El alcalde comprueba el nuevo acceso de Aliatar

El alcalde de Granada José Torres Hurtado dice estar satisfecho de cómo están abordando los problemas en el Albaicín. Hoy ha visitado la obra de accesibilidad del Centro Aliatar, de la que se han quejado más de un centenar de vecinos.

Albaicín José Torres Hurtado centro Aliatar

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, habla con el presidente de los Mayores del Albaicín, Antonio Ruiz.

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ha pasado revista esta mañana a la reforma del Centro de Actividades Comunitarias de la Plaza Aliatar, en el Albaicín, una mejora en la accesibilidad que no satisface a todos los vecinos. En opinión del alcalde, se ha hecho una obra «importante» para las personas mayores y minusválidos, al tiempo que se ha referido a los problemas de accesibilidad del barrio a causa del empedrado. Sobre la obra en el centro Aliatar, vecinos del Albaicín reunieron hace unas semanas más de un centenar de firmas para protestar por la reforma.

Torres Hurtado, que ha visitado el centro en compañía de varios concejales del equipo de gobierno, entre ellos el presidente de la Junta Municipal de Distrito del Albaicín, Juan García Montero, y el concejal de Bienestar Social, Fernando Egea, ha anunciado que el próximo viernes la Junta Local de Gobierno aprobará el alquiler y dará el visto bueno a la obra de adaptación del futuro centro de los servicios sociales en la escuela Ave María que se iniciará en septiembre y que está presupuesta en 40.000 euros. A ello hay que añadir los 3.000 euros mensuales que el Ayuntamiento deberá abonar a la Fundación Ave María en concepto de alquiler.

El alcalde cree que es la mejor solución dada la compleja configuración urbana del distrito Albaicín. No ha aclarado a qué se dedicarán los locales que queden libres en el Callejón del Gallo. Precisamente, el centro de servicios sociales del Albaicín fue trasladado hace algo más de tres años del centro cívico de la Plaza Aliatar a otro edificio municipal situado en el Callejón del Gallo. Este último inmueble no cumplía con la normativa de accesibilidad y presentaba nuimerosas irregularidades pese a la inversión millonaria inicial y las sucesivas obras de adaptación realizadas. Aquel traslado se realizó en contra de la opinión de los vecinos, muchos de los cuales prefieren que los servicios regresen a la Plaza Aliatar, opción que supondría un ahorro en alquiler.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.