Empleadas de Cleanet se encierran en la Curia

cleanet encierro curia

Un grupo de trabajadoras de Cleanet, la empresa que gestiona la limpieza de acuartelamientos militares de Granada, se ha encerrado este mediodía en la Curia, en protesta por la falta de abono de las nóminas así como por incumplimiento de la empresa del convenio colectivo.

IU, cuyos concejales en el Ayuntamiento de Granada se han solidarizado con las trabajadoras, han exigido a la administración que salvaguarde los derechos de los trabajadores y sancione a la empresa Cleanet por no cumplir en el tiempo con el pago de nóminas. El portavoz de la formación y candidato a alcalde Paco Puentedura ha mantenido que “la administración no puede estar mirando para otro lado, ya que se trata de un contrato público y, por lo tanto, si la empresa contratada no cumple con sus obligaciones, la administración tendrá que sancionarla, rescindir el contrato y ser esta quien se encargue del servicio para garantizar así el salario y los derechos de estos trabajadores”.

La edil de IU en el Ayuntamiento de Granada Maite Molina se ha referido a la «situación de desesperación que están atravesando estos trabajadores, en su mayoría mujeres, que los ha llevado a protagonizar un encierro con el fin de que se ponga punto y final de una vez por todas a su sufrimiento”. Molina ha informado que el drama de estas mujeres las ha llevado, incluso, a tener que hacer una campaña de recogida de alimentos, “ya que sus dificultades para llegar a fin de mes son enormes, así como para pagar sus hipotecas, con el consiguiente riesgo de desahucio que ello conlleva”.

Desde el pasado mes de octubre las trabajadoras de Cleanet se están movilizando para reclamar el pago de sus salarios. Ese mes acamparon frente al edificio de Capitanía tras llevar ocho días en huelga. A pesar de las reiteradas denuncias ante la inspección de trabajo, su situación, lejos de solucionarse, se ha agravado.

El secretario general de Construcción y Servicios CCOO en Granada, José Sánchez Cano, reconoció entonces que el Ministerio de Defensa está pagando puntualmente a Cleanet los 5,4 millones de euros del importe de la adjudicación del contrato.

No es la primera vez que la Curia acoge un encierro. En mayo de 2012 tres parados de Casería de Montijo mantuvieron durante varios días una huelga de hambre en el edificio para llamar la atención sobre la situación desesperada de muchos vecinos de Norte sin trabajo. En 1975, peones de las barriadas de Cartuja y La Paz protagonizaron un encierro histórico que terminó con varios detenidos y el desalojo por la fuerza.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.