Cartuja exige la luz que paga a Endesa

Vecinos de Cartuja, arropados por el defensor del ciudadano, exigen a la compañía Endesa el fin de los cortes de luz, que a su juicio son «programados». Piden una reunión con todas las administraciones y la compañía eléctrica.

cartuja cortes de luz endesa

Un nutrido grupo de vecinos de Cartuja, convocados por la asociación de vecinos del barrio y arropados por el defensor del ciudadano de Granada, Manuel Martín, y la concejal del PSOE Jemi Sánchez, abarrotaron este martes la sala del corcho del Centro Cívico Norte para hacer frente común a Endesa y poner fin a los cortes de luz que viene padeciendo el barrio.

Historias para no dormir, como la de una señora con apnea de sueño que necesita una máquina conectada a la electricidad por las noches y teme morir asfixiada, o la de otra vecina con una hija discapacitada y con diabetes que en noches de apagón (y suelen ser casi todas) pasa las noches en vela preocupada por no poder advertir una crisis, o la del vecino que hasta hace un mes estaba reivindicando una solución al problema energético de Norte y un cáncer fulminante se lo ha llevado por delante… o oscuras.

Los vecinos de Cartuja se han cansado de buenas palabras, de promesas políticas y, sobre todo, del pésimo servicio que la compañía eléctrica les presta, aún pagando religiosamente sus facturas. «Este no es un problema político, aunque los políticos tengan que implicarse en buscar la solución», decía a los vecinos el defensor, que ha estado presenten en otros encuentros vecinales que persiguen el mismo fin: solucionar los demasiado frecuentes cortes energéticos en Norte.

La zona cero de los apagones en la calle Martín Pinzón del poblado de Cartuja, indican los vecinos. A partir de ahí, por un radio que «se extiende cada vez más» por otras ocho calles de la barriada, hay apagones diarios que, a su juicio, «son programados». «No puede ser que todos los días a las 9 de la noche haya una avería», denunciaba una vecina. Esto no quiere decir que en el resto del barrio no haya cortes de luz, pero son menos frecuentes y por menor periodo de tiempo.

Irrita particularmente a los vecinos que en las últimas semanas Endesa «ha dejado de responder a las llamadas desde el barrio». «Como saben que estamos llevando un parte de incidencias para reclamar, no nos cogen el teléfono», comentaba una señora, que asegura tener ya tres folios completos con los partes que ha ido dando a diario a la compañía. «Es usted muy pesada», le respondieron a otra que lleva «43 años pagando mi luz y mi agua».

«El barrio no puede seguir así», reconocía José Miguel Rodríguez Osuna, presidente de la asociación de vecinos de Cartuja, que se ha comprometido a organizar de urgencia una reunión a cuatro bandas donde estén representados Ayuntamiento, Junta, Subdelegación y Endesa.

Un problema que viene de lejos

El energético es uno de los problemas estructurales de Norte. Viene de lejos, pero desde el invierno pasado comenzó a agravarse y los colegios del barrio dieron la voz de alarma. Endesa ha realizado intervenciones para solucionar los cortes en estos centros que atienden a unos 1.300 menores, fundamentalmente del barrio, pero se trata de edificios aislados donde «la solución» es más fácil. Más complicado lo tiene la compañía para prestar un servicio satisfactorio al conjunto de abonados que tiene en el barrio y que la empresa asegura que son «muy pocos» comparado con la demanda de consumo.

«No es nuestro problema», insisten los vecinos, que reconocen, eso sí, que la solución debe ser integral e implicar a todas las administraciones. «Endesa no nos puede enfrentar a unos vecinos con otros», insisten algunas voces, que recuerdan, por otra parte, que «no todos los ‘enganches’ son por invernaderos». Hay vecinos que, sencillamente, no pueden hacer frente a las facturas de un servicio que, como el agua, «es básico», recordaba el defensor del ciudadano.

El de los cortes de luz no es un problema aislado del poblado de Cartuja, donde sí tal vez es más intenso. En la barriada de La Paz y en Molino Nuevo también están sufriendo apagones. Las averías suelen ser bastante aparatosas y se llevan por delante transformadores que arden, como el pasado domingo en La Paz.

La Plataforma Zona Norte, con el apoyo de Facua y de la Asociación Pro Derechos Humanos, también está organizando a los vecinos y reclamando una solución al problema energético del barrio. «Apoyaremos cuantas movilizaciones surjan en el barrio para presionar a Endesa y dar solución a este problema», aseguraron ayer a GranadaiMedia fuentes del colectivo.

Cartuja exige luz… y no está dispuesta a seguir esperando.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.