Galletas y sonrisas en Casería de Montijo

te doy una galleta entrega casería de montijo

La asociación de parados de Casería de Montijo incluyó las galletas en su habitual reparto de alimentos.

La  recién fundada asociación Te doy una galleta distribuyó ayer el primer lote de galletas en la asociación de parados de Casería de Montijo, aprovechando el reparto de alimentos que cada jueves organiza este colectivo de la zona Norte de Granada.

Es la primera entrega, pero no será la última, gracias al dinero obtenido con la venta de chapas con la imagen de la típica galleta María.

«Representa el inicio de una labor que pretende expandirse por muchos más barrios y centros, cualquiera que preste especial atención a situaciones desfavorecidas”, comenta uno de los fundadores de Te doy una galleta, Antonio Caba.

“Te doy una galleta surge como una broma, un recuerdo a la infancia y a la vez un doble juego con los posibles significados de la palabra. Pero, por encima de todo, surge de la necesidad de atacar las causas que llevan a situaciones tan cruentas como para que en una familia no se puedan comprar galletas”, asegura Caba, que junto con otras cinco personas, tuvo la idea de producir chapas con la foto de una galleta como símbolo de humildad y sencillez, con las que conseguir el dinero para llevar este bien a los más pequeños de familias necesitadas.

reparto galletas caseria de montijo

Casa semana, unas 60 familias se benefician del reparto de alimentos.

“Representa valores perdidos en la sociedad, tan artificiosa; valores que no debemos olvidar”, reflexiona.

La asociación está en la fase de constitución y se plantea proyectos más allá de este inicio, como conseguir financiación mediante socios que les ayuden a costear las chapas, o desarrollar actividades orientadas a la infancia y al aprovechamiento de los recursos de cada familia. «Siempre de forma voluntaria y desde la solidaridad», destaca Marta, una de las colaboradoras y encargada de hacer la primera entrega de galletas a los parados de Casería de Montijo.

chapas te doy una galleta

La venta de estas chapas (1 €), permite la compra de las galletas.

Te doy una galleta también tiene la intención de elaborar otro tipo de chapas que den visibilidad a la denuncia social, una «galleta triste» que represente el deseo de cambiar la situación de crisis. El objetivo es luchar porque «llegue el día en que no haga falta ni dar, ni regalar galletas a unos ni a otros».

Las chapas que permiten comprar las galletas tienen un coste de 1 euro. Si te interesa la iniciativa, puedes seguirla por Facebook y Twitter.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.