El Defensor vigila el ruido en Pedro Antonio

Calle Pedro Antonio de Alarcón

El Defensor del Pueblo andaluz ha dado la razón a los vecinos de la calle Pedro Antonio de Alarcón que le elevaron sus quejas por los ruidos constantes en la zona. La Oficina del DpA ha respondido con un escrito en el que insta al Ayuntamiento de Granada a cumplir sus propias ordenanzas de ruido y atender las numerosas quejas de los residentes en la zona, que lamentan tanto la falta de descanso como que los ruidos no se limiten a los fines de semana, sino que se prolonguen de lunes a domingo.

Cabe aclarar que realmente la Oficina del DpA no puede obligar al Ayuntamiento de Granada ni a ninguna otra institución a tomar medida alguna. Simplemente analiza la queja, plantea los problemas legales que se derivan de la misma y hace una serie de sugerencias a la administración implicada, en este caso el Consistorio granadino.

En primer lugar, el Defensor pide al Consistorio que se reciba a los vecinos del bloque que ha planteado la queja y se escuchen sus demandas. En segundo, que dentro del respeto a las normas legales vigentes, el Ayuntamiento someta a análisis la incidencia de los ruidos en la calle Pedro Antonio en la vida y la salud de los vecinos. Y, por último, sugiere que se estudie la reducción de horarios de apertura a los negocios de la zona y una mayor presencia disuasoria de la Policía Local en las horas de mayor incidencia de los ruidos.

Calle Pedro Antonio de Alarcón

En cualquier caso, el Defensor recoge el escrito del Ayuntamiento en respuesta a las quejas presentadas por los vecinos, donde se señala que el grupo concreto de un bloque de la calle Pedro Antonio que ha liderado estas quejas no ha llegado a formalizar denuncia alguna ante el Consistorio, por lo que difícilmente este puede actuar ‘a ciegas’. Alega también ante la Oficina del DpA que se trata de una zona de «cierto dinamismo» donde son «frecuentes» los cambios de titularidad y los cierres y aperturas de locales, sobre todo de los ‘kebabs’ u otras variantes de comida rápida, donde las concentraciones de jóvenes ebrios a altas horas de la madrugada suelen crear más ruido.

El Ayuntamiento recuerda que ya ha abierto algún expediente disciplinario pero que una queja reglamentaria debe «concretar más» a qué local concreto se refiere, y que hay actividades que no están reguladas por un horario, así como no se puede controlar que «el público, como no puede ser de otra manera, se mueve libremente por la vía pública».

Tanto el Defensor como los vecinos recuerdan al Consistorio el contenido de la Ordenanza Municipal de Protección del Medio Ambiente Acústico de Granada de 2007, que la misma administración local usa como base de sus respuestas a uno y otros. Entiende el Ayuntamiento que mientras se cumpla, no deben producirse ruidos molestos para los vecinos, y que cuando se incumpla suele puede actuar a denuncia o si la Policía Local sorprende una infracción en el momento de producirse.

(27-08-2013)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.