¿Quién vive ahí?

La ribera del río Monachil se ha transformado en un vertedero acuático de muebles usados: sofás, sillas de oficina, una butaca o el esqueleto de una mesa son algunos de los enseres abandonados en su cauce. Hasta ahora, nadie ha hecho nada para evitar esta situación.