Edificios en decomposición

Los bomberos precintan un edificio en la calle Jarrería ante los desprendimientos de tejas. Es uno más de los muchos edificios abandonados que aparecen en el Censo de Viviendas Vacías elaborado por el Grupo de Vivienda y Desahucio de la Asamblea del Realejo y Barranco del Abogado.

Edificios abandonados en el Realejo

A nadie se le escapa que el barrio del Realejo tiene ya una edad. Salvo los edificios seculares, en su mayoría templos religiosos, o los de nueva construcción o reformados, los bloques antiguos tienen un aspecto huero, con esos viejos balcones de herrería en negro que le dan un aire tan rancio como ‘vintage’. De alguna forma, forman parte del paisaje del barrio y de su encanto también, por qué no decirlo.

Pero hay un peligro real. Está en los edificios realmente abandonados. Vacíos por completo y sin cuidados. El bloque que marca la esquina entre la calle Santiago y la calle Jarrería luce en su ajado portal una banda que dice ‘Bomberos de Granada’ y que impide el paso -sin muchas garantías-. Sin embargo, no hay sombra negra alguna de un incendio, y sí tejas y trozos de fachada apilados en el suelo contra la pared. Desde el Parque Norte de Bomberos de Granada confirman que realizaron una intervención en el inmueble porque había elementos de la fachada que se desprendían, con el peligro que eso supone para el vecindario y el tráfico.

Tejas caídas en la calle Jarrería del Realejo

Tejas caídas en la calle Jarrería. Foto: GranadaiMedia

En los balcones del edificio, con las persianas a media altura, no parece haber vida, aunque se adivinan cortinas blancas colgando por dentro. Una de las monjas del convento de enfrente cree recordar que el primer piso estaba alquilado, pero no ha visto a nadie. En el borde inferior del portal descansan dos cartas de Endesa, que el cartero depositó ayer mismo saltándose la cinta, y que aparentemente no tendrán respuesta. Según la referencia catastral, el edificio original se construyó en 1900.

Es uno de tantos inmuebles abandonados en el Realejo. Ayer, 1 de noviembre, era noticia otro piso en la calle Molinos, en el que los obreros encargados de las reformas encontraron huesos humanos en una caja. Una de las hipótesis, leyendas aparte, es que se tratara de una de las posesiones de un estudiante de Medicina. Pero no deja de ser una nota grotesca… El hallazgo fue publicado en primicia por el diario Granada Hoy. Otra fachada en notoria descomposición está en la mitad de la calle Santiago, en un edificio con las reformas paralizadas y que hace unas semanas recibió una sanción municipal por el descuido y falta de higiene de las obras en su aparcamiento inferior.

Edificio abandonado en el Realejo

Edificio sancionado en la calle Santiago por Medio Ambiente. Foto: GranadaiMedia

 

Huesos humanos en el Realejo

En el segundo piso de este edificio aparecieron huesos humanos. Foto: GiM

 

Censo de viviendas vacías

Ante la proliferación de edificios abandonados y pisos vacíos, la Asamblea del Realejo y Barranco del Abogado (15M), a través de su grupo de Grupo de Vivienda y Desahucios, decidió elaborar un estudio del barrio y un censo de viviendas vacías, que se puso en marcha el pasado mes de septiembre, «prestando especial atención a aquellos edificios abandonados y deteriorados y aquellos otros que se encuentran vacíos, cuando aparentemente podrían estar habitados». Este censo pretende además «ser una herramienta de diagnóstico y también denuncia, capaz de convertir sus datos en sólidos argumentos que cuestionen las prácticas especulativas y la connivencia de las administraciones implicadas en la gestión de lo relativo a vivienda y al urbanismo local», afirman en una nota enviada a GranadaiMedia.

