Esta casa era una ruina

En compañía de su familia, Josefa González ha recibido esta mañana las llaves de su hogar, reconstruido por completo a través del programa de infravivienda que financian la Junta y el Ayuntamiento. Esta vecina del Zaidín tuvo que ser desalojada en 2008 por el mal estado de su inmueble, con más de 50 años de antigüedad.

Josefa González, acompañada de sus cuatro hijos, en la cocina.

Hace 56 años que Josefa González abrió por primera vez las puertas de su vivienda en las Casillas Bajas de Santa Adela. Aquel día ha vuelto a su memoria esta mañana al introducir las llaves en la cerradura para restrenarla. En 2008 esta vecina de 83 años tuvo que ser desalojada por el mal estado de su casa, que literalmente «se caía a peazos», resume Josefa mientras recorre su hogar, rehabilitado a través del programa municipal de infravivienda. Atrás han quedado los agujeros que ‘decoraban’ las paredes y las grietas del tejado, que terminó cediendo al paso de los años para sumarse al suelo de la segunda planta. De aquel ‘queso gruyere’ en el que se había transformado la residencia solo queda la imagen de Santa Adela junto a la puerta. «Mi madre nos hizo quitarla y dársela a los obreros para que la volvieran a colocar donde siempre estuvo. Ni dormía pensando en su virgen», explican Guillermo y Juan de Dios García, hijos de Josefa.

Al igual que la imagen, los recuerdos de la familia, se conservan intactos. «Estas casas fueron las primeras que construyó el Patronato de Santa Adela cuando el Zaidín era plena Vega», señala Josefa, sin despegarse de sus hijas, Pilar y Josefa. «Entonces todo alrededor era campo», rememora Guillermo, cuya infancia en el número 16 de la calle Honduras -en aquel entonces calle H- está llena de recuerdos. «Solíamos pasar los veranos bañándonos y atrapando ranas en la acequia Gorda del Zaidín, que recorría la avenida de Cádiz. Allí también había dos vaquerías a las que íbamos a comprar la leche», cuenta. «No teníamos calles asfaltadas ni camión de la basura. Teodoro, un vecino, pasaba con un carro tirado de una mula para recoger los desperdicios junto a su mujer», relatan los hermanos García González.

Los años traerían consigo los dos primeros autobuses -«las chatarras los llamaban por su mal estado»- y un cambio radical en el barrio, aunque no de sus antiguas  viviendas, muchas de ellas en un estado lamentable en la actualidad, como era el caso de la de Josefa. «Las paredes estaban agujereadas y el techo se cayó por completo. Por eso decidimos recurrir al Ayuntamiento», detalla Juan de Dios.

La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, entrega las llaves de la vivienda a Josefa.

«La espera ha merecido la pena. Estoy muy contenta», afirma su madre, cuya pensión de viudadad no alcanzaba para costear la reconstrucción de un hogar que bien podría haber servido para el rodaje de ‘Esta casa es una ruína’. De ahí que el Consistorio aprobase su inclusión en el programa de infravivienda, que contempla «otras 10 actuaciones para este año» cofinanciadas por la Junta en distintas zonas de la ciudad, informó la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, tras entregar las llaves de su renovada casa a Josefa.

«La actuación  ha tenido un coste de 50.834 euros, de los que la Junta ha financiado 20.000 y el resto el Ayuntamiento, incluido el realojo de esta vecina mientras se llevaban a cabo las obras», concluyó la edil, que recorrió la casa junto a la familia, los técnicos de Urbanismo y la asistente social que ha llevado el expediente de Josefa.

Resuelto este caso de infravivienda aún quedan, sin embargo, otros muchos pendientes en el barrio, a la espera de que el derecho a una vivienda digna deje de ser papel mojado en algunas de sus zonas.

(21/07/2011)

Comentarios en este artículo

  1. Y cuando aun no hace 4 años de la entrega, se le esta cayendo los azulejos de la cocina… Responsable?

    Juan de Dios

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.