El Centro Lorca y la obra de nunca acabar

Las terrazas de las cafeterías de la Plaza de la Romanilla sufren los retrasos de las obras del Centro Cultural García Lorca, que esperaban que fuese su gran fuente de clientes.

Las terrazas de la Romanilla a la sombra del Centro inacabado.

Las terrazas de la Romanilla, a la sombra del Centro sin terminar.

El Centro Cultural Federico García Lorca tenía previsto abrir sus puertas en enero de 2010, lo iba a inaugurar el poeta irlandés y Premio Nobel Seamus Heaney, acogería grandes exposiciones sobre el 70 aniversario de ‘Poeta en Nueva York’ –va camino del 74- y, en su espacio escénico, el estreno de obras como ‘Comedia y sueño’, que acabó en el Isidoro Máiquez de la Obra Social CajaGranada, o la llegada a España de la ópera ‘Ainadamar’, que el Festival de Música y Danza tuvo que llevarse al Palacio de Carlos V en la Alhambra.

Una programación de lujo, con colección permanente y centralizando los archivos de la Fundación García Lorca, en un rincón del centro de Granada, la Plaza de la Romanilla, que por su cercanía a la Catedral, la Capilla Real y la Madraza, prometía convertirse en parada obligada para turistas de toda clase y condición, desde visitas escolares hasta ‘conaisseurs’ del turismo cultural más exquisito. Si el centro estuviera terminado, claro.

Nos tenía que dar clientes y lo que hace es que a partir de las 15.00 nos quita el sol de la terraza”, lamenta Begoña, camarera de El rincón de Federico, uno de los locales de la ‘primera línea’ del Centro en las terrazas de la Romanilla, y que además eligió el nombre, allá por 2009, a propósito. “Eso pensó mi jefe: aquí y con este nombre…” explica Begoña. “Y mira”, insiste, señalando el edificio sin acabar, “no vienen a sentarse ni lo políticos de uno y otro lado, que en las municipales bien que se paraban ahí, cada uno con su cartel, a prometer que iban a acabar pronto si ganaban ellos«.

Las obras del Centro Cultural están apenas pendientes de unos últimos trabajos, presupuestados en 3,5 millones de euros, de aumento del presupuesto original, que han tenido a las administraciones discutiendo los últimos tres años. La valla verde sigue rodeando el futuro espacio de 4.700 metros cuadrados, en el que los carteles de obra sitúan el final en ese lejano 2010.
La Unión Europea ha concedido fondos para el futuro equipamiento, el cambio en la Consejería de Cultura tras las autonómicas de 2012 –la sustitución de Paulino Plata por Luciano Alonso– permitió una mejor comunicación entre Junta y Ayuntamiento de Granada, a decir de este último, y hasta la Diputación provincial, que en el convenio original no aportaba nada, comprometió 400.000 euros después de la municipales de 2011. Pero la obra no avanza.

Peor que en el ‘Federico’ lo tiene en el Di Vino, local de promoción de vinos de Granada que lleva apenas abierto desde diciembre del año pasado, y está pegado a la obra. “Entre la valla y la palmera, no nos ve ni Dios”, explica Miguel Ángel, uno de los propietarios. “Estamos pendientes de un permiso para poner una lona, porque al estar tan cerca de la Catedral esto es entorno BIC, pero el tema es que no se nos ve, y como llevamos poco tiempo, sólo viene el que sabe que estamos aquí: los amigos y la familia”.

El local que ocupa el Di Vino era antes una tienda de vidrio artesanal, que cerró hace ya más de un año. “Nosotros, al llegar, tuvimos que pedir que retirasen un poco la valla”, apunta Sandra, otra de los socios. “Queríamos estar en el centro histórico y por eso vinimos aquí. Tenemos la esperanza de que cuando abra el Centro Cultural, nuestro lugar, que ahora no es muy bueno, se revalorice”.

Menos dramática es la situación hacia el centro de la plaza, en el Café La Romanilla. Rafael Espejo, el dueño, explica que “a nosotros, más que quitarnos, es lo que nos deja de traer, un flujo de gente que se esperaba y no viene… y la valla, que afea mucho la plaza”. Son los más veteranos del tramo, desde 2005 con terraza incluida, y si recuerda que “al principio nos perjudicó muchísimo, pero aguantamos”. Igual que sus vecinos, prefiere pensar en positivo: “ya abrirá, y nos hartaremos de clientes”.

(11-02-2013)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.