El arte de mirar hacia otro lado

Desde una fiesta privada con música en directo hasta las cuatro de la madrugada hasta establecimientos abiertos 24 horas sin ser, precisamente, farmacias. En la zona Norte a la mayoría de los vecinos les encantaría que la Policía dejara de mirar para otro lado.