Condenados dos policías locales por agresión

Dos agentes de la Policía Local de Granada han sido condenados a un año y medio de prisión y una multa de 300 euros por agredir y causar lesiones a un padre y a sus dos hijos en un altercado que tuvo lugar entre la placeta de la Sillería y Plaza Nueva.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada les inhabilita también para ejercer la profesión durante el tiempo de la condena por entender que son responsables de dos delitos de lesiones y una falta, al tiempo que les castiga también indemnizar con 6.090 euros a la persona que resultó más afectada, y otras 350 y 175 euros a los otros dos perjudicados, cantidades que asumirá como responsable subsidiario el Ayuntamiento de Granada.

Los hechos tuvieron lugar el 24 de febrero de 2008, cuando los dos agentes acudieron alertados por vecinos a la Plaza de la Sillería donde se estaba produciendo un altercado entre personas de raza negra y los denunciantes. Los primeros huyeron y los segundos, un padre y sus dos hijos, se refugiaron en el bar Lisboa, de su propiedad, después de ser golpeados por los policías, con sus porras reglamentarias, «sin que conste el motivo concreto».

Como consecuencia de los golpes, el padre sufrió una herida inciso-contusa en la cabeza, hematomas y contusiones en distintas partes del cuerpo. Su hijo de 23 años también fue atendido por una herida inciso contusa en cuero cabelludo, hematomas y contusiones; mientras que el otro hijo, de 22, sufrió policontusiones y distensión de muñeca.

Para los magistrados de la Sección Primera hay dos hechos que resultan «incontrovertidos»: el primero es que las lesiones que presentaban los tres denunciantes son «compatibles» con el uso de la arma reglamentaria de los agentes, la porra o defensa, tal y como hizo constar el forense que examinó a los lesionados. El segundo es que los denunciantes no presentaban lesiones cuando los agentes llegaron a la Placeta de la Sillería, según declararon los propios procesados. «Solo los dos imputados pudieron causar las lesiones porque eran las únicas personas que había en el lugar».

Sin embargo, el tribunal no ha podido determinar cuál fue el origen de la agresión. «Ninguna necesidad de intervención tenían los agentes y menos de utilizar la violencia puesto que el enfrentamiento entre los dos grupos de personas había finalizado y los tres denunciantes estaban desarmados sin que se haya acreditado ataque alguno a los agentes que justificase su intervención», precisa el tribunal, que aplica la atenuante de dilaciones indebidas al permanecer el procedimiento paralizado durante dos años por causa que «no es imputable a los acusados sino al funcionamiento del juzgado».

Según la agencia Europa Press, los agentes, en su defensa, señalaron que el padre y los dos hijos profirieron amenazas racistas e insultos xenófobos contra los individuos que huyeron, reprochando a los agentes que no «echaran a los negros de España». Los policías en todo momento negaron que agredieran a los denunciantes, limitándose a separar a los implicados.

Sin embargo, el padre, explicó que el incidente con los ciudadanos de raza negra tuvo lugar cuando salía con sus hijos del bar con la recaudación del día. Tras recibir insultos, según la versión del denunciante, apareció la Policía Local que, «sin mediar palabra», la emprendió a golpes, lo que les obligó a buscar refugio en el bar.

Comentarios en este artículo

  1. Creo que hoy por hoy la policía no se lía a palos sin mediar palabras.Hay algo muy raro vamos.,la gente es capaz de arruinar la vida a gente por dinero .Hay mucho sin vergüenza como también hay jóvenes agentes de policía de la nueva escuela que a veces se pasan de borderia.Pero Dios de liarce a palos sin motivo eso no lo he visto nunca ni en las películas americanas vamos.Esto lo veo mas como SACAR PASTA.como cuando tienes un accidente de coche

    emilia
  2. Que poco sabes de la realidad de la vida pues claro que la policía agrede y se aprovecha de su uniforme. E y placa con todos mis respetos baja de la nube emilia

    Raquel
  3. En Granada lo de que la policía local se exceda es habitual. Este tipo de agentes del orden público hacen un flaco favor a compañeros de profesión que se comportan de manera profesional. Otro caso de exceso fue un desalojo en el pleno del ayuntamiento, una vergüenza, pero vamos, que esto lo pudimos ver todos en imágenes.

    Fibonacci

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.