La cúpula de Urbanismo, otra vez bajo sospecha

La Fiscalía abre diligencias de investigación penal por posibles irregularidades en la reforma del Gran Hotel Luna. IU exige explicaciones por la actuación, en manos del Ministerio Público tras la denuncia de un exfuncionario municipal.

paco puentedura

Francisco Puentedura, durante la rueda de prensa.

La cúpula de Urbanismo se encuentra de nuevo bajo sospecha. La Fiscalía provincial ha abierto diligencias de investigación penal por posibles irregularidades en la reforma del Gran Hotel Luna, cuya terraza supera en más de 500 metros cuadrados la edificabilidad de la parcela y ocupa alrededor de 100 m2 de vía pública.

El caso ha llegado al Ministerio Público después de que un exfuncionario del área municipal de Urbanismo, ya jubilado, presentara una denuncia por un posible delito contra la ordenación del territorio y de prevaricarión urbanística. En concreto, el antiguo trabajador apunta que se ha cubierto la terraza del establecimiento, situado en las inmediaciones de Hipercor, ocupando un espacio público y una zona verde de la plaza Guiarrista Manuel Cano “en favor del interés privado”. La actuación se justifica, además, “en innovaciones del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) no aprobadas y en licencias municipales basadas en ordenanzas suspendidas por el TSJA”, recuerda el auto del fiscal, que IU ha dado a conocer en rueda de prensa.

Según explica el portavoz de la formación de izquierdas, Francisco Puentedura, la terraza del hotel se cubrió aumentando en consecuencia su edificabilidad, ya agotada. Las obras alteraron, además, la ordenación de volúmenes de la parcela y las escaleras de acceso se levantaron presuntamente sobre suelo de dominio público, ocupando parte del acerado de la vía.

De momento, la sección de Medio Ambiente del Ministerio Público ha ordenado al Seprona que realice informe e inspección ocular de las actuaciones urbanísticas que se denuncian. También ha solicitado a la Dirección General de Inspección Urbanística de la Junta para que realice un informe preciso sobre las supuestas infracciones cometidas, su trascendencia y posible perjuicio para los intereses municipales. Concede, además, un plazo de 20 días al Ayuntamiento para que presente las alegaciones oportunas.

“Las nuevas diligencias no solo afectan a la cúpula técnica de urbanismo, sino también a sus responsables políticos y, por tanto, a quienes todavía son concejal del ramo, Isabel Nieto, y alcalde, José Torres Hurtado”, criticó Puentedura, que exigió explicaciones sobre lo ocurrido. De no obtenerlas, el edil de IU presentará una iniciativa al pleno para que se aclare la actuación.

Para el concejal los sistemas de control urbanístico del Ayuntamiento “no están funcionando”. Recordó, como prueba, lo sucedido en la zona de ocio del Serrallo Plaza, que ha acabado con “una querella y la imputación de los máximos responsables técnicos de Urbanismo de la ciudad”.

Se da la circunstancia de que la empresa responsable del Gran Hotel Luna, Gralusa, es la misma que promueve el polémico bloque de viviendas de Albayda, cuya construcción será posible gracias al cambio de uso de parcela de terciario a residencial, según denunció IU en su día.

En palabras de Puentedura, estos casos demuestran que el área de Urbanismo ha estado gobernada por “una trama” que ha favorecido “intereses privados” de “amigos del equipo de gobierno” perjudicando el interés público con actuaciones que “bordean la legalidad y violentan las normas”.

Comentarios en este artículo

  1. Lo sorprendente es que nadie hile fino en el area de urbanismo. Que nadie cante la traviatta y mande a paseo a PPT y compañia. Con Gralusa se cuecen habas. Otro ejemplo es la ciudad deportiva del Granada.

    San Roque
  2. Todos sabemos lo que se cueze…lo que manda güevos es que no se pueda abrir la boca hasta que uno se jubila en esta ciudad…La noticía no es la corrupción sino que alguíen hable de ella.

    jisus

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *