El último caso del detective del Zaidín

‘Para tan largo viaje’, la última entrega de la saga del esperpéntico aunque entrañable investigador privado Matías Verdón, retrata entre sus páginas el barrio de los 90, durante la “nefasta era de Aznar”.

el detective del zaidin

Salvador Perpiñá, Alfonso Salazar y Víctor Miguel Gallardo.

El detective del Zaidín vuelve a las andadas en ‘Para tan largo Viaje’, la última entrega de la saga del esperpéntico aunque entrañable investigador privado en la que la ficción recorre las calles, bares y lugares míticos del barrio en los 90 para retratar entre sus páginas el Zaidín de la época de Aznar, “ese hombre bajito con bigote y cabreado con el que España se despertó un día”.

Perpiñá: “Ya que Alfonso ha ubicado el Zaidín en el mapa de la literatura deberían ponerle a alguna plaza del barrio Matías Verdón detective”

La cuarta novela de Alfonso Salazar protagonizada por el caricaturesco detective Matías Verdón, un obrero fracasado del Zaidín que un buen día se enfunda su gabardina tras conseguir licencia con su correspondiente curso a distancia, y su fiel compañero ‘el desastres’, más cercano a Sancho Panza que al Watson de Holmes, arranca con la intrigante desaparición de un niño en un merendero de la Vega.

La aventura final del popular detective no será, sin embargo, la última de Salazar en el barrio de su infancia y adolescencia, ya que el escritor y antropólogo nacido en Cádiz promete otras obras con el Zaidín como telón de fondo, un barrio donde podrían verse reflejados “todos aquellos barrios obreros de España que ya no lo son”, incidió durante la presentación de la obra, en la que estuvo acompañado del guionista granadino Salvador Perpiñá y de Víctor Miguel Gallardo, de ediciones Dauro.

“Ya que Alfonso ha ubicado el Zaidín en el mapa de la literatura”, como García Márquez lo hiciera con Macondo, Lovecraft con Dunwich o Joyce con el Dublín, algún consistorio “debería ponerle a alguna plaza del barrio Matías Verdón detective”, sugirió Perpiñá durante el encuentro, en una concurrida biblioteca de Andalucía. Se trataría de un espacio público “donde jugarían los niños, los novios se amorrarían, los perretes se mearían en las farolas y los olvidados del mundo beberían su vinazo compartido al sol de invierno” al más puro estilo de esta novela.

Y es que la saga, con un toque costumbrista muy ‘berlanguiano’, “contrapone el humor al imaginario que se presupone a la novela negra, basado en la masculinidad y el cinismo”. Y lo hace a través “del Zaidín y ese humor de lo cutre reencarnado en la pareja de índole cervantina de Verdón y el desastres y toda la conmovedora fauna que puebla el bar Gabriel”, incidió el guionista, para el que las novelas de Salazar van más allá de la parodia de género.

agradia.com, tienda online de productos gourmet

Entre las páginas de esta última aventura se entrelazan la investigación de un caso con “historias y secretos del pasado” en la Guerra de los Balcanes, mientras de forma paralela se recogen “los vicios y pecados de la burguesía granadina” y aparece la reciente historia de España, en este caso, “lo nefasto de la era Aznar”. Todo bajo el telón de fondo de ese “microcosmos que es el Zaidín” y “el mundo infame de los subasteros y feriantes”, detalló Perpiñá resaltando la “maestría” con la que Salazar “mueve estos hilos”.

“Al otro lado están los desamparados y fracasados. Hay una imagen recurrente en la novela en la que Verdón se enfrenta a la encarnación del poder con un arma frágil, la verdad, y su secreto deseo de justicia. Una lucha desigual entre los que todo lo tienen y aquellos para los que la vida es una batalla perdida desde el momento en que nacieron”, afirmó. Convirtiendo en protagonistas “a los que siempre pierden, los que quedan al margen de la historia” la novela encierra “cierta poética del fracaso con una mirada profundamente humana”, resaltó Perpiñá, que destacó de ‘Para tan largo viaje’ “la metáfora de los excesos de una década que nos han llevado al momento en el que ahora estamos”; su “capacidad de retratar con cuatro detalles vigorosos a depredadores y víctimas”; y su “conocimiento profundo de la ciudad y sus secretos”, entre otros aspectos.

Perpiñá: “‘Para tan largo viaje’ es la metáfora de los excesos de una década que nos han llevado al momento en el que ahora estamos”

La obra cierra el telón de una tetralogía que arrancó con ‘Melodía de Arrabal’, novela a las que siguieron ‘El detective del Zaidín’ y ‘Golpes tan fuertes’. Cada una describe un momento histórico, así como una estación del año con sus correspondientes fiestas populares y banda sonora: del tango al bolero, pasando por la copla española para cerrar con la rumba y la canción ligera, explicó su autor, reparando en el compartido componente cañí.

A lo largo de la saga se asiste “al desgaste vital de Matías Verdón, de sus compañeros de correrías, también de sus rivales, y al del barrio del Zaidín”, por los que pasa una década, advirtió por su parte Gallardo. Este recorrido coloca al detective en la frontera de la jubilación en su última aventura, cuando ya ha “alcanzado una plenitud en cuanto a barriga y decadencia”, señaló el editor, quien indicó que el libro forma parte de la colección Cénit, una apuesta personal de Mariana Lozano Ortiz, su editora.

Y aunque con la novela Salazar cierra el último caso del detective zaidinero, en el horizonte queda su promesa de escribir otras obras “desplegando su poder narrativo y su mirada humanísima” para explicar “quienes fuimos” y preservar “el recuerdo de las calles y los barrios donde vivimos, donde amamos y conocimos el valor de la amistad, la alegría y la derrota”, concluyó Perpiñá.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *