Divorcio en Stop Desahucios Granada

Stopdesahucios logra que Unicaja acceda a la dación en pago de la deuda de Antonio Redondo

Antonio Redondo (i) consiguió la primera dación en pago de la ciudad de la mano de StopDesahucios.

El grupo Stop Desahucios Granada 15M acusa a algunos de sus integrantes de dar un «golpe» interno que ha derivado en su escisión en dos facciones, así como en la pérdida de su «infraestructura» de difusión, en manos de uno de sus activistas, al que acusan de «robar de facto» el correo electrónico y cuentas en las redes sociales de la plataforma ciudadana, dejándola sin contacto con el resto de movimientos antidesahucios.

El colectivo, que agrupa una decena de asambleas en la provincia y ha conseguido soluciones para numerosas familias amenazadas con perder su hogar, ha sufrido un cisma interno ante el distanciamiento de sus integrantes sobre cuestiones esenciales como sus órganos de gobierno o la posibilidad de contratar asistencia jurídica en algunos casos.

Según explica la plataforma en una nota de prensa, el conflicto se inició en 2014, después de que un grupo «de peso» en el movimiento encabezado por Antonio Redondo, más conocido como ‘Zipi’, planteara a la asamblea general del colectivo, su máximo órgano de decisión, «un cambio en el funcionamiento» por el que pasarían a cobrar a las personas afectadas en determinados casos.

Aunque la propuesta no salió adelante, se convirtió en motivo de fricción en futuras reuniones «con actitudes autoritarias» -denuncian- por parte de la ‘facción’ cercana a Zipi, entre éstos, Santiago Martín, Paco Domínguez o José Manuel García Morales, responsable de prensa por entonces. El «control» de determinadas asambleas afines a Redondo, que manifestaron su intención de cerrar acuerdos con abogados, bloqueó «cualquier toma de decisión» en la general, por lo que la coordinadora -con representantes de distintas asambleas- asumió sus funciones, detallan.

La agrupación acusa a Redondo de «sabotear» este órgano de gobierno, que finalmente sus partidarios dijeron no reconocer como tal, lo que dio paso al ‘divorcio’ definitivo de ambas partes. Critica, además, que asumiera «su activismo en Stop Desahucios casi como una jornada laboral», cosa que se podía permitir porque «varios compañeros le apoyaban económicamente, algo de lo que después «se arrepentirían». En sus palabras, este representante de la plataforma fue responsabilizandose cada vez de más funciones, «algunas en exclusiva» como la gestión del teléfono, las redes sociales o el blog del grupo, que inicialmente habían consensuado rotar. Se «inventó» además el cargo de portavoz» «inexistente» según las normas de funcionamiento interno. A estos problemas se sumaron que comenzase a participar en el partido Ganemos Granada.

La «acumulación de poder» por parte de ‘Zipi’ ha provocado que Stop Desahucios «pierda esta infraestructura» de difusión, en sus manos hoy día. El grupo se ha reorganizado -ya cuenta con nueva web, mail, Twitter (@PAHgranadaStopD) y conserva su página en Facebook– y ha intentado regularizar su situación ante el resto de movimientos antidesahucios, de los que continúa desconectado. Sin embargo, «Redondo y compañía» publican en los antiguos medios vinculados a la plataforma sus noticias «y se apropia en ocasiones» de las de sus antiguos compañeros, provocando «confusión», recriminan.

Otra cara de la historia

En el centro, Antonio Redondo protesta por su desahucio en el interior de Unicaja

En el centro, Antonio Redondo protesta por su desahucio en el interior de Unicaja

La versión de Redondo difiere radicalmente. Según explica, se posicionó a favor de cobrar por la asistencia jurídica a familias que contaban con más de una vivienda y cuya situación no era tan urgente como la de aquellas a punto de perder su único hogar, dada la «saturación» de Stop Desahucios. Esta propuesta no partió de él, aclara, pero la defendió ante la necesidad de los afectados de contar con servicio jurídico si carecían de asistencia gratuita. Con el asunto de fondo en los debates, la plataforma decidió que la coordinadora, «dirigida por unos cuantos», advierte, asumiera las funciones de la asamblea general, el «legítimo» órgano de decisión. «De ahí que no la reconociésemos como tal», refiere.

Al parecer decidió crear perfiles en redes sociales y un blog, «aspectos a los que ninguno daba importancia», comenta, para contribuir a la lucha colectiva. Por este motivo pudo «recuperar las claves» cuando trataron de retirar su acceso a estos perfiles, informa. Reconoce, por otra parte, que algunos de sus compañeros financiaron facturas de teléfono o gasolina derivadas de su actividad en Stop Desahucios, un importe que «únicamente» cubría gastos de gestión, ya que «en todo momento» ha desarrollado su función en el colectivo «de forma desinteresada», subraya.

A su entender, tratan de «deslegitimarlo» por motivos «políticos». Así, cuando intentó que la plataforma confluyera con otros colectivos ciudadanos y partidos de izquierda en Ganemos, «al estilo del partido de Ada Colau en Barcelona», se topó con la oposición de parte de sus compañeros, «hoy en la lista de Vamos Granada». Aunque finalmente ‘Zipi’ optó por no concurrir en Ganemos -señala- las diferencias precipitaron la escisión del grupo «por falta de debate interno». Se muestra, en esta línea, «abierto al diálogo» para volver a «confluir» por el bien de las familias afectadas por la hipoteca, que «no se han visto perjudicadas» -asegura- por el divorcio del grupo, ya que cada facción sigue negociando los distintos casos que llevaba ante los bancos.

Comentarios en este artículo

  1. El articulo no esta mal, salvo que no se dice toda la verdad por parte de los implicados.
    Esa verdad la conocemos quienes la vivimos y no es lo que importa, ya que lo único importante en esta historia es que, por un lado o por otro hay que seguir luchando por las familias que tengan algún problema con su vivienda , lo demás que cada cual lo llevé en su conciencia.

    manuel garcia sandoval
  2. ANTE LA “DIMISION”DEL “PORTAVOZ”DE STOP DESAHUCIOS:

    • No por repetir muchas veces una mentira se convierte en verdad. El comunicado está plagado de mentiras, verdades a medias y demagogias propias del sistema contra el que combatimos y muy alejadas de los principios que todos nos otorgamos en las Acampadas del 15M. A la afirmación del encabezamiento de que «hay que ejercer la rotatividad…» hay que recordar que hace ya muchos meses que debería haberse producido esa «rotatividad» de la que ahora se hace exhibición como un acto de generosidad, cuando lo cierto es que el supuesto “portavoz” viene usurpando sin legitimidad alguna, una inexistente «portavocía», que nunca ostentó porque nunca nadie en el Grupo Stop Desahucio ha desempañado portavocía alguna «fija», ni nunca ha sido elegido nadie en asamblea alguna portavoz del Grupo, como todo el mundo sabe las portavocías son rotatorias y a cargo fundamentalmente de los afectados. ¿En qué Asamblea General o Coordinadora se ha elegido un portavoz del Grupo? Si no ha existido ese consenso, ¿Cómo se atreve nadie a autoproclamarse portavoz del Grupo? ¿Cómo se atreve nadie, aprovechando la confianza depositada, acaparar las claves informáticas y de las redes sociales dificultando el trabajo del Grupo? Es totalmente falso que alguien hubiera asumido en algún momento la responsabilidad de ejercer la portavocía del grupo ante la sociedad y los medios de comunicación. Esa responsabilidad, como todas, es rotatoria y nadie puede atribuírsela unilateralmente, sin respetar los acuerdos democráticos habidos en las Asambleas Generales. Efectivamente, una de las diferencias en relación con la casta política es la rotatividad, que hasta ahora estaba brillando por su ausencia en relación con la portavocía. Hace meses que unas pocas asambleas se desvincularon del Grupo, por no aceptar sus normas de funcionamiento (entre otros la portavocía, tenencia del teléfono del Grupo, etc.), desvinculación que se ha confirmado con su ausencia en la Asamblea General Provincial del pasado día 14 de diciembre y con su no aceptación de las «Normas de Funcionamiento del Grupo» aprobadas por consenso en esa Asamblea.
    Entre esas asambleas que se desvincularon del Grupo se encontraba el «supuesto» portavoz, ahora dimisionario, por lo que hace tiempo ya que, para la gran mayoría de los compañeros y compañeras del Grupo no existía portavoz fijo alguno porque nunca ha existido. En lo referente a la continuidad al servicio de Stop Desahucios del «portavoz dimitido», habrá que comprobar si eso es así para lo que es imprescindible que se vuelva, como todos, a la disciplina y normas de las que el Grupo de ha dotado, es decir, para pertenecer al Grupo tienen que aceptarse sus «Normas de Funcionamiento» aprobadas en la última Asamblea General. En cuanto a la reflexión que se nos pide, señalar que en el Grupo no existen «cargos de representación desde hace tiempo…», desconozco que haya nadie en el Grupo con cargo alguno desde hace tiempo, ya que el único cargo existente con carácter fijo era el que el ahora dimisionario «generosamente» nos deja. Gracias por esa generosidad y humildad tardía. Por último en cuanto a la honestidad que implica dejar las responsabilidades en las plataformas de lucha para acercarse a grupos políticos, ya hace tiempo que se estaba reclamando esa renuncia por lo que hacer ahora exhibición de «humildad y honestidad» es demasiado tarde porque ese paso tendría que haberse dado mucho antes. Saludos revolucionarios.

    Pepe Iglesias

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.