El barrio de los adoquines

Calle Seco de Lucena

Al igual que en toda casa ordinaria hay un enchufe que nunca funciona, en los barrios siempre hay baches o desperfectos que parecen sempiternos. En el Realejo, más allá de estas pequeñas averías -como la arqueta que acaban de arreglar en la calle Sor Cristina Mesa, que ya era un peligro para pies y ruedas-, hay algunas demandas vecinales y necesidades urgentes que precisan de intervención. Municipal, se entiende. Y muchas de ellas tienen que ver con la idiosincrasia del pavimento del Realejo, en muchas veces montado con un puzzle de adoquines intratables. Aquí relacionamos algunas necesidades, oficiales u oficiosas, pero pueden faltar otras, por lo que invitamos a cualquier greñúo o greñúa que añada las que falten, abajo comentando, escribiendo un correo o accediendo a este enlace.

Antes de nada, merece la pena destacar una demanda que no tiene que ver con el asfalto… exactamente. El parque infantil del Campo del Príncipe, plaza de plazas del Realejo, está en malas condiciones desde hace tiempo. De hecho, ya estaba incluida entre las prioridades presupuestarias de este año 2013 y la Asociación de Vecinos del Realejo mantiene la petición para el año que viene. Su presidenta, Piedad Cardenete, comenta que son frecuentes las quejas de usuarios cuyos hijos han encontrado entre esa gravilla gris tesoros nada deseables. Estando donde está, es casi un arenero para perros y gatos sueltos. A los vecinos les gustaría que se asfaltara, pero con esa goma que los nuevos parques infantiles tienen y que, además de estar más limpia, es más segura para las caídas. Se oyen excusas sobre normativas y homologaciones, pero Cardenete espera poder conseguir esa reforma pronto.

Parque del Campo del Príncipe

La grava del parque infantil del Campo del Príncipe. Foto: GranadaiMedia

El entorno entre la calle Molinos y el Cuarto Real de Santo Domingo es donde se centran demandas y necesidades. En la última Junta Municipal de Distrito, precisamente, se plantearon las reformas o intervenciones solicitadas para los próximos presupuestos, y entre ellas la Asociación de Vecinos volvió a incluir la calle Santiago, importante para el tráfico pero estrecha, y con adoquines por asfalto que dificultan el tráfico y su mantenimiento. Es más, tanto camión, tanto contenedor de obra -hay muchas reformas en edificios de esta zona- y tanto autobús motivaron la reforma de la calle hace ahora dos años, pero para parchear y reparar. «Lo que de verdad nos gustaría es reformarla para que tuviera aceras más anchas«, enuncia Cardenete. Lo cierto es que a la altura de la Corrala de Santiago está la que probablemente sea la acera más estrecha del mundo. Ni un pie cabe.

A dos pasos, literalmente hablando, encontramos la no menos polémica calle Sor Cristina Mesa -donde estaba esa arqueta asesina hasta el viernes que la taparon-. Su empedrado improvisado de piedras con cemento está ya lleno de parches y desniveles que son de muy difícil circulación, y además sin diferencia de altura para con la acera. Algo parecido pasa dos calles más abajo, en la Cuesta de los Monteros, aunque es mucho menos transitada.


Ver Arreglos pendientes en el Realejo en un mapa más grande

El caso de la calle Seco de Lucena es particular. Aquí los adoquines se hunden o sobresalen hasta configurar, sobre todo para los vecinos más mayores, una auténtica gimkana. Y ni hablar de tacones, claro. Es una calle muy estrecha, con circulación de coches y problemática. Además de por los dichosos adoquines, por esos desniveles y sumideros que no tragan el agua de lluvia cuando es abundante, generando charcos infranqueables, como los del pasado mes de noviembre, que arrastraban la inundación desde la plaza de Santo Domingo. En esta calle también se encuentra el parque del Cuarto Real de Santo Domingo, que desde hace más de un año adolece de mantenimiento severamente también, aunque esa es otra historia.

La Cuesta del Caidero también es importante. El tramo de calle que hace de recibidor al Colegio de Santo Domingo ya está reparado, desde principios de 2012. Es importante por el tráfico que soporta de autobuses escolares y también porque es el acceso hacia la Alhambra, pero falta por arreglar el acerado desde el propio colegio hasta el hotel Alhambra Palace, y esa obra no tiene fecha, según ha dicho el Ayuntamiento en varias ocasiones, por falta de presupuesto y la existencia de otras prioridades.

Obras son amores

Podríamos añadir problemas como la suciedad de estos adoquines, empedrados y aceras, el cableado en calles como Monte Sedeño, y más. Pero el barrio del Realejo no puede sentirse del todo ignorado por los munícipes en materia de arreglos y obras en sus calles y plazas.  En 2010 acabaron las insufribles obras del Campo del Príncipe, dejando unas aceras mucho más anchas y las plazas de aparcamiento más ordenadas. Como se ha dicho más arriba, dos años más tarde se reformó el primer tramo de la Cuesta del Caidero, dejándola mucho más presentable. También se repararon en agosto de 2011 las peores averías de la calle Santiago. Y recientemente, probablemente bajo la influencia de la inauguración de la placeta Joe Strummer y de los inicios de obras para el futuro parque del Cuartel de las Palmas, se arregló la esquina y el acerado de la calle Parrilla, por la que se accede a la escuela infantil Duende y que era muy complicada y peligrosa para peatones. En cuestiones menores, también se reformó la calle Palacios, después de derribar el edificio en ruinas que coronaba su esquina. No obstante, la calle Placeta del Agua que la continúa está en muy mal estado y merece un arreglo.

(17/6/2013)

Así están las calles en el resto de barrios:

Comentarios en este artículo

  1. […] las estrechas aceras de la calle Santiago o el resto de la Cuesta del Caidero sin arreglar son algunas de las necesidades del Realejo, explica Luis […]

    Granada Despierta 'radiografiando' sus calles | Granada despierta

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.