En ese censo ya tenían ‘fichado’ el inmueble de la calle Jarrería semiprecintado por los bomberos. Pero los datos que aportan desde su censo hacen pensar en pasear por el barrio mirando hacia arriba, no vaya a ser que una teja nos arruine la vida. Por ejemplo, destacan viviendas abandonadas en la calle Salvador, la Cuesta del Pescado y del Progreso, la calle Solares o Santiago; en estas calles se han documentado alrededor de una quincena de viviendas muy deterioradas, en estado total de abandono, «presentando muchas de ellas un aspecto más peligroso aún que el de la citada calle Jarrería», afirma el Grupo de Vivienda y Desahucio del Realejo, a tenor de la información recopilada.

Inmueble abandonado en el Realejo

Edificio abandonado en la calle Callejón de la Puerta del Sol. Foto: Grupo de Vivienda y Desahucio del Realejo

En otras zonas del barrio se repite este problema. Cuando no se trata de viviendas abandonadas o vacías, están «habitadas por inquilinos en condiciones muy precarias». «Calles como Huerta San Cecilio, Damasqueros, Plegadero Bajo o el Callejón de la Placeta del Sol son escenarios que ejemplifican cuál es la situación de la vivienda en nuestro barrio. Si continuamos el recorrido, pasando por calles como Molinos, Nevot o Santa Escolástica, hasta el área de calle San Matías (Cocheras de San Matías, Sacristía de San Matías) encontramos más ejemplos».

Dos años después del desalojo de La Fábrica de Sueños del número 2 de la calle Damasqueros, el edificio «continúa deteriorándose aceleradamente y sin que se hayan acometido ningún tipo de obra de rehabilitación ni mejora en el mismo, más que el tapiado de sus puertas y ventanas», subraya el colectivo, para el cual, uno de los «auténticos puntos negros» en lo que a vivienda abandonada se refiere se ubica en la barriada de La Virgen; «alrededor de una veintena de edificios han sido incluidos ya en este censo». «En su mayor parte, nuevamente son edificios de antigua construcción y varias plantas y en aparente estado de abandono, si bien, hemos localizado en esta y otras zonas algunas viviendas que perfectamente podrían ser habitadas y que, por el contrario, permanecen tapiadas en puertas y ventanas y generalmente con el cartel de alguna empresa inmobiliaria y constructora», añaden.

Desahucios

El Grupo de Vivienda y Desahucio cruza los datos de su censo de viviendas abandonadas o vacías con las peticiones de ayuda que reciben por parte de otros vecinos y familias. En especial, ponen la voz de alarma sobre el caso de unos vecinos que se enfrentan a un posible desahucio en el Barranco del Abogado, en la calle Nueva del Cementerio. Definen la situación como «sangrante».

(2/11/2011)

Comentarios en este artículo

  1. Como siempre, un gráfico e ilustrativo «recorrido» por el barrio, que nos muestra todo aquello que siendo tremendamente obvio, no dolemos reparar de inmediato. Miraremos para arriba cuando bajemos por el pan. Gracias.

    Óscar S.
  2. El Realejo, nuestro barrio no es un barrio antiguo es un barrio viejo y como tal se merece la máxima protección y para eso debemos conocerlo.
    Si, siempre debemos mirar para arriba cuando bajemos a por el pan.

    che
  3. El Realejo, un barrio céntrico y con mucha historia que sin embargo envejece a pasos agigantados debido a la dejadez de los propietarios y del propio consistorio.

    Una historia bien parecida está ocurriendo con el barrio del Albaicín, que a pesar del valor mundial que posee, está muy abandonado. En mi opinión la reactivación del barrio del Realejo implica menos trabas que el del Albaicín debido sobre todo a las restricciones del PEPRI.

    Para el Realejo podría redactarse un plan especial con obligaciones para los propietarios en el mantenimiento de los edificios y ventajas fiscales, ayudas y subvenciones para los que decidan adecuar el edificio. Además, gracias a su cercanía al casco histórico, la proliferación de pequeños hoteles, apartamentos turísticos sería un arma a tener en cuenta.

    ¿Qué os parece?

