Pistas de petanca en ruinas

Los aficionados a la petanca reclaman el arreglo de las dos pistas que han quedado destrozadas frente al centro cívico del Zaidín después de que maquinaria pesada que trabaja en las obras cercanas las destrozase a su paso.

Varias personas juegan a la petanca en una de las pistas sin desperfectos.

Los aficionados a la petanca reclaman el arreglo de las dos pistas que han quedado “inutilizadas” frente al centro cívico del Zaidín después de que maquinaria pesada que trabaja en las obras cercanas las destrozase a su paso.

Según los afectados, hace más de cuatro meses sufrieron la primera baja en una de las cuatro pistas de la zona. Una excavadora arrolló la instalación, cuyo estado actual podría definirse de siniestro total: una valla cerca su perímetro, ahora inaccesible, y de parte de la estructura de madera que antaño la bordeaba no ha quedado más que el recuerdo.

Pista destrozada hace más de cuatro meses.

Pese al contratiempo -del que alertaron al Ayuntamiento “para que instase a los responsables a reparar los desperfectos”- los habituales, que rondan la treintena a diario, siguieron congregándose en este espacio para practicar su juego favorito “con la esperanza de que en algún momento reconstruirían la instalación para contar con más espacio”, relatan.

Hace dos semanas, sin embargo, fueron testigos de cómo una grúa “se llevaba otra pista por delante”, además de una farola cercana. “Avisamos a la policía, que levantó acta, y volvimos a denunciar los hechos en el  Ayuntamiento, pero al parecer tendremos que esperar sentados el arreglo”, lamenta  Manuel Puertollano, para el que “guardar cola” se ha transformado desde entonces en “el pan de cada día”.

Una grúa arrolló esta pista hace dos semanas.

“Con tres pistas nos apañábamos, pero ahora con dos no nos queda más remedio que esperar turno o irnos porque aquí todas las tardes hay una pila de gente”, señala José Luzón, quien asegura que ya en otra ocasión se vieron obligados a reparar los desperfectos “provocados en las instalaciones por otra máquina”. “No la habían dañado mucho, así que pudimos arreglar la pista nosotros mismos”, agrega Carlos Dorador, actual presidente del Club de Petanca.

“Parece que más que jugar a la petanca libramos batallas por el lamentable estado de las pistas. Cualquiera pensaría que lanzamos granadas, en lugar de bolas”, bromea un habitual, a la espera, junto a otros, de su turno para disfrutar de su hobby favorito.

Para contrarrestar las esperas derivadas de la talla S a la que han quedado reducidas las pistas, los aficionados reclaman al Ayuntamiento que “asuma su arreglo e inste a los responsables a pagarlo o bien reclame su reparación directamente a los promotores de las obras”. También la asociación de vecinos Zaidín Vergeles ha trasladado al gobierno local esta necesidad, “ya que muchos mayores se han quedado sin espacio para jugar”.

(03/08/2011)

Comentarios en este artículo

  1. Lorena te felicito por el buen trabajo que has realizado,tanto fotográfico como escrito.- No dejes de “dar guerra”.
    Hoy me he pasado de nuevo por las pistas y resulta que la unica fuente de agua que había, tambien parece que una máquina la ha dejado sin suministro. Con estos calores las personas mayores que practican su deporte “favorito” ¿donde beben agua?, algunos han optado por traersela de casa, pero al rato se pone “fea” y no esta bebible.
    SALUDOS
    Antonio Merino

    Antonio Merino Povedano

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *