El arte surgido de la crisis del ladrillo

galeria-carmenes-triunfo (1)

El alcalde José Torres Hurtado en medio de Dali y Camarón.

Entre Salvador Dalí y el cantaor Camarón de la Isla se avista al fondo al alcalde de Granada, José Torre Hurtado, con aspecto  relajado, un cigarro entre los labios e indiferente a los juegos de paintball que le han tributado. Su figura queda ensombrecida  por el genial pintor catalán y el inolvidable cantaor flamenco. Habrá quien establezca paralelismos entre la política, el arte surrealista y el genuino cante jondo, pero no parece que esa sea la intención de los autores de esta exposición. Se trata de una muestra de pintura mural a cargo de jóvenes artistas que han hecho de los garajes de la urbanización Cármenes del Triunfo, en el Albaicín, sus talleres.

En la galería de imágenes, además de Dali y Camarón de la Isla, aparecen retratados  personajes más o menos célebres como Nina Simone, Tarantino, Aretha Flanklin o Rockberto, el líder desaparecido de Tabletom. También desnudos, postales siempre sugerentes del Albaicín desde la Alhambra e incluso alguna escultura.

Muy pocos imaginaban que los aparcamientos de los Cármenes del Triunfo, en la zona del Albaicín conocida como el Barrichuelo, terminasen convirtiéndose en talleres para jóvenes artistas que no tienen un espacio donde trabajar.

De momento es el lugar idóneo para plasmar pinturas de gran formato a golpe de aerosol pero también para desarrollar otras disciplinas artísticas, tal y como explica Mercedes de los Santos, una de las impulsoras de la Asociación MIP (Música, Imagen y Pensamiento). “Es un espacio que si se acondiciona puede ser ideal como lugar de ensayo de grupos de danza, teatro y música”, opina Mercedes, quien en las próximas semanas se dirigirá al Ayuntamiento para “tratar de regularizar la situación y darle más habitabilidad al espacio”.

En abril la Asociación MIP (Música, Imagen y Pensamiento) accedió a las cocheras de la urbanización a medio hacer, abandonada por su promotor, para retomar un proyecto de “casas perdidas” que ensayaron en otro punto de la ciudad con cierto éxito y que busca la recuperación de espacios destinados a la formación, creación y difusión artísticas. A cambio de la cesión temporal, ellos se ofrecen a rehabilitar en la medida de sus posibilidades los edificios.

Quiebra y desidia

En el caso de los Cármenes del Triunfo, las circunstancias han sido diferentes. Los jóvenes dieron el paso de ocupar los garajes aprovechando el vacío legal en el que se encuentra inmerso el inmueble tras la quiebra del promotor y el desinterés del Ayuntamiento de Granada. No lo consideran una ocupación porque no violentaron los accesos de los garajes. Estaban ya abiertos y servían de vertedero para los indigentes que ocupan las viviendas y de escombrera para algunos vecinos.

Su entrada en el edificio ha apaciguado el malestar que reinaba entre el vecindario por la presencia de indigentes que desde hace años habitan en las viviendas en condiciones lamentables. Poco a poco se han ido ganando la confianza de los vecinos, eliminando el foco de infección que se acumulaba en los aparcamientos, tapiando ventanas por donde se arrojaba basura y escombros, y adecentando el exterior de la calle. Eso no quiere decir que la urbanización se encuentre en condiciones de habitabilidad. Se hace imprescindible disponer de agua y luz.

rockberto-pintura-mural

Rockberto, el desaparecido líder de Tabletóm. Su autor ultima un retrato de Tarantino.

Arte frente al abandono

En ese intento de mejorar las condiciones de vida y trabajo, el pasado fin de semana -además de la muestra mural en la que participó el movimiento artístico Exporádica- se organizó una comida para recaudar fondos destinados a adecentar los aparcamientos: un bajo y un subterráneo que requieren, además de los servicios básicos de luz y agua, una obra de acabado. También se desarrolló un festival de arte erótico gracias a que los vecinos cedieron una toma de corriente para proyectar imágenes históricas sobre una improvisada pantalla.

Su  intención es permanecer en el lugar mientras permanezca paralizada la obra y no ocupen las viviendas sus futuros inquilinos. A nadie escapa que su llegada despertó cierto recelo entre los vecinos. Para algunos no dejaba de ser un fenómeno exótico, incluso no pocos les aventuraban una corta estancia –los controles policiales son diarios-; pero a día de hoy su presencia ha aportado soluciones que los vecinos reconocen y que el Ayuntamiento no debería menospreciar.

Otra visión radicalmente distinta

Otros residentes en la zona tienen una imagen «menos romántica» de lo que allí ocurre. María Extremera es una de las vecinas afectadas por el «insoportable» trasiego de «ocupas» que ocasionan ruidos a deshoras. Vive en Acera de San Ildefonso pero la trasera de su casa da a la calle Baja de San Ildefonso, donde se encuentra la urbanización abandonada.

Se ha puesto en contacto con GranadaiMedia y asegura que los problemas han ido a más desde que los «supuestos artistas» se hicieron con los bajos del edificio. Reconoce que limpiaron el foco de infección de las cocheras, incluso de que hay vecinos a los que no molesta su presencia, pero no entiende cómo las autoridades permiten que se utilice de «forma ilegal» un edificio que debería estar «tapiado» el tiempo que se tarde en retomar la obra.

«Es injusto que yo pague mis impuestos y afronte la hipoteca de una casa mientras otros hacen uso de una propiedad que no les pertenece; una urbanización que debería estar cerrada a la espera de que se tome una solución definitiva. Desde luego, la solución no puede ser la que proponen estas personas que se comportan de forma incívica y se muestran soberbios e intocables cuando te diriges a ellos».

«Se corre el peligro de dar una visión romántica del asunto, la falsa idea de que, con su presencia, el problema se soluciona»

Aclara que le parece lícito que quieran realizar actividades culturales pero no «sin permiso ni autorización alguna». María tiene dos niñas pequeñas y no encuentra descanso en su propia casa. Denuncia que la tarde del pasado sábado se organizó un festival flamenco en un lugar sin insonorización, con las consiguientes molestias para los vecinos. «Se corre el peligro de dar una visión romántica del asunto, la falsa idea de que, con su presencia, el problema se soluciona. Pero lo que es indiscutible es que el problema se ha embrollado aún más».

Se refiere también a las continuas peleas que se organizan entre los ocupas de las viviendas. Ella misma asegura haber escuchado cómo arrojaban botellas de cristales a la calle en medio de una discusión. Tampoco pasa por alto la suciedad de la calle, la falta de civismo de los dueños que no recogen los excrementos de los perros. Una visión totalmente distinta a la que quieren «vender» los «supuestos artistas», según sus palabras.

(24-6-2013)

Comentarios en este artículo

  1. Yo no me creo a esta señora, he estado con esta gente y cuidan las cosas mejor que si fuese su propia casa. Tapiar el espacio sería un error. A falta de soluciones administrativas, los ciudadanos actúan.

    Esteban
  2. Como se nota que no vives en la zona. Creo que tendrían que tener un poco de respeto. Los que vivimos al lado lo único que pedimos es poder descansar y no oler a basura. Está muy bien ir de visita y hacerse el intelectual. Ya sólo hacía falta que el Ayuntamiento les dé luz y agua. A mí no me pagan la basura, luz, agua, IBI, hipoteca,…
    Ya lo único que me queda es no dormir, !Viva la cultura!

    Sergio
  3. Los que están dando un sentido a los garajes abandonados como centro laboral y cultural no tienen electricidad, así que hasta la fecha solo han entrado en horas de luz y no pueden amplificar música, y si pudieran hacerlo se que tienen previsto un plan de insonorización, son conscientes de que solo sin molestar a los vecinos pueden mantener y tratar de mejorar el proyecto; de momento la gente que usa los garajes no sabe que molestias pueden causar a los vecinos cuando encima han hecho un trabajo previo de limpieza enorme, sacando muchos cientos de kilos basura de estos garajes que, abiertos de par en par al nivel de la calle producían sus quejas por ser un foco de insalubridad; creo que ese trabajo es, por lo menos, de agradecer.

    Otra cosa son los que están ocupando las viviendas, que la mayoría parece que también han hecho un gran trabajo de limpieza, pero tampoco tienen luz así que su capacidad artesanal de montar jaleo es la misma de la que disponen los niños cuando juegan en cualquier calle de Granada.

    Lo que deduzco por los comentarios de algunos vecinos es que lo que nos molesta es haya gente que busque soluciones a sus problemillas de supervivencia sin esperar a que le caigan del cielo. Esta claro que como yo elegí apechugar con una hipoteca por tener mi casa en propiedad con mi luz, mi agua, mi calefacción, mi electrodomésticos, mis sanitarios y mi tele de plasma, todo mío, cómo no me va a molestar que mis vecinos se atrevan a vivir de gratis en una casa abandonada sin agua, sin luz y sin máquinas. Qué cara más dura, que se busquen un curro de lo que sea, un buen préstamo al 10% TAE y se compren un piso como dios manda, joder, que es que no hay derecho.

    Irene
  4. La gente que ha invadido este edificio, tanto los supuestos artistas como los ocupas, y que sinceramente yo no puedo distinguir entre unos y otros, no tienen ningún tipo de consideración con nosotros,los vecinos de la zona. No hace falta tener luz para molestar e interrumpir el descanso de la gente. Montar un tablao flamenco en un lugar que no está acondicionado para ello, un espacio que además por estar a medio construir tiene bastante eco, es un acto incívico, porque se sabe perfectamente el nivel de ruido que se está generando, igual que el llamarse a voces a cualquier hora del día y de la noche o golpear el portón de esas cocheras e incluso meter vehículos en las mismas con una rampa que se han fabricado y que produce un estruendo horroroso. Eso sin comentar el tema de la basura y los excrementos de los perros. A la gente que eso le parece tan guay, me gustaría que lo tuviese enfrente de su dormitorio, como lo tengo yo, a ver qué les parecía.
    Opino que a ese edificio hay que darle una utilidad, pero no precisamente la que esta gente quiere darle, porque no les compete a ellos esa decisión y porque hay partes implicadas, como podemos ser los vecinos del edificio y las personas que en su día compraron una vivienda en el mismo que tienen más derecho de opinar y/ o actuar en relación al destino del mismo. Respeto a la gente que no quiere tener una hipoteca, yo tampoco la tengo, vivo de alquiler, pero también respeto a la gente que ha decidido tenerla, desde luego eso no es algo ilegal o que perjudique a nadie.Y estas personas que tan solidarias dicen ser, que tengan en cuenta nuestras quejas y dejen de vulnerar nuestro derecho a vivir tranquilos en nuestra casa

    Carmen
  5. Estoy totalmente de acuerdo con Sergio y con Carmen. Soy vecino afectado de la zona y no se trata de envidia alguna, a mí me da igual lo que ocurra en la urbanización ocupada, eso es problema del promotor, bancos, … y por cierto, de las personas que dejaron en su día una reserva y la han visto esfumarse (no sé que opinarán del destrozo de sus NO propiedades), realmente es un problema de respeto y civismo. Entiendo que no es lo mismo, como se puede comprobar en el edificio, poseer una vivienda o vivir de alquiler en ella, que estar de paso en una propiedad que ni te va ni te viene. Yo, todavía no conozco a nadie que llene su casa de basura o que arranque las ventanas para quemarlas o que se orine por los pasillos. Es una cuestión de civismo, no de pagar impuestos.
    Si no se hiciese ruido y no hediera a basura, creo que nadie de la zona hubiera protestado.

    Carlos
  6. joder entoces ajuda la gente, se puede se comunicar,
    se puede llegar a uno acuerdo, el problema del mundo es la flata de comunicacion lo creo.
    pq los vecinos tambien poden participar e desfrutar del sapcio.
    los ninos se pueden aprender pintar, debujar , musica, asi no se envolveran com malas ondas y criminalidad

    gopala
  7. bueno tambien puede entender la gente pq tiene algunos okupas que n respeta la gente. okupa significa transformar lo que no esta sendo ultilizado en algo ultilizavel ou sea, para fins kulturais e moradia, esta e a filosofia okupa que conhece e participais por alguns anos.

    gopala

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.