«Cuando salgo fuera, llevo conmigo mi barrio»

Alberto Funes es cantaor, toca la guitarra y el violín y también compone baladas pop con toques flamencos. Aunque ahora vive en Cuevas de Almanzora y viaja por todo el mundo con diversos espectáculos, no se olvida del barrio en el que se crió y donde aún vive su familia, la Chana.

Alberto Funes, cantaor de la Chana

Alberto Funes, en la Abadía del Sacromonte

Se llama Alberto Funes y en la Chana lo recuerdan como un muchacho inteligente e inquieto que acabó convirtiendo su pasión en su oficio. Toca el violín y la guitarra, aunque no es «ni violinista ni guitarrista», como él mismo confiesa. Lo suyo es el cante flamenco, pero también destaca por las baladas pop que él mismo compone.

Alberto Funes se crió en la Chana, en el seno de una familia muy numerosa, e ingresó en el Real Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia de Granada con sólo 8 años. Desde entonces, no ha pasado desapercibido en ninguno de los múltiples lugares a los que ha viajado, bien para formarse o bien para interpretar, y además de ser el primero en Andalucía en conseguir el título profesional de Cante Flamenco, cuenta en su currículum con méritos como el haber participado en el musical ‘Enamorados anónimos’, dirigido por Blanca Li y Javier Limón.

Alberto Funes de niño, tocando el violín

Alberto Funes de niño, tocando el violín

En la entrevista, Funes nos habla un poco de su trayectoria profesional, su pasado en el barrio de la Chana, al que aún hoy sigue vinculado, y sus expectativas de futuro. Los vídeos nos ofrecen un testimonio claro de la facilidad con que maneja estilos diversos. Albero Funes tiene aún mucho que decir…

¿Cuándo comenzó tu interés por la música?

Empezó siendo muy pequeño. Las clases de música del colegio me llamaban mucho la atención y podía pasarme las horas en el portal de vecinos de dos plantas donde vivía tocando la flauta… Con ocho años ingresé en el conservatorio y elegí violín, no sé muy bien por qué.

¿Cómo se pasa del violín al cante flamenco?

Mi afición por el flamenco empezó más tarde. Recuerdo que un día cogí una cinta de cassette de mi hermano de Camarón y me gustó. Empecé entonces a indagar y, al principio, lo que cantaba sonaba horroroso… Empecé a meter el violín en el cante y comencé a dar clases de guitarra flamenca. Mi profesor de guitarra me propuso entrar en una compañía donde necesitaban un violín y así comencé a adentrarme en este mundo.

Supongo que no te consideras un purista…

No creo en la pureza del flamenco ni de ninguna otra música. La música es siempre un ir y venir, un mestizaje… Las cosas tienen una génesis pero después evolucionan, y si apostáramos sólo por lo puro, ¿dónde quedarían La Niña de los Peines o Bebo Valdés? Sobrarían el piano, la armónica, sobraría el jazz en el flamenco…

¿Cómo consigue un joven de un barrio obrero y sin tradición familiar flamenca introducirse en este mundillo?

Te tiene que gustar mucho para superar las trabas con las que te encuentras. Pertenecer a una familia con tradición, en la que escuchas flamenco desde la cuna, ayuda. No pertenecer da cierta dificultad para aprender y prosperar. Es muy difícil aprender sin motivación, sin un espacio en el mundo laboral donde no te den de lado por motivos raciales. Existen ciertos recelos entre payos y gitanos, es algo recíproco, tanto de los unos como de los otros… y la verdad es que yo he aprendido de ambos. Cuando no tienes ese conocimiento previo que te da que tu familia forme parte de los círculos flamencos, te tienes que introducir en ese mundo poco a poco, y depende de la personalidad que tengas te será más o menos complicado. Es difícil, pero no imposible.

¿Cuánto de lo que eres hoy le debes a tu barrio?

En la Chana vivió Enrique Morente, al que tuve ocasión de conocer, y que estaba muy vinculado a Rafa Vega, también del barrio. Cuando salgo fuera siempre llevo conmigo mi barrio. Pertenezco a una familia con siete hermanos y he tenido una infancia muy feliz, con mucho juego en la calle, amigos, música… y eso te ayuda a afrontar las cosas con calidad cuando eres adulto.

En el barrio existe un Festival Flamenco con treinta años de tradición, ¿qué opinión te merece?

Lo cierto es que hay personas del barrio que llevan trabajando año tras año en ese festival, pero en la Chana hay otros muchos valores, gente que se dedica al cante, a la guitarra, etc., con la que no se cuenta. Yo canté en el Festival Flamenco en 2006 y sé que en el barrio hay mucha otras personas con la que podrían contar para darles una oportunidad y que no sean siempre los mismos.

Alberto Funes con Alba Flores

Alberto Funes con Alba Flores en el musical ‘Enamorados anónimos’

Ahora mismo, ¿qué te traes entre manos?

Ahora vivo en cuevas de Almanzora (Almería) y voy haciendo los proyectos de flamenco que me van saliendo. En julio me voy de gira  a Alemania con el Ballet Rafael Aguilar y en octubre trabajo en Rusia con el Ballet Suite Española. Dentro de poco tengo en Córdoba el examen de acceso al Superior de Flamencología y si apruebo nos vendremos a Granada.

Háblanos de tu proyecto ‘La hora flamenca’

‘La hora flamenca’ es un proyecto que llevo a a cabo desde hace unos años en colegios de distintas provincias andaluzas. Son sesiones de una hora y media en las que hago una introducción al mundo del flamenco para los niños a partir de sus orígenes, los hitos históricos más importantes, las características fundamentales y los tres pilares del flamenco (guitarra, cante y baile).

Alberto funes junto a su pareja, Carmen moreno, en una cafetería de la Chana

Alberto Funes junto a su pareja, Carmen Moreno, en una cafetería de la Chana

A pesar de que todos te conocen por tu faceta flamenca, también haces tus pinitos con el pop…

Sí. Cuando trabajé en 2009 en el musical ‘Enamorados anónimos’ conocí a personas muy diversas, como Alba Flores o Sandra Carrasco, por ejemplo, y todos esos contactos fueron para mí una nueva energía que me acercaron a otra forma de cantar. A partir de ahí empecé a componer. A día de hoy compongo con estilo flamenco pero con un carácter más actual. He grabado alguna cosa en casa, porque tengo mi pequeño estudio de grabación, y mi meta en el mundo de la música está más orientada a la producción y la composición que a los escenarios. Ahora mismo, de hecho, estoy trabajando en una maqueta con composiciones mías.

Nota: Las fotos de esta entrevista, a excepción de la última, han sido cedidas por Alberto Funes.

(24-06-2013)

Comentarios en este artículo

  1. […] En la Chana, conocemos al cantaor flamenco Alberto Funes a través una entrevista para GranadaiMedia en la que nos descubre también su faceta como violinista, composito…. […]

    Granada despierta mirando al AVE, la música y el arte | Granada despierta

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.