Cuenta atrás para la Zona Azul

Aunque la Zona Azul aún no funciona oficialmente, los parquímetros ya están instalados desde este lunes en la zona de la Biblioteca. las calles Pintor López Mezquita, Sol o Pintor Velázquez pasarán a ser de pago para aparcar tras lo aprobado en el pleno del pasado enero, una iniciativa muy criticada por la oposición y los vecinos.

Zona Azul Calle Sol

Uno de los parquímetros a estrenar en la calle Sol.

Los alrededores de la Biblioteca de Andalucía, ese triángulo de calles que se encuadra entre Gran Capitán, Pedro Antonio de Alarcón y Fuente Nueva, con San Jerónimo a sus espaldas, ya tiene instalados desde este lunes los nuevos parquímetros que certifican su inclusión en la zona azul del centro, una ampliación que ha afectado a toda la ciudad, que se publicó finalmente en febrero de este año y que lleva levantando no poca polémica desde verano del año pasado.

Las ‘debutantes’ son las calles Martínez de la Rosa, Sol, Pintor López Mezquita y Pintor Velázquez, cercanas a la muy congestionada Pedro Antonio de Alarcón, a la que las obras constantes en Camino de Ronda, se quedan sin aparcamiento libre. La instalación de los parquímetros, que sólo confirma lo que se sabe desde hace meses, en unas vías que por lo demás siguen luciendo estas semanas atestadas de coches, como es habitual.

“Hombre, yo es que no aparco aquí nunca cuando vengo a estudiar”, comenta una estudiante, “porque siempre está hasta arriba. Me va a dar un poco igual, porque aunque lo despeje, tampoco me conviene pagar”. Bares y comercios, por su parte, se encogen de hombros. El que más y el que menos llega andando a trabajar igualmente, y no son calles que dependan del tráfico para recibir clientes. Son los vecinos los que se lamentan. “Está claro que quieren que o te busques una cochera o apoquines”, comenta un habitante de Sol, “porque aparcar cerca de casa ya va a ser imposible, por mucha tarjeta de residente que le pongan“.

No es la única zona del Centro que estrenará en breve la zona azul. En los alrededores de Recogidas, las calles Tejeiro -esta, en realidad, ampliando sus plazas de 18 a 32-, Manuel de Falla o General Narváez serán parte de las 23 cuya inclusión en la ‘zona de parquímetros’ publicada en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de febrero. Esa parte, en concreto, es la Zona Azul 5, e incluye a Cristo de Medinaceli o el tramo de Pedro Antonio de Alarcón que va entre las desembocaduras de Ancha de Gracia y Alhamar.

El grupo municipal de IU criticó duramente en su momento esta ampliación de las zonas de parquímetros calificando al Ayuntamiento de ser “el primer gorilla de Granada” y señalando que la medida, por estar fuera del ya de por sí polémico nuevo Plan de Movilidad, lo incumplía al no estar incentivando el transporte público y sostenible.

La edil Maite Molina criticó la medida por ser, además, antieconómica, al señalar que el Consistorio ya tenía previstos unos ingresos de 374.260 euros, 31.188 euros al mes “a costa de la ciudadanía granadina”, cuando la puesta en marcha de las nuevas zonas azules suponen una inversión de 497.530 euros, que se amortizarán en 4 años y que generarán 116.758 euros en intereses, más el coste anual por los costes de la explotación de las nuevas plazas de 620.000 euros.

(03-04-2013)

Comentarios en este artículo

  1. No puedo decir más que en su línea habitual (recaudatoria) atentan contra los intereses ciudadanos constantemente. En la calle Pedro Antonio de Alarcon hay procesiones casi diarias de cinco o seis grúas y cuando llamas a la Policía por el follón nocturno o no aparecen o se ríen de ti diciendo “esto es Pedro Antonio”

    Inmaculada Sanchez
  2. Pues parece que el plan no consiste únicamente en la creación de plazas de aparcamiento de pago, sino que, además, hoy mismo, han vallado los descampados que hay al final de las calles Tiburón y Teófilo Gautier, eliminando unas zonas de aparcamiento muy necesarias para los vecinos y para gente que dejaba el coche tras salir de la circunvalación y desplazarse al centro. Está claro que la única intención es la reducción a la mínima expresión de las plazas libres de aparcamiento y fomentar el uso de parkings de empresas amigas, una forma sutil de crear un nuevo impuesto encubierto al ciudadano.

    Juan Tanamera
  3. Efectivamente, Juan, han ido poniendo “puertas al campo” para evitar que la gente aparque sus coches sin pasar por caja… Ya había precedentes de vallado por esa zona, sin previo aviso y sin ningún motivo. ¿La excusa que han dado ante este despropósito? Una vieja conocida: se hace “POR SEGURIDAD”.

    Toda la vida ese descampado ha sido un sitio de paso muy transitado y no ha pasado absolutamente nada… Pero da igual, se han quedado a gusto impidiendo el paso a los muchos vecinos de la Chana que lo atravesamos diariamente para hacer nuestros mandados. ¡Es que no hacen una bien!

    Ya lo dijo el gran Groucho: «La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos y aplicar después los remedios equivocados».

    Bert

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *