4 barrios de Granada que debes visitar

la alhambra desde el albaicín

¿Andas de visita por Granada? Esta hermosa ciudad andaluza ofrece gran diversidad de atractivos turísticos a sus visitantes, no sólo por sus monumentos, también por sus barrios, algunos de ellos están entre los más bonitos de España.

Si todavía no tenías listo tu planning turístico y andas en busca de una experiencia inolvidable en Granada, te contamos algunas opciones para que disfrutes de 4 de sus barrios más hermosos.

Los 4 barrios de Granada que todo turista debería visitar

Estos son los 4 barrios de Granada que ningún turista que esté de visita por la zona debería perderse:

Centro

Corazón del casco histórico de Granada y lugar rebosante de vida y de actividad comercial Sagrario-Centro alberga algunos de los lugares más característicos de la ciudad como la Catedral o la Capilla Real.

Detén tus pasos unos minutos en la Plaza de las Pasiegas para que contemples la imponente fachada de la catedral de Siloe y su discípulo Maceda.

De todos los barrios de Granada, este en particular es el que concentra la mayor actividad económica de toda la ciudad. Si bien no podrás comprar una bomba de agua allí precisamente, la ingente cantidad de comercios y tiendas de este barrio abarcan una variedad de productos que merece la pena conocer. Te recomendamos especialmente la Alcaicería, un entramado de callejuelas estrechas en el entorno de la Plaza de Bib-Rambla y la Catedral, que conserva la esencia del zoco de la época musulmana de la ciudad.

Una curiosidad. Justo a la entrada de la Alcaicería, por Zacatín, si miras en dirección opuesta verás la fachada del Corral del Carbón, antigua hospedería para los comerciantes. Tendrás que cruzar la céntrica calle Reyes Católicos para llegar a él y debes saber, cuando lo hagas, que estás pasando por encima del río Darro, embovedado. La proximidad del río ha provocado que algunos de los residentes de la zona consideren instalar una bomba sumergible que les ayude frente a posibles inundaciones.

El Albaicín

Visitar Granada sin callejear por el Albaicín, es no visitar Granada. Barrio Patrimonio de la Unesco, tiene varios miradores desde donde contemplar la Alhambra. El de San Nicolás es el más famoso, pero te recomendamos también el de San Cristóbal, que te permite tener una visión más amplia de toda la ciudad.

El Albaicín está repleto de iglesias como las de San Cristóbal, San JoséSan Gregorio o San Juan de los Reyes, todas construidas sobre las mezquitas de la época musulmana. Por cierto, también en el Albaicín tiene sede la actual Mezquita Mayor de Granada. Sus vistas al monumento nazarí rivalizan, por proximidad y espectacularidad, con las de San Nicolás.

Pero lo que hace verdaderamente singular al Albaicín son sus cármenes, que Soto de Rojas definió como “paraíso cerrado para muchos, jardines abiertos para pocos”. Algunos de ellos se han reconvertido en restaurantes con amplias terrazas desde donde mirar a la omnipresente Alhambra.

Realejo

El Realejo, la antigua judería de Granada, es una especie de pueblo dentro de la ciudad en la que se comparte un modo de vida bastante particular. Sus más de 16.000 habitantes conviven con los alumnos de la Escuela de Arquitectura de la UGR, asentada después de muchos años de obras en el antiguo Hospital Militar, a un costado del Campo del Príncipe.

La superficie de este barrio incluye la Alhambra y su espectacular bosque, un lugar por donde te recomendamos un paseo en días de buen tiempo.

El Relajeo es un buen ejemplo de convivencia entre la multiculturalidad y la tradición. La modernidad la aportan los murales del Niño de las Pinturas. Podrás ver muchos de ellos por la calle Molinos y en la Plaza dedicada a Joe Strummer.

Sacromonte

Conocido en Granada como «el barrio gitano», el barrio del Sacromonte se sitúa en la región oriental de la capital granadina, frente a la archiconocida Alhambra. Tan solo el hermoso paraje conformado por las orillas del río Darro hace que la visita al Sacromonte merezca la pena. Por si no fuera suficiente, en esta zona encontrarás locales en los que se ofrecen espectáculos de flamenco de lo más entretenidos, además del Museo Cuevas del Sacromonte en el que todavía se conservan viviendas excavadas en la roca. 

Imprescindible es la visita a la Abadía, con su museo que alberga incunables y los famosos libros plúmbeos sobre los que gira gran parte de la historia de una ciudad de leyenda.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.