Pequeños raperos con alma de poetas

biblioteca Francisco Ayala

Gala de RaPoesía en la biblioteca Francisco Ayala.

La versión más literaria de la cultura hip hop ha salido a escena en la biblioteca Francisco Ayala, donde escolares de cinco colegios han entonado a capela sus propias composiciones de rap, haciendo suyo el retroacrónimo de ‘Ritmo y poesía’ (Rhythm And Poetry) que define este género musical.

Con originales rimas y coreografías de breakdance diseñadas en grupo, los pequeños han rapeado con ‘flow’ versos inspirados en la poesía, lo que podría definirse como rap metapoético: «Voy a alimentar mi poesía diciendo una rima todos los días», señalaban en su letra las pequeñas del centro educativo Juan Ramón Jiménez, de Cartuja, en el distrito Norte.

Durante el encuentro, que celebra su segunda edición, versos y bailes se han fusionado con juegos, grafitis inspirados en la poesía y actuaciones, entre éstas, la de la escuela de danza urbana BasMove. De esta divertida forma se ha conmemorado el Día de la Poesía, que se festeja cada 21 de marzo.

La gala de RaPoesía forma parte de los talleres de título homónimo que ha impartido en las bibliotecas de los barrios el psicopedagogo de ImproBésame, Fran Parera. El también clown ha sido el encargo de presentar el recital rapero este 20 de marzo, haciendo de la carcajada y la improvisación todo un arte. Acompañado del rapero Paco Sillero, más conocido como Tader, han sorprendido a los presentes inventado sobre la marcha rimas y versos que rapeaba el primero con una historia paralela que relataba el segundo, incluyendo en ambos casos las palabras que previamente el público había escrito en distintos papeles.

La iniciativa, organizada por la Red de Bibliotecas, escribe un musical punto y final para los talleres de animación a la lectura de ImproBésame, que han acercado la literatura a los escolares a través de la cultura hip hop. Con este propósito, Parera les enseñó a «soltarse para buscar ritmos, a encontrar palabras con determinadas rimas, así como rudimentos de poesía», explica la coordinadora de la Red de Bibliotecas, Eloisa Planells del Pozo.

Una vez completada la formación, «se ha escogido una clase por colegio para representar a cada una de las bibliotecas de los barrios con su interpretación. Los alumnos han contado con una semana para ensayar», cuenta Planells.

Crecer en verso

De forma paralela a estos talleres se desarrolla el programa ‘Crecer en verso’, con el que se fomenta la poesía partiendo de una sencilla idea: sus composiciones están en las personas desde que nacen, a través de las nanas, canciones infantiles, etc. El parque Federico García Lorca se convierte en escenario de esta tesis cada sábado: bingos literarios, en los que se sustituyen números por palabras que van apareciendo en poemas o bolos con términos impresos que al caer invitan a componer versos con esos vocablos son algunos de los juegos que comparten padres e hijos en este entorno. Su participación tiene premio, un diploma de poeta con distintas categorías, detalla la coordinadora de las bibliotecas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RaPoesía

Los talleres de RaPoesía, por su parte, surgen de la necesidad de animar a partes iguales lectura y escritura, incentivando en la adolescencia, edad que se acerca poco a los libros, el género menos leído, la poesía, cuenta Luis Ortega, director de proyectos de ImproBésame, Emoción y Comunicación. Lo que comenzó siendo una iniciativa orientada a jóvenes se ha adaptado a la infancia e «incluso a niños con abuelos», cuenta.

Entre sus proyectos, dirigidos a todas las edades, la empresa trabaja otros ámbitos aparte de la animación a la lectura, como la autoestima, la educación en valores o las habilidades personales a través de actividades como risofitness, «para sudar la risa gorda», detalla Ortega.

En muchos de estos talleres formación y espectáculo van de la mano, una fusión que esta tarde ha permitido descubrir a pequeños raperos con alma de poetas.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.