este artículo

  1. Ojo con El Quijote y las edades de lectura; a veces la precocidad produce aborrecimiento. Otra cosa es que se les ayude por parte de Maestros (con M mayúscula) a una lectura razonada, exenta de pantomimas y centrada en el mensaje inteligente, mezcla de humor y crítica que, de por si, la atribulada mente de un alumno de nueve o diez años no puede por si sola valorar. Cuidado con el desenfoque hacia lo “circense”, sería fomentar una visión estroboscópica de la obra cervantina. El fin nunca justifica los medios.

    Lucas Serrano

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *