Muere en un incendio en Avda. Pablo Picasso

Avenida Pablo Picasso, Zaidín, incendio

Vivienda donde se declaró el incendio.

«El edificio tendrá arreglo, pero a Abelardo ya nadie nos lo devuelve».  Los residentes del número 20 de la avenida Pablo Picasso, ubicado en el Zaidín, están conmocionados. Su vecino, un profesor de matemáticas ya jubilado al que todos conocían y querían, falleció en la madrugada de ayer al declararse un incendio en su vivienda. Su esposa Loli, de 67 años, pudo abandonar el inmueble y se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos, herida por inhalación de humos, informa Emergencias 112.

El incendio, cuyas causas se desconocen de momento, se originó en el salón de la vivienda, situada en un primero. Cuando los efectivos de los bomberos llegaron al bloque, de cuatro plantas, el estado de nerviosismo era generalizado y la mayoría de los residentes esperaban asomados a sus ventanas porque el fuego estaba muy extendido, explica el cuerpo de Bomberos, que procedió de inmediato al rescate de Abelardo, aún en el interior del piso en llamas.

Tras sacarlo de la habitación contigua al salón, donde se encontraba, los servicios del 061 trataron de reanimarlo, pero resultó imposible. Loli pudo salir antes de que el fuego acabara con su vida y fue trasladad al Hospital Clínico. Aunque no sufrió quemaduras, sí inhaló mucho humo, por lo que su estado actual es «grave, pero estable», indican fuentes sanitarias.

La extinción del incendio, en la que intervinieron once efectivos, se prolongó durante tres horas. Posteriormente se procedió a la ventilación del edificio y se visitó cada una de las viviendas para comprobar que todos los vecinos se encontraban bien. El peligro había pasado, pero nadie olvida los momentos de pánico entre tanto. «Intentamos salir, pero al abrir la puerta la bomba de humo nos lo impedía, así que procedimos a coger toallas y humedecerlas, tal y como nos había aconsejado la policía», cuentan Carmen y Paco, residentes del segundo.

Esta mañana la terrible pérdida de Abelardo los ha golpeado. Muchos se han enterado por los medios de comunicación o por familiares que, al leer la prensa, los han telefoneado porque, «con tanta confusión, nadie» les comunicó su fallecimiento, detalla Antonio, amigo íntimo del matrimonio. «Imagino que no nos dijeron nada para no ponernos más nerviosos», señala visiblemente afectado. Su familia fraguó una fuerte amistad con la del profesor, de 71 años, cuando la pareja se mudó a la comunidad, procedente de Baza, hace más de una década.

Incendio Zaidín

Patio interior del edificio.

«Es muy culto. De hecho, cuando se jubiló comenzó a estudiar árabe y ya se había diplomado», relata este vecino, incapaz de hablar de él en pasado. Ayer mismo estuvo en casa de Abelardo y Loli, recuerda. También recibieron visita de sus nietos, como de costumbre. «Tienen seis, de sus dos hijas y su hijo», indica Carmen, aún «sin poder creer que ya no esté». «Era una persona que se daba mucho a los demás. Siempre intentaba ayudar a todos y aquí no solo lo conocíamos, sino que lo queríamos mucho», coincide con Antonio.

Lo único que pueden hacer ahora -añaden- es volcarse con Loli y sus tres hijos, subrayan ambos en uno de los pasillos del bloque, que ha amanecido totalmente ennegrecido y con un intenso olor a humo. En el interior de la vivienda de Abelardo, la Policía Científica recogía pruebas desde primera hora de la mañana para esclarecer las causas del incendio. Todo apunta a que fue fortuito, posiblemente por un cortocircuito, pero de momento se desconoce qué pudo provocarlo, informan fuentes policiales. Aunque el inmueble estaba «totalmente reformado», el edificio es muy antiguo, explican sus vecinos, «muy impactados por la tragedia».

(19/03/2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.