Paralizado un desahucio hasta nueva orden

Más de 100 personas convocadas por Stop Desahucios logran detener el desalojo de una vecina del Zaidín por impago de alquiler. La mujer, víctima de malos tratos y con un hijo menor a su cargo, no pudo hacer frente a la cuota ante los impagos de su empresa. Su casero se niega a descontar la deuda de un depósito de 3.000 euros que le abonó para tener opción a compra.

Un centenar de personas logra impedir un desahucio en el Zaidín.

Un centenar de personas logra impedir un desahucio en el Zaidín.

Empujada por un unánime “¡sí se puede!”, después de que se anunciara que su desalojo se había paralizado hasta nueva orden, Teresa Lechuga ha salido al balcón. Con la voz tembolorosa y visiblemente emocionada, esta vecina del Zaidín, que ha sido víctima de malos tratos y actualmente vive con el menor de sus tres hijos –de 13 años- no podía más que repetir “gracias, gracias, muchas gracias” mientras agarraba con fuerza un pañuelo de papel en el que no cabían más lágrimas.

Frente a la puerta de su edificio –situado en el 19 de la calle Bernarda Alba– recibían su sentido agradecimiento las más de 100 personas que, convocadas por el grupo Granada Stop Desahucios del 15M, se han concentrado durante toda la mañana, pancarta y paraguas en mano, para intentar impedir su desalojo, previsto para las diez, por impago del alquiler.

Stop Desahucios

Teresa Lechuga, asomada al balcón de su casa.

“Estoy en esta situación por los atrasos de mis nóminas. No soy una morosa, siempre he sido muy trabajadora. Pero si la empresa para la que trabajaba no me paga yo tampoco puedo pagar”, explicaba esta vecina, a la que los concentrados han animado con un grito unánime: “Teresa, tranquila, estamos contigo” porque “la vivienda no es un lujo es necesidad”…

Horas antes de esta escena de alegría compartida, Teresa Lechuga aguardaba, rota por el dolor, la ejecución del desalojo con una única esperanza. Los ciudadanos –algunos vecinos y amigos, otros totalmente desconocidos- que habían decidido movilizarse para impedir “esta injusticia” oponiendo resistencia pacífica a su desahucio.

La vida de esta vecina del Zaidín, que no ha sido nada fácil, comenzó a truncarse el pasado verano, cuando la empresa para la que trabajaba, Armisad dejó de pagarle y, posteriormente, la despidió.

La compañía, contratada por el Ayuntamiento de Armilla para ofrecer el servicio de ayuda a domicilio, aún le adeuda seis meses, con lo que esta vecina tampoco ha podido hacer frente a su alquiler durante este período. A sus 50 años encontrar otro trabajo tampoco está siendo “nada fácil”, lamenta.

Ante su dramática situación, trató de alcanzar un acuerdo con su casero para que cobrara los 1.800 euros que actualmente le debe del depósito de 3.000 euros que esta vecina le pagó al acceder al alquiler con derecho a compra. Pero el propietario que, además vive al lado, se ha negado a aceptar estas condiciones, cuenta Teresa, que lleva meses sin agua en la vivienda porque la comunidad renovó la instalación y tampoco ha podido abonar su coste.

El pasado jueves se encontró con la orden de desahucio en el buzón. “El sábado mandé un SOS a Stop Desahucios para que me ayudara”, detalla Teresa, “avergonzada por esta situación”, repite insistentemente, porque “no es que no quiera pagar”.

Stop Desahucios Teresa

teresa lleva meses con el agua cortada en la vivienda.

“Lo había visto en los medios, pero nunca pensé que me tocaría a mí. Estoy luchando por mi hijo porque no quiero que se quede en la calle. Esta mañana le dije que se fuera antes al instituto para evitarle este dolor”, reconoce, con la voz entrecortada por unas lágrimas que apenas le permiten hablar.

Desde fuera llegan los gritos de la gente congregada frente a su hogar. En los alrededores también aguardan dos lecheras de la policía, preparada para intervenir en cuanto el juez dé la orden. “¡Ningún desahucio sin respuesta!”, “Gente sin casa, casa sin gente”, “Zaidín, despierta, el desahucio está en tu puerta”, exclama el barrio, mientras Teresa, encerrada en el piso, rompe a llorar parafraseando las palabras con las que la recibieron en el juzgado de primera instancia número 4, al que se recurrió ayer para explicarle su difícil situación actual. “El funcionario fue muy frío conmigo -comenta. Que no tenga trabajo no es mi problema señora, me contestó”.

Según detalla Antonio Redondo, miembro de Stop Desahucios, el secretario judicial de este juzgado se negó a recibir a la plataforma, a la que le trasladó que solo hablaba con “abogados o procuradores”. “Queremos denunciar la poca sensibilidad que mostró este trabajador, cuyo deber es atender a los ciudadanos”, resalta Redondo.

El integrante de Stop Desahucios sostiene, por otra parte, que la inmobiliaria con la que Teresa contactó para arrendar la vivienda le ofertó unas ayudas de la Junta para el alquiler que se habían agotado un año atrás.

“Me timaron”, subraya al respecto Teresa, pendiente de que Armisad le abone las nóminas atrasadas «de una vez» para poder hacer frente al alquiler.

(12-03-2013)

Comentarios en este artículo

  1. Hola, sólo me gustaría puntualizar que el cántico no es “la vivienda es un lujo es necesidad”, sino “la vivienda NO es un lujo es necesidad”.

    Un saludo y muchas gracias por el reportaje.

    Astrako
  2. Llevas razón Astrako. Ha sido una errata. Gracias por avisar 😉

    Lorena Moreno
  3. […] Desahucios se concentra frente a la casa de Teresa, la vecina del Zaidín cuyo desalojo se paralizó la semana pasada gracias a la protesta de los vecinos. El desahucio está previsto para las 9 de la […]

    Granada despierta con ataques a la libertad de prensa | Granada despierta
  4. […] Desahucios logró frenar esta mañana el desalojo de Teresa Lechuga, la vecina delZaidín que ya sufrio un primer intento de desalojo hace poco más de una semana en la calle Bernarda Alba de este barrio granadino. Pero no ha sido posible evitar el desahucio cuando la Policía se ha […]

    La triste verdad de un desahucio en el Zaidin | 15mGranada

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.