El detective del Zaidín de los 80′

‘Golpes tan fuertes’, la tercera entrega de la saga del investigador privado del barrio, lo lleva tras la pista de un boxeador desaparecido mientras busca una bomba enterrada en el Zaidín durante la Guerra Civil. Jesús Lens y Lucas Alcaraz presentan junto a su autor, Alfonso Salazar, la novela, que radiografía el barrio de finales de los 80.

Presentación de la novela 'Golpes tan fuertes'

Lucas Alcaraz, Alfonso Salazar y Jesús Lens, en la presentación.

Zaidín, finales de los 80. En las afueras del barrio se levantan grandes monstruos de hormigón. Un anciano sospecha que en algún momento una excavadora puede hacer saltar por los aires la bomba que enterró en el 37, en plena Guerra Civil. De la investigación de este caso, mientras desentraña paralelamente la misteriosa desaparición de un boxeador, se encargará el detective del Zaidín, Matías Verdón, que vuelve a las andanzas entre las páginas de ‘Golpes tan fuertes’ (Alhulia, 2013), la tercera entrega de la saga de este caricaturesco detective privado del barrio.

Dos zaidineros de adopción, el escritor Jesús Lens y el entrenador del Granada Lucas Alcaraz,  han presentado la obra junto a su autor, el poeta y antropólogo gaditano Alfonso Salazar, que se trasladó a vivir al Zaidín a los seis años. Ante una abarrotada Casa de los Tiros, han descrito el barrio de finales de los 80 que retrata esta novela negra, ese que “no es de piedras viejas, sino de ladrillos y currantes”.

Aunque la obra trascurre en el Zaidín, está fragmentada en “numerosos espacios físicos y temporales”. De hecho, “abarca desde la Guerra Civil hasta la famosa huelga del 88 contra Felipe González”, explicó Lens, para el que esta nueva entrega sigue la corriente de los misterios policíacos que, “en lugar de centrarse en quién ha sido, como ocurre en las novelas enigma inglesas como las de Agatha Christie, se centra en los porqués”.

Salazar: Lo de la bomba es una historia real. Uno de mis tíos recordaba que había enterrado una bomba y quería localizarla

En esta búsqueda de razones, el esperpéntico sherlock zaidinero -un obrero cincuentón que termina convertido en detective privado- y su elemental compañero el Desastres -ex cartero dado a empinar el codo más de la cuenta- tratan de desvelar la enigmática desaparición de un boxeador emigrante del barrio que acababa de regresar, mientras buscan unos explosivos enterrados en el 37. Ambos casos les llevarán a unir las piezas de una historia de amor, de esas como las del Drácula de Coppola que recorren mares y océanos para encontrarse, señaló Lens. Se adentrarán, asimismo, en la historia de los maquis urbanos y los hermanos Quero, “que durante muchos años fue silenciada en Granada. Ahora se le empieza a hacer un poco de justicia, aunque sea poética”, agregó el escritor.

Entre los dos misterios se alzarán varios telones de fondo, como la emigración y la afición por el deporte en el Zaidín, principalmente por el fútbol. De hecho, entre los momentos que retrata la novela se encuentra la final de la copa del Generalísimo que el Granada juega con el Barcelona en el año 59. Entonces el segundo entrenador de aquel equipo era José Manuel González, abuelo del Lucas Alcaraz.

“El entrenador era húngaro y tenía serios problemas con el idioma, así que mi abuelo, que tampoco es que hablara su lengua, se dedicaba a transmitir sus instrucciones a los jugadores”, recordó Alcaraz, que conoció a Alfonso Salazar en el IES Alhambra, donde ambos estudiaron y se hicieron amigos. De su adolescencia compartida en el barrio han quedado grabados momentos inolvidables, como “las mañanas de los sábados en el Zaidín: mañanas de fútbol infantil y juvenil, de campos de arena y de bocadillos de atún con tomate”, recordó Alcaraz.

Deporte y emigración

La fotografía de la portada, obra de Joaquín Puga, muestra la calle Jarama hace menos de una semana.

A la pasión zaidinera por el fútbol se sumaba en la época la afición por el deporte en general. De hecho, “en los cines de verano se hacían veladas de boxeo”, rememora Salazar, que nombra en ‘Golpes tan fuertes’ algunas de las dinastías de boxeadores aficionados del Zaidín. Aunque son conocidos en la época, no consiguen la gloria, como la mayoría de sus personajes, refiere.

En su novela también se refleja otra peculiaridad del Zaidín de finales de los 80: la cantidad de emigrantes que retornaron al barrio. De ahí el número de bares -aún quedan algunos- que, a su vuelta, tomaron el nombre de las ciudades europeas a las que se exiliaron por razones políticas o empujados por el hambre, cuenta Salazar que, en las tres novelas del “quijotesco y delirante” Verdón -como lo describe Lens-, muestra los grandes cambios que vive España en apenas 20 años a través del Zaidín y sus distintas estaciones.

En las dos primeras  –‘Melodía de Arrabal’ y ‘El detective del Zaidín’– se radiografían importantes momentos históricos, como la entrada a la Comunidad Económica Europea y la OTAN, en un caso, y la celebración de la Expo del 92, en el otro. La dualidad modernidad miseria está muy presente en la saga, que se cerrará con una cuarta novela en la que Salazar ya trabaja. Según adelanta, retratará otro hito “impensable en el barrio años atrás”: el triunfo de Aznar en las elecciones del 96. “El tiempo ha pasado y el detective tiene ya cierta edad. De hecho estará jubilado, aunque el Gobierno no quiera”, adelanta el novelista.

Noticias relacionadas:

(04/04/2013)

Comentarios en este artículo

  1. […] y modélica crónica de Lorena Moreno. Había puesto “escrita por…”, pero lo he tachado. Cuando pinchéis el enlace veréis que Lorena, como el resto de los compañeros de Granadaimedia, no solo escriben textos […]

    Granada despierta « Pateando el mundo
  2. […] granadaimedia.com […]

    Alfonso Salazar | Editorial Alhulia

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *