Una revisión más amable del ‘Encierro de la vieja’

Niños y padres celebraron el 'Encierro de la Vieja' en el local de la asociación

Hay tradiciones que no todo el mundo es partidario de recuperar. El Encierro de la Vieja es una de ellas pues divide a los vecinos del Albaicín. Sin embargo, la directiva vecinal ha optado desde hace unos años por transformar lo que en su día fue una cruel diversión para niños y adultos en una tarde de merienda en torno al local de la asociación. Ya no se corre a gorrazos a una mujer mayor, pero se mantiene el espíritu de una ancestral tradición que, para muchos vecinos, no deja de ser una práctica «machista».

En el pasado, el juego consistía en escoger a una mujer mayor, sola e indefensa, mejor si tenía un defecto físico y aun mejor si tenía mala boca para increpar a los que le atosigaban. Nunca se elegía a una con hijos, nietos o marido por miedo a las represalias. Una vez elegida la víctima, se rodeaba entre todos cogidos de la mano y se le empujaba hasta llevarla a un portal.

En uno de sus libros, el escritor Francisco Ayala hace un comentario de esta tradición, de su estancia en el carmen del Albayzín, en San Gregorio Alto, al que titula, Caza de Brujas:

«(…) Recordaré a propósito una costumbre popular que entonces existía allí y no sé si aún subsiste: la fiesta infantil de «cierra la vieja». (…) En mi tierra natal (…) salíamos armados de espada de madera e improvisados arreos militares para acorralar a cuanta vieja —esto es, bruja— hallábamos en la calle y exigirle el rescate de una moneda. (Ignorantes, por supuesto de la arcaica acepción del verbo cerrar como acometer —ya Sancho Panza no entendía el grito de «¡Santiago, y cierra España!»— corregíamos a veces el nombre de esta diversión transformándolo en «encierra la vieja»).

Afortunadamente, ya no se persigue a nadie, pero se sigue entonando aquella canción dedicada a la protagonista que decía asÍ:

«A encerrar, la vieja,
Que es una tía pelleja.
La vieja, la vieja,
La tía pelleja,
Se tira follones
Por los rincones.
A encerrar la vieja,
Que es una tía pelleja»

Comentarios en este artículo

  1. Yo recuerdo de niño las atrocidades que se cometían con este evento. Por ello no puedo que estar más que en desacuerdo con quien empezando por la presidenta de la Junta de Distrito quieran rememorar esta costumbre por mucho que lo maticen. Es un acto totalmente machista que va en contra de la mujer indefensa por su avanzada edad. Y encima se paga con dinero público

    Paco
  2. Es una práctica absolutamente deplorable y que no muestra más que la ignorancia y la poca conciencia respecto a los valores que implica e incentiva, contra las mujeres y además mayores, una limitación de su uso en el espacio público. El próxmo año boikot!

    ANika
  3. Yo no recuerdo esas atrocidades, claro, que el Quini no era mi jefe… Mis amigos (con seis o siete años), vestidos de soldados, no elegíamos a ninguna vieja por su discapacidad, es más, solía ser alguien concertado quien hacía de vieja. Tal vez la visión de unos gamberros haciendo gamberradas sea distinta a la de quienes corríamos y gritábamos sin dobleces. Ahora hay mozalbetes que rompen los parques de los niños, antes rompían sus juegos.

    Pepe Cabezudo
  4. Por si alguien tiene dudas, por favor, que mira esta foto http://albayzindeayer.files.wordpress.com/2011/08/a-encerrar-la-vieja.jpg y que me diga si los que aparecen ahí estaban buscando a alguna vieja indefensa…

    Pepe Cabezudo
  5. Pepe, gracias por tus comentarios. Lo cierto es que los niños de la fotografía no parece que puedan hacer daño a nadie. Todo lo contrario. Saludos.

    GranadaiMedia

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.