Un abrazo sin apretón de manos

La conservación del patrimonio sigue siendo una asignatura pendiente de las administraciones. Con motivo del Día Internacional del Patrimonio Mundial se realizó un abrazo simbólico al Albaicín para tratar de escenificar una colaboración institucional que no existe.

abrazo-patrimonio

Los niños que han participado en el abrazo simbólico. Al fondo, las autoridades.

Resulta extraño que después de tantos abrazos simbólicos, primero a la maravilla del monumento de la Alhambra y hoy al Albaicín, con motivo del 40 aniversario del Día Internacional del Patrimonio Mundial, no exista una relación, si no de amor, al menos de concordia y colaboración entre los políticos que están al frente de las administraciones.

El roce no suele acabar en cariño cuando se trata de responsables de distinto signo político. Por mucho que esta mañana trataran de escenificar la cooperación entre administraciones, los hechos demuestran que en el Albaicín prefieren ir por separado que juntos de la mano.

Tanto el Ayuntamiento de Granada como la Junta de Andalucía no parecen ruborizarse por el estado de degradación de algunos rincones del Albaicín que forman parte de ese patrimonio y que ahora quieren abrazar con una cadena humana formada por decenas de escolares, con las manos entrelazadas y los brazos extendidos.

El concejal de Cultura, Juan García Montero, confiaba en que las instituciones «podamos aprender de una vez el lenguaje de la coordinación y el consenso, lenguaje que nos lleve a trabajar unidos para que el patrimonio no sea un problema sino un motor de desarrollo, es necesario redoblar los esfuerzos para preservar nuestro patrimonio a pesar de la crisis».

Por su parte, la delegada del Gobierno andaluz en Granada, María José Sánchez, más preocupada en subrayar la importancia de que la iniciativa hubiese surgido del movimiento asociativo y no de las instituciones, versión que no se ajusta a la realidad, decía estar entusiasmada por «abrazar el patrimonio a propuesta de los vecinos».

Además de la milla de oro, esa parte del bajo Albaicín de la que presumen las instituciones, la comprendida entre la Carrera del Darro y el Paseo de los Tristes, hay otros lugares simbólicos del barrio que también son Patrimonio de la Humanidad.  Nos atrevemos a sugerir algunos rincones con encanto para futuras ediciones como el futuro paseo arqueológico de la muralla zirí, el espacioso huerto del Carlos con uno de los pocos restos de muralla íbera expuestos al público, la majestuosa Puerta de Monaita que podría abrirse por unas horas para descubrir su interior, el Maristán con sus palomas mensajeras o en cualquiera de esos solares abandonados donde se podría hacer un hueco para las degustaciones de platos típicos del Albaicín. Hay más sitios con encantos pero tampoco es cuestión de ponerlo difícil.

Un aviso verdaderamente importante: los granadinos tienen la oportunidad hoy y también mañana, sábado, de visitar gratis la Alhambra, una buena oportunidad -según explicó la directora Mar Villafranca– para conocer rincones que permanecen cerrados al público como la Torre de la Pólvora, la de las Infantas, la Puerta de los Siete Suelos, la Casa Nazarí y los Baños de la Mezquita en la Calle Real, y el Mirador del Pabellón Sur del Generalife.

Además de las instituciones y la Agencia Albaicín, en la iniciativa han participado alumnos de centros escolares, la Asociación de Empresarios Hoteleros y Restauradores del Albaicín y Sacromonte (AEHRAS), la asociación de Scouts Albayzín, la asociación de vecinos del Albaicín, la asociación de artesanos el Gallo, la curia eclesiástica y la escuela de estudios árabes del CSIC.

La jornada ha culminado con un «concierto misa de alba en las marismas», a cargo del coro de la hermandad del Rocío de Granada y la Banda Municipal de Música de Granada, que -según Juan García Montero- no guardaba relación con un oficio religioso. «Tampoco estaría nada mal porque siempre es bueno estar a Dios rogando y con el mazo dando».

(16-11-2012)

Comentarios en este artículo

  1. Verguenza ajena, eso me produce el saber que los cargos públicos finjan que este «abrazo» con almuerzo y misa haya sido organizado por los vecinos.¿Se enteraron los vecinos de algo? ¿Se entera Mº José Sanchez secundando la movidita? ¿La gerente de la Alhambra y su destrozo en el «mirador» de Nevot? Mejor dejarlo, el Albaicín ya huele.

    Luis M.
  2. Muy bueno el artículo, pero para qué sirve este abrazo cuando el Albayzin está tan abandonado. Se parece al beso de Judas

    Paco
  3. Nuestro colegio como siempre apoyando todas las iniciativas que surgen en nuestro barrio para promocionarlo.

    lourdes

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.