El Albaicín postizo

Pechos-balcón

Los pechos de plástico se muestran en una de las ventanas del primer piso.

¿Qué ha sido de las flores que adornaban los balcones del Albaicín? ¿Y las rosas, geranios, jazmines o clavellinas que asomaban en los ventanales? ¿Está el barrio y sus vecinos para sacar pecho? ¿Se trata de un sofisticado tendedero para sujetadores?

Son algunas de las preguntas que un grupo de amigos intercambiamos tras ver el objeto en cuestión que se muestra en la ventana de una de las viviendas de la calle Baja de San Ildefonso, a unos cien metros del aljibe de cubierta de cañón y a espaldas de la iglesia del mismo nombre.

Lo excéntrico del caso es que, en lugar de guardar los pechos de plástico en algún rincón del armario y exhibirlos de puertas para adentro, en la intimidad del hogar, se haya preferido airearlos sin el menor pudor para asombro de los propios vecinos. La ocurrencia da para más de un comentario jocoso y quizá para alguna que otra irritación por parte de los menos condescendientes con la industria del látex.

Pero caben interpretaciones para todos los gustos. Hay mucho de postizo en el Albaicín si se atiende a las actuaciones que las administraciones han permitido en el barrio y tampoco parece que se pueda sacar pecho de un legado, el referido al patrimonio, si no despreciado sí abandonado.

Tal vez ese pecho de plástico fino que cuelga del ventanal sea un signo más de los tiempos de confusión que definen a una sociedad de consumo donde prevalece lo postizo, lo artificial; toda esa amplia gama de artículos que ofrecen los expendedores de juventud.  Decía el oncólogo brasileño y premio Nobel de Medicina y Fisiología, Drauzio Varella, que en el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres, que en la cura del Alzheimer. «De aquí a algunos años, tendremos viejas de senos grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para que sirven».

(4-11-2012)

Comentarios en este artículo

  1. Pues efectivamente en el Albaicin y a pesar de su Plan especial de protección ( 1990) de ser Patrimonio de la Humanidad ( más bien Patrimonio de los especuladores ) y de Ser B.I.C. se han hecho muchos postizos o si me lo permiten yo diría que muchas tropelias ( por no poner otras palabras más fuertes ) urbanísticas y patrimoniales, no solo el mamotrenco-penco del callejón del Gallo, sino un cumulo de barrabasadas realizadas a lo largo y ancho del Barrio más universal de Granada y de su entorno y que un día expondré con pelos y señales

    JOGAMA
  2. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   El Albaicín postizo   granadaimedia.com/el-albaicin-postizo/  por er_fcn hace […]

    El Albaicín postizo
  3. Que asco de perroflautas. POR UN ALBAYZIN BLANCO Y LIBRE

    Realke
  4. Hola buenas, yo soy uno de los que viven en la casa. No os comáis tanto el tarro, solo son unos pechos de plástico…pervertidos!! jajaja

    De verdad, tenéis que dejar las drogas antes de pasear por el albayzin, que luego os sale cada noticias chorra q no veas…

    Hablad de la especulación urbanística, de los desahucios, de la pobreza, del abandono institucional hacia los vecinos (pero no hacia los turistas), de las subvenciones publicas para poner más estrellas en un hotel del lujo en el barrio…etc etc etc.

    Pero dejad a «mis tetas» tomando el fresco…

    Hombre postizo

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.