Casillas Bajas sufre un nuevo apagón

cortocircuito calle kindelan

Estado en el que quedó en febrero la parte afectada de la acera en la calle Kindelan.

Una nueva avería eléctrica deja a oscuras a 70 viviendas de Casillas Bajas, en el Zaidín, durante más de cuatro horas. Los vecinos de la calle Kindelan, donde se originó el problema, protagonizaron este 24 de marzo lo más parecido a un déjà vu: oyeron una explosión que, acto seguido, dio paso a la oscuridad y a un «fuerte olor a quemado». Hace algo más de un mes la zona vivía idéntico episodio cuando un cortocircuito provocado por una sobrecarga hizo saltar por los aires la tapadera de uno de los centros de transformación eléctrica subterráneos. Entonces los bomberos acudieron al lugar, alertados por los residentes, para descartar que se tratara una bomba: el estruendo y el intenso hedor «a chamusquina» hicieron temer lo peor a priori.

En esta ocasión, además del sobresalto inicial, los residentes compartían una certeza: se trataba de una nueva incidencia en la red eléctrica. Les bastó una mirada a la calle para comprobar la mayor. «Otra arqueta del acerado había saltado por los aires», presumiblemente por la tensión, cuentan vecinos y testigos.

«Escuché un fuerte boom bajo mi ventana. En cuanto me asomé comprobé que se repetía lo ocurrido en febrero unos metros más abajo», indica Elena San Miguel, cuya vivienda, situada en el número 20 de la plaza Federico Mayo, limita con la calle Kindelan. «Me dirigí asustada a la comisaría, donde también estaban a oscuras por este mismo problema», relata esta vecina, preocupada por la «precariedad» de la «antiquísima» red en la zona -ya los bomberos alertaron de su peligro tras el anterior incidente. «Las sobrecargas que sufre podrían ocasionar un incendio. Menos mal que ningún transeúnte pasaba por aquí en ese momento porque podría haber resultado herido», comenta aliviada.

Su miedo es un lugar común en Casillas Bajas, donde denuncian el «riesgo» por la «antigüedad de la instalación eléctrica», que volvió a fallar el 25 de marzo dejándolos sin luz varias horas. De momento, los vecinos sufren apagones «cada dos por tres» que han provocado la avería de electrodomésticos y otros aparatos eléctricos. «La compañía da largas a la hora de asumir la reparación de estos daños. Mi vecina no ha conseguido aún que costee la pérdida de su lavadora, estropeada por este motivo», cuenta Elena. En el estanco cercano la pantalla donde muestran los anuncios también dejó de funcionar. «Se le fue el disco duro y no se hicieron cargo», detalla Conchi García, la responsable del establecimiento.

Escuché un fuerte boom bajo mi ventana. En cuanto me asomé comprobé que se repetía lo ocurrido en febrero unos metros más abajo

«Para cobrar sus facturas y subir la tarifa, pese a ofrecer un servicio pésimo, no se hacen esperar», recrimina Carmen Jiménez, que no baja de los 200 euros en sus últimos recibos, advierte. A sus 75 años cuesta verse a oscuras y sin posibilidades de encender la estufa, a consecuencia de los «contantes» cortes de luz, pese a pagar religiosamente, señala su hijo. «Ayer estuvimos a oscuras y pasando frío hasta pasadas las doce de la noche», se quejan.

El reloj se había alejado de la una de la madrugada cuando los operarios de Sevillana Endesa abandonaron la zona, donde ya acometieron obras tras la incidencia de febrero. «La avería se produjo por un cortocircuito en un cable subterráneo que ha sido reemplazado por otro provisional hasta su sustitución definitiva, que efectuaremos en unos días», informa a GranadaiMedia la compañía, que desconoce, según asegura, si el problema se debe a una sobrecarga por un pico de tensión, como sucedió en la anterior ocasión.

Con independencia de la causa, los vecinos instan a renovar la «obsoleta» red eléctrica de Casillas Bajas, ofreciendo así una «calidad acorde al servicio» que pagan, ya que esta barriada ha ido creciendo sin que se haya «modernizado y reforzado la instalación» de forma paralela, lamentan.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.