Dejan sin agua a La Corrala El Triunfo

Los vecinos La Corrala El Triunfo se han encontrado el mediodía de este lunes con que Emsagra les cortaba el suministro de agua de obra que aún los abastecía. Las 12 familias han pedido ayuda a Stop Desahucios y tienen prevista una reunión con la Junta de Andalucía este martes.

Corrala El Triunfo

Los operarios han cementado para impedir que se vuelva a conectar el suministro. Foto: Granadaimedia

Los vecinos de La Corrala El Triunfo se han encontrado al mediodía de este lunes con una desagradable sorpresa: Emasagra los dejaba sin agua. Dos operarios de la empresa municipal de aguas se han presentado a las 14.30 de este 20 de enero en la puerta de la Corrala del número 7 de la calle Cardenal Mendoza para poner fin al suministro de agua de obra que seguía sirviendo para sobrevivir a las 12 familia, un total de 25 personas, que desde hace un año ‘ocupan’ pacíficamente este edificio sin terminar que mantiene en pleitos a Cajamar con la empresa constructora.

Lo cierto es que los vecinos sabían que esto era posible, pero esperaban poder negociar. La semana pasada les fue entregado un aviso de la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, a nombre de la empresa propietaria del suelo y de la constructora, en el que se advertía que un decreto del 9 de enero de este año acordaba la suspensión de las obras. El escrito, al que ha tenido acceso Granadaimedia, establece que la propuesta se planteó el 27 de diciembre de 2013 tras no responder los concesionarios de la licencia a un requerimiento del 11 noviembre de 2013. Aunque la obra, de facto, lleva abandonada desde la quiebra de las empresas responsables, en 2009, como prueba la grúa que continúa en el patio y que se ha convertido en símbolo de La Corrala.

Corrala El Triunfo

Foto: Granadaimedia.

Noelia, una de las vecinas, madre de un niño pequeño, explica que cuando vieron aparecer a los operarios «intentamos pedirles que nos dieran tiempo, que si podíamos negociar con la empresa. Pero no hubo forma, nos respondieron que ellos se limitaban a hacer su trabajo. Primero han picado, luego han cortado el agua y después han cementado».

Desde el primer momento, los vecinos comenzaron a llenar cubos de agua. «El tema es complicado sobre todo por los niños, porque los adultos nos las apañamos para lavarnos en cualquier sitio. Pero en el bloque hay ocho niños, y con ellos es más complicado». Ahora, además, temen que la compañía eléctrica también les corte el suministro, igualmente de obra. «No sería tanto la luz como la calefacción, con las temperaturas que estamos teniendo este invierno en Granada».

Los intentos de hablar con Emasagra se han pospuesto hasta mañana, cuando además contarán con la asesoría de los abogados de Stop Desahucios, precisamente enfrascado en una campaña por conseguir que el decreto antidesahucios de la Junta de Andalucíaactualmente suspendido por el Tribunal Constitucional por el recurso del Gobierno central– incluya los suministros básicos para las familias sin recursos. Para este martes 21 está prevista una reunión de los vecinos con el delegado provincial de Fomento, Manuel Morales (IU), al que también plantearán sus demandas.

«No pedimos agua gratis, sabemos que esto no es los mundos de Yupi«, explica Noelia. «Pero si pudiésemos pagar el agua de forma normalizada no estaríamos aquí. Somos familias sin trabajo y sin casa. Queremos poder sentarnos con Emasagra y buscar una solución». De momento, los cubos y el agua embotellada que acerca algún vecino solidario les permitirán ir tirando.

Los dos escritos recibidos en Cardenal Mendoza 7 están dirigidos a Cimenta2 Gestión e Inversiones SAUde la que es en parte propietaria la sociedad Cajas Rurales Unidas Sociedad Cooperativa de Crédito, en la que está integrada Cajamar– y Alfa Granada Proyectos Inmobilarios SL. Ambos recogen como los técnicos municipales realizaron una visita el 23 de septiembre de 2013 -cuando La Corrala ya estaba ‘ocupada’ por las primeras familias- y que en la misma constataron que «las obras se encuentran paralizadas y que la grúa permanece sin actividad desde hace varios años, que se encuentra expuesta a la intemperie y que no consta que se hayan realizado las inspecciones periódicas y extraordinarias reglamentarias». A lo que añade que «implica la existencia de riesgo latenta de rotura por fatiga de materiales o por fuentes vientos, e incluso de rotura del cable del carro».

(20-01-2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.