La carga policial del 20N, a los tribunales

El Colectivo de Acción Jurídica ha presentado seis denuncias ante el Juzgado de Guardia de Granada por las lesiones causadas a manifestantes en la carga policial del pasado 20N. También piden investigar si hubo delito de disolución de manifestación legal por parte de las autoridades.

Denuncia carga policial 20N

Representantes de UGResiste y Stop Represión muestran la denuncia. Foto: GiM

Seis de los manifestantes lesionados durante la carga policial del pasado 20N han denunciado la actuación de la Policía Nacional ante el Juzgado de Guardia de Caleta. Asistidos por el Colectivo de Acción Jurídica, los activistas denuncian diferentes faltas y delitos de lesiones y piden que se investigue al responsable de la orden de disolver la concentración, ya que consideran que pudo cometer un delito por el artículo 540 del Código Penal, de prohibición de una manifestación legal y pacífica.

Representantes de la Asamblea UGResiste y Stop Represión acudieron esta mañana a los juzgados de Caleta para formalizar ante el Juzgado de Guardia seis denuncias a título individual por parte de otros tantos manifestantes que resultaron heridos o lesionados de diferente gravedad en los incidentes. Al ser denuncias, y no querellas criminales, se deja a criterio del juzgado si se trató de faltas o delitos de lesiones, y tan sólo se aportan descripciones de los presuntos agentes agresores.

La única denuncia que identifica a un agente concreto es la de la joven que quedó inconsciente durante los incidentes, y que sufrió, según el parte médico, politraumatismo y traumatismo craneoencefálico. Según aseguró la Policía Nacional en su comunicado sobre los hechos del 20N, la joven sufrió sus heridas por causa de una piedra lanzada contra los antidisturbios por los propios manifestantes.

Sin embargo, ahora ella denuncia a un agente concreto identificado por su número de plaza de golpearla en la cabeza y ser responsable de sus heridas. Este agente, que la trasladó al Centro de Salud Gran Capitán para ser atendida, alegó allí que la joven lo había atacado rompiéndole un dedo, pero la enfermera que los atendía se negó, asegurando que el policía no estaba herido. Dicha profesional va incluida como testigo en la denuncia.

Todos los escritos piden que se investigue quién dio la orden de disolución de la concentración frente a Subdelegación de aquél 20 de noviembre, al asegurar el portavoz de UGResiste, Manuel Egea, que la misma «estaba notificada», y, según la letrada del Colectivo de Acción Jurídica, debía «considerarse legal». Así, entiende que la autoridad que ordenase la carga policial, cometió un delito de atentado contra el derecho de reunión, al disolver una reunión pacífica fuera de los casos expresamente permitidos por las leyes.

(18-03-2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.