La música en directo se cuela en el Realejo

Festival Insólito, Papaupa

Lleno hasta la bandera para ver a Royal Mail en el Papaupa, uno de los negocios del Realejo que acoge el Festival Insólito.

El Insólito Festival ha logrado colar de nuevo guitarras y sintetizadores en lugares tan inverosímiles como pescaderías, farmacias y salones de belleza del barrio del Realejo. Es la razón de ser de una iniciativa que hace dos años sólo existía sobre el papel y como una práctica de clase. En su segunda edición, y como premio a su originalidad, sus organizadores no sólo han conseguido asentar la idea en Granada sino que sean los propios grupos quienes se interesen por participar en un festival que apuesta por los negocios del barrio.

Bandas como Royal Mail, Trepat, Dolorosa, Bisagra o Pipo Experience han animado todo el fin de semana rincones poco comunes para la música en directo. Y algunos incluso han elegido el comercio donde querían tocar, como Fletán Fetén, que eligió la Pescadería Hilario; o Dolorosa, que escogió el Martina Hair Salon. Su dueña cuenta que dos de los miembros del grupo se cortan habitualmente el pelo allí.

A Martina la experiencia le parece “estupenda” y además no conoce nada parecido en ningún otro lugar. “Aunque el salón es muy pequeño creo que cabremos todos aquí”, bromeaba poco antes del concierto, a las 13:30 de este sábado.

Ya por la tarde, Royal Mail tocaba en un Papaupa llenísimo. Podría haber unas 150 personas, y entre ellas “muchísimas caras nuevas” que han visitado este restaurante de ‘retro fusión food’ por primera vez, aunque han tenido que cerrar la cocina porque el concierto era justo delante. Paco, su encargado, cuenta que este festival ayuda a los negocios de un barrio que está “emergiendo” y se apuntaría con los ojos cerrados de nuevo el próximo año.

No conocía a la banda pero desde que estuvieron en el restaurante para la grabación del vídeo del festival ha estado indagando sobre ellos y ha puesto su música en Papaupa.

La experiencia del festival está siendo tan buena que sus organizadores se plantean extenderlo a otros barrios de Granada, como el de La Magdalena, e incluso hacer en paralelo algún concierto de un “grupo grande” en alguna sala, explica Ana Navarro, una de las organizadoras.

“El Realejo es un barrio que está en el centro de Granada pero está un poco abandonado”, cuenta, y eso afecta directamente a sus negocios. Por eso la idea de este festival les tiene muy en cuenta y los convierte por unas horas en escenarios de conciertos en directo sin que tengan que interrumpir su actividad.

Hasta ahora no ha habido quejas de los clientes, todo lo contrario. “Las señoras que van a comprar a la pescadería y ven que hay alguien tocando suelen quedarse a escuchar”.

Ahora, además del apoyo de los dueños de los negocios, que se apuntan “encantados”, y de los clientes que se sorprenden con la iniciativa, se han sumado instituciones como el Instituto de la Juventud gracias a lo cual los grupos pueden cobrar algo.
Aunque se hizo algo parecido en el QR Music Festival de Madrid, donde se utilizaban los exteriores de pequeños comercios de la ciudad para grabar conciertos de música independiente, en el caso del Insólito los conciertos se pueden escuchar y disfrutar en directo, mucho más “visible y cercano”, subraya Ana.

Comentarios en este artículo

  1. Ayer estábamos de paseo por el Realejo y nos encontramos uno de los conciertos en la Pescadería… Era genial. Una idea estupenda y muy original 🙂

    MMar

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.