El Ayuntamiento borra los insultos al alcalde

Las pintadas contra José Torres Hurtado que aparecieron el pasado fin de semana en la puerta de acceso a la Casa de Zafra han sido ya borradas por el Ayuntamiento, propietario del edificio nazarí del siglo XIV. Los vecinos que forman parte de la Plataforma SOS Albaicín han condenado este tipo de acciones que dañan el patrimonio y que la ley contempla como delito.

Casa-Zafra-limpia

Las pintadas sobre la fachada y la puerta han sido eliminadas.

Cuestión de unos días ha tardado el gobierno municipal en eliminar los insultos contra el alcalde José Torres Hurtado que aparecieron el pasado fin de semana en la fachada y el portón de entrada de la Casa de Zafra, un inmueble nazarí del siglo XIV y de propiedad municipal recientemente restaurado.

La pintada donde se injuriaba al alcalde por la supresión de los autobuses por la Carrera del Darro y el cambio de circulación por San Juan de los Reyes ha sido borrada sin que se haya podido localizar al autor, tarea complicada por la dificultad que entraña vigilar cada rincón del Albaicín. La que no ha sido borrada es la que se realizó justo enfrente, sobre la fachada de la cofradía de la Virgen de la Concha.

Vecinos que integran la Plataforma SOS Albaicín se han desmarcado de este incidente. Muchos de ellos han condenado a través de las redes sociales este tipo de acciones que sólo dañan el patrimonio, dejando claro que sus reivindicaciones se han desarrollado siempre de forma pacífica.

Es cierto que la celeridad con la que han intervenido para borrar la ofensa contrasta con la indiferencia hacia otras tantas agresiones sobre el patrimonio del Albaicín de las que nadie se ocupa, como son los casos de la Puerta Elvira, Puerta Monaita, Arco de las Pesas, las murallas… Todos estos monumentos llevan años pintarrajeados y su limpieza no parece que entre en los planes de ninguna administración.

Desde que en noviembre de 2007 entrara en vigor la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía la protección y conservación de las murallas, monumentos y otros vestigios históricos son competencia exclusiva de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. La norma impone, no obstante, a los ayuntamientos el deber de cooperar activamente en la conservación y puesta en valor de estos vestigios, denunciar su deterioro, además de potenciar su valores culturales.

La lectura que cada administración hace de la ley impide avanzar en la solución del problema de la conservación.

(15-6-2012)

 

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.