    Chalo Alonso
  4. Si es cierto, el Realejo esta muy sucio,pero la culpa es de cierto sector que se ha instalado en el barrio,y ya ellos mismos van cubiertos de mugre,y el pestazo que van dejando a su paso es vomitivo, concretamente la puerta del convento Santa Catalina,(al final de la escalera)es repugnante como la dejan de mugre y basura noche tras noche y los locales donde esos indeseables compran sus bebidas,comtenplan impasibles como sor Maria y otra anciana friegan la puerta sin que se les remueva el alma .En fin esto es un deterioro organizado por un sector que se quiere hacer con el barrio para convertirlo en una ciudad sin ley,y para mas inri cuatro viejas que juegan a ser “rebeldes” detrás de ellos

    Manuela
  5. El transfondo del problema es el dichoso alcalde. Parece que mucha gente se ha olvidado de lo que era Granada: Un lugar turístico y ACCESIBLE para todos; ECONÓMICO y COSMOPOLITA. Hasta hace diez años eso era así. Granada era famosa y popular. Era la ciudad de las tapas, un maravilloso lugar en el que por 2 euros podías ver una ciudad llena de encanto y haber cenado! Venía gente de toda condición, y Granada habría sido un lugar ANTICRISIS de no haber cambiado el alcalde toda la esencia de la ciudad. Con tanto restringir accesos en KILÓMETROS a la redonda, tanto dificultar el aparcamiento y OBLIGAR a pagar por el simple hecho de entrar como si fuera un parque temático (ya sea por autobús o por parking porque eso de los aparcamientos normales no ha hecho otra cosa que exterminarlos) . Digo que era anticrisis porque aunque la gente sólo tuviera 4 euros en el bolsillo, Granada era la mejor alternativa posible y era donde mucha gente venía a gastarse lo que tuvieran. Ahora está todo planteado para «guiris» de paso y con pasta, en absoluto para los granadinos que viven en el centro y no digamos ya para el resto que vivan en pueblos, etc…

    La gente billetosa y todos aquellos que tenían varias casas para alquilar, no le darán importancia. Pero la mayor parte de la gente que vivía en Granada vivía en casas alquiladas. Y, siendo objetivos, ESO era Granada. Todos formaban parte de ella.

    Ahora no es casualidad que Granada tenga más centros comerciales por persona que Madrid. Repito ¡Más centros comerciales por persona que Madrid! ¿Por qué? ¡Porque en ellos se puede aparcar! Y mucha gente, esos «mugrientos» que tenían cuatro perras para gastarse, ahora van a centros comerciales. Y pasear por Granada se ha convertido en una cosa más ocasional cuando antes era lo cotidiano. NORMAL. A eso se ha juntado la crisis pero, no nos engañemos, detrás del cierre de un alto porcentaje de negocios está la gestión urbanística NEFASTA del alcalde. Esa en la que sólo ha pensado en el dinero que se lleva por el transporte público y los parkings (que si es una opción está muy bien, pero cuando CASTRAS cualquier otra posibilidad es una SINVERGONZONADA).

    Luego habrá los típicos fachas egoístas y faltos de empatía que dirán que todo está estupendo ahora. Que qué bien sin tanto coche (que digo yo que si no te gusta una ciudad, ¿por qué no te vas al campo en lugar convertir una ciudad en un parque gigante?». ¡Que la gente vaya en bici SIEMPRE! ¡VIVAN A LOS KILÓMETROS QUE VIVAN! Y yo me imagino al alcalde cogiendo la bici para ir al trabajo, y dejando a sus nietos en el colegio en bici, sí… por los cojones. ¡Qué bonito es hacer las cosas como el culo cuando quien las padecen son otros!

    En resumen: evidentemente Granada es menos atractiva para personas que no estén forradas y cada vez está más vacía. Cada vez la gente opta por pagar alquiler EN OTRO LUGAR. Y, como he dicho antes, les guste o no a unos pocos (de los que quedan), Granada no eran sólo ellos. Repito: Granada éramos todos. El típo de negocio que había era siempre BARATO porque había mucha afluencia, y ahora Granada es otra cosa. Un parque temático para pijos, en el que lo que funcionan bien son 4 negocios pijos que cobran caro y… de verdad, queda muy poco de mucho de lo que era Granada, y poco de lo que eran sus gentes también. OBVIO.

    Vecino del Realejo

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.