Atención temprana y atención social en La Metáfora

El centro de desarrollo infantil del barrio crea un sistema de ayudas para financiar los tratamientos de las familias que no se lo pueden permitir, con espectáculos y actividades para niños y adultos.

En el desarrollo de un hijo son tantas las dimensiones a tener en cuenta que el peligro de desorientación es muy alto. En materia cognitiva, psicológica y psicomotriz, los primeros años de vida, cuando la plasticidad del cerebro es máxima, son clave. Es algo que saben bien los padres de niños con algún síndrome o con alguna patología severa. Y en este cruce de caminos existe una pregunta crucial: ¿Hay alguna alternativa? En el Realejo existe una, La Metáfora, un centro de psicología y desarrollo infantil que acaba de mudarse a la Cuesta de los Molinos y que precisamente esta semana (del 12 al 18 de noviembre) están en sus jornadas de puertas abiertas para ser descubiertos (más información en su blog).

La Metáfora, Realejo, atención temprana

Una de las niñas tratadas en La Metáfora.

Atienden las necesidades de familias que no se pueden permitir un tratamiento a través un sistema de ayudas que se nutre de actividades y espectáculos con los que financiarlas

Existen en Granada desde hace seis años. Sin embargo, desde hace un par de ellos han notado como la afluencia de usuarios y consultas ha descendido con la crisis y los recortes en ayudas, como por ejemplo las relacionadas con la Ley de Dependencia. “Por eso decidimos activar un área social dentro del proyecto, porque cada vez más familias no se podían permitir tratamientos que necesitaban”, explica Isora Cabrera, directora del centro. “Al principio cada uno de los terapeutas del equipo aportaba parte de su tiempo para dedicarlo a esas familias (llegando a las dos horas diarias), pero la demanda iba a más, por lo que buscamos vías de financiación para poder atenderlas”, añade.

Así crearon su propio sistema de ayudas, que se nutre económicamente, entre otras cosas, de lo recaudado en espectáculos y actividades públicas organizadas para tal fin, como un cabaret con funciones infantiles en el CAU de Ogíjares, el pasado mes de abril. La iniciativa de representar este cabaret para niños se repetirá el próximo día 9 de febrero, en su misma sede del Realejo. También han programado‘Aventuras nocturnas’ para niños, una al mes (las próximas son el 23 de noviembre y el 14 de diciembre), en las que los pequeños pernoctarán en el centro con yincanas, cuentos, cena y desayuno, talleres…

María del Mar Pascual Garrido, Isora Cabrera Ayuso, Yaiza Marrero Vega, Jade Olmos Juárez

Mª del Mar Pascual, Isora Cabrera, Yaiza Marrero y Jade Olmos.

Están en su semana de puertas abiertas, y el 23 de noviembre han organizado unas ‘Aventuras nocturnas’ con las que obtener ingresos para los tratamientos de niños con dificultade

La Metáfora no es un centro infantil de atención psicológica y temprana al uso. Isora Cabrera lo fundó tras su experiencia en un importante centro en Barcelona, CEMEDETE, al que iban muchas familias de Andalucía recorriendo casi toda la Península para recibir tratamientos distintos a los habituales. En este proyecto en Granada, al que se fueron uniendo logopedas, psicólogas y otros profesionales, plantean una metodología de desarrollo global, en la que se entrecruzan las áreas cognitiva, psicomotriz y biológica, para tratamientos de síndrome de down, autismo, asperger, déficit de atención con hiperactividad, alteraciones emocionales, problemas de comunicación…  “En los sistemas públicos, de salud y educativos, plantean protocolos fijos para todos los niños. Es una lástima que muchos padres se conformen y no busquen alternativas, que se queden con la etiqueta que se les pone a sus hijos por tener uno de estos trastornos. Cada niño y cada caso es específico, no hay test estándar ni programas estándar“, explica Jade Olmos, psicóloga en el centro.

La Metáfora, Granada, centro de psicología infantil

Sala de talleres de La Metáfora.

“Todos los peldaños han de estar bien construidos”, añade Isora. En este sentido, la metodología que estos profesionales aplican es sistémica, atañe también a los padres y a los profesores del niño. “Hace falta más concienciación. En un ambiente cerrado, es normal que si no se conoce la existencia de alternativas no se busquen”, afirma la directora de La Metáfora. “La implicación de los docentes varía en cada caso… Si el profesor está de acuerdo con el tratamiento y se implica, los progresos son increíbles. Cuando nos encontramos con un centro que se opone a salirse de esos protocolos es más difícil. Pero podemos decir que son más los que colaboran que los que no… En una ciudad pequeña como Granada todo es más directo, de tú a tú”, añade.

Todos sus tratamientos pasan por lo lúdico, se busca la integración normal con la vida del niño de forma amena. Actualmente tratan de forma continua a más de 30 usuarios y más de 100 niños pasan por sus instalaciones de forma puntual o esporádica, desde recién nacidos a ocho años. “No hay una varita mágica para estos casos, pero tenemos comprobado que con un tratamiento de desarrollo global los resultados son mucho mejores. El objetivo debe ser que sean más personitas, que tengan su voluntad, que sean niños“, concluye Jade.

 

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.