Resistencia desde lo alto del cerro

El detenido en el desalojo de las cuevas de San Miguel ha sido puesto en libertad con cargos. Niega agresión alguna a los agentes que intervinieron en la operación. La noche del viernes la pasó encaramado en una hamaca ante el temor de que los agentes regresasen a cerrar cuevas.

ermita de San Miguel, Albaicín, desalojo de cuevas, cuevas del cerro de San Miguel

Tras salir la detención, S. ha pasado la noche en una hamaca fijada a dos árboles de la ermita de San Miguel.

“Quieren sacar a los conejos de sus madrigueras para que vivan en pisos adosados y no se dan cuenta que ni pueden ni quieren”.

S. habla desde una hamaca que ha logrado fijar a una altura de cinco metros entre dos de los árboles del lateral de la ermita de San Miguel alto. Dice encontrarse cómodo después de pasar la noche encaramado en la hamaca, de la que pende una soga de la horca que, ya sea o no una broma macabra, causa cierto desasosiego.

La noche anterior permaneció en un calabozo de la Comisaría Nacional de Policía tras ser detenido la madrugada del jueves en la operación de desalojo de las primeras siete cuevas de San Miguel, ninguna de ellas en la que él se aloja. El viernes fue puesto en libertad con cargos.

Alrededor de su caso ha habido cierta confusión. Primero la concejal de Urbanismo Isabel Nieto negó que hubiera detención alguna, no así el jefe de la Policía Local de Granada que confirmó el arresto. También el alcalde se pronunció ayer sobre este asunto, atribuyéndole una agresión a un agente. En dicha operación también se produjo el arresto de dos senegaleses que, tras comprobarse que tenían la documentación en regla, fueron puestos en libertad.

El joven aclara que le han denunciado por agredir a cuatro policías locales, pero él y los que fueron testigos de los hechos desmienten la versión de la autoridad.

“Cómo voy a agredir a cuatro policías si entre todos me cogieron por las piernas y manos e incluso uno me asfixiaba con una porra en el cuello”. Sus compañeros lograron grabar desde un teléfono móvil el momento en el que los agentes, alguno de ellos con perro, tratan de inmovilizarlo. Él opone resistencia desde el suelo, al menos uno de los antidisturbios hace uso de su porra, pero logra zafarse y tirarse por el cerro abajo hasta llegar a su cueva, donde minutos después decide entregarse.

A continuación reproducimos el video grabado por los amigos del detenido,

S. no ha presentado denuncia alguna por la “contractura cervical” que dice que le causaron los agentes, tampoco quiso asistencia jurídica a las pocas horas de la detención, según informó el colectivo Abogados en Red. Está dispuesto a hablar con los agentes para tratar de que le retiren la denuncia, pero su voluntad, al igual que los del resto de moradores que han reabierto las cuevas selladas y renunciado a los alojamientos temporales en pisos de la Junta de Andalucía, es la de resistir en la que considera su casa.

De hecho el viernes se extendió el temor de que las máquinas excavadoras pudieran regresar a primera hora del sábado. Falsa alarma.

(22-3-2014)

 

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.