El fuego calcina la parte alta de San Miguel

Un incendio ha puesto en peligro la integridad de varios vecinos del cerro de San Miguel, en el Albaicín. El fuego, que se originó de madrugada y se extendió con rapidez por el fuerte viento, ha afectado de forma superficial a la muralla nazarí. Se desconocen las causas.

cerro de San Miguel, fuego, Alhambra

Una de las zonas calcinadas por el fuego en el cerro de San Miguel

Los vecinos de las cuevas de San Miguel alto se despertaron el viernes sobresaltados por las llamas de un incendio que casi entró en sus hogares y se quedó a escasos treinta metros de la ermita que corona el cerro.

El fuerte viento que se levantó de madrugada contribuyó a que se extendiera rápidamente por una zona de abundante matorral seco que ya dio un susto a algunos de los residentes de las cuevas a mediados de junio. En esta ocasión el fuego se produjo en la parte más cercana a las cuevas que en su día cerró el Ayuntamiento de Granada, muchas de ellas habitadas en la actualidad por inmigrantes.

La superficie calcinada es visible desde distintos puntos de la ciudad. Según los residentes de las cuevas consultados por GranadaiMedia, el fuego se inició por causas desconocidas a las cinco de la madrugada, cuando la mayor parte de ellos dormían en el interior de sus alojamientos.

La propia muralla nazarí actuó de cortafuegos, según confirmó el Parque de Bomberos de Granada que no facilitó detalles de la superficie quemada y el posible origen del incendio. La lengua de fuego se llevó por delante los hierbajos de la parte alta del cerro, junto a la fortificación nazarí, afectada de forma superficial. De no ser por la muralla y la rápida intervención de los bomberos, las llamas se hubieran extendido por el cerro del Sacromonte, la zona donde se encuentran los barrancos de los Negros y los Naranjos.

En el lugar ha quedado al descubierto una buena cantidad de basura que permanecía oculta entre matorrales, como botellas de cristal, colchones e incluso electrodomésticos de cocina.

Pepe, un hombre de 67 años que vive desde hace más veinte años en una de las cuevas con la única compañía de sus perros, dijo desconocer la causa del incendio. Los lugareños, algunos de ellos sin papeles en regla, se mostraron muy reservados a la hora de relatar lo sucedido o no quisieron realizar comentario alguno. Los que sí lo hicieron no se aventuraron sobre el posible origen. Pese a la cercanía de las llamas ninguno de ellos tuvo que desalojar su cueva, incluso algunos hicieron lo posible por frenar el avance de las llamas con mangueras domésticas.

Los más afectados por el fuego fueron precisamente la comunidad subsahariana que ocupa las cuevas en peor estado del cerro; covachas sin higiene alguna y sin ningún tipo de saneamiento. Algunos vecinos vienen denunciando en las últimas juntas municipales de distrito que muchos de ellos toman la luz de forma ilegal de los registros de las farolas.

Éste es el segundo incendio en el cerro de San Miguel en el último mes y medio. No es la primera vez que se solicita el desbroce la zona, trabajos que sí se han hecho al otro lado de la muralla, más próxima a Haza Grande.

Una vecina de una de las cuevas que se vio amenazada por el fuego tenía su propia teoría al respecto: «El alcalde no quiere limpiar la zona porque prefiere echarnos y construir apartamentos turísticos». Éste es uno de los argumentos más repetidos entre los que residen en el cerro: el proyecto para convertir el lugar en zona residencial para turistas que desde hace tiempo permanece guardado en un cajón.

(02-08-2013)

 

Comentarios en este artículo

  1. Con lo bien que quedarían en el cerro unas casas unifamiliares de lujo! Y lo que ganaríamos algunos! Y que esté esa gente en las cuevas y no podamos construir … ! (Sueños de algún constructor)

    Irene
  2. Parece ser que se están aclarando las causas de éste incendio. Se comenta que ciertas cuevas de origen africano tenían un enganche ilegal al alumbrado público que ha provocado un cortocircuito. Que curiosidad no?

    Fernando M

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.