Jornada sobre Trastorno Bipolar

La asociación de bipolares de Granada, con sede en el Zaidín, celebra este 15 de febrero la primera jornada sobre este trastorno, un encuentro con el que se trata de «visibilizar y desestigmatizar» esta enfermedad, conocida como «de las emociones» por los episodios depresivos y maníacos que sufren los pacientes.

granabip

La asociación de bipolares de Granada (Granabip), con sede en el Zaidín, celebra este 15 de febrero la jornada sobre este trastorno, conocido como la «enfermedad de las emociones» por los episodios depresivos y fases maníacas -de la abismal tristeza a la extrema euforia- que experimentan quienes lo padecen.

Con este encuentro, previsto en el Hotel Abades, el colectivo busca que «se deje de estigmatizar y se empiece a comprender qué es el trastorno bipolar, una enfermedad mental no invalidante, según el caso, además de compatible con el trabajo y la vida familiar», explicó la