«Mis recuerdos llevan el apellido Realejo»

Natalia de Molina es hoy una actriz famosa. Su imagen sale estos días en publicaciones sobre cine y sobre lo que no es cine como cara famosa desde que el pasado 10 de febrero subió a recoger el Goya a la Mejor Actriz Revelación por su aplaudido papel en ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’, de David Trueba. Ahora tiene miles de seguidores en un perfil de Twitter con verificación oficial y a sus 24 años está proyectando una carrera cinematográfica de mucho futuro.

Natalia de Molina, Diego Lafuente

La actriz Natalia de Molina. Foto: Diego Lafuente

Pero antes de arrancar su trayectoria profesional, antes de compartir plano con Javier Cámara y Francesc Colomer (‘Pan negro’) para uno de los directores más respetados del cine español, fue niña en el Realejo. «He vivido toda mi infancia y mi adolescencia allí, desde los 2 años hasta los 18, que fue cuando me fui a Málaga para estudiar interpretación en la ESAD. Mi madre nació en el Realejo, vive en Granada y seguimos teniendo la misma casa«, comenta.

«Tengo muchísimos recuerdos del barrio, me he criado allí, asi que todos mis recuerdos llevan el apellido ‘Realejo’. Recuerdo mucho de pequeña el Día de la Cruz, me encantaba salir a ver las cruces y para mí siempre la más bonita era la del Campo del Príncipe«. Entre audiciones y entrevistas en Madrid, donde sigue formándose y trabajando, responde por correo electrónico a GranadaiMedia recordando como fue esa infancia en el barrio que la vio crecer después de haber nacido en Linares. «Me gustan mucho los dibujos de El Niño de las Pinturas, en especial, quizás el más sencillo, la jirafa que hay dibujada junto a unos cables en la Calle Molinos, me encanta. También me encantaba perderme por las callejuelas e imaginar su historia».

Sin embargo, dejó el Realejo con la mayoría de edad recién cumplida para perseguir su sueño, y desde allí despegar como actriz, dejando atrás el que probablemente sea el barrio más teatrero de la ciudad. «Nunca he actuado en Granada pero el teatro Alhambra ha sido muy importante para mí porque fue donde comenzó a picarme el gusanillo de la interpretación. Mi tío es actor y tiene una compañía de teatro que siempre va a Granada [Pepe Quero, de Los Ulen], al teatro Alhambra, y yo recuerdo ir siempre a verlo allí, a admirar todo lo que hacía y a soñar con que un día haría como él, actuar encima de un escenario».

Natalia reconoce que actuar en las tablas del teatro Alhambra supondría cerrar un círculo especial. Una vez que el mismísimo David Trueba ha apostado por ella y ha ganado, otras productoras y directores la tentarán, y empezará para ella la labor de seleccionar proyectos que la enriquezcan en un momento de crisis para el sector. Pero si algún día tuviera la oportunidad de volver a su barrio para mostrar su talento ante el público de Granada «sería mágico». Llegará ese día.

(27/02/2014)

Comentarios en este artículo

  1. Fantástica entrevista y genial Natalia.

    David

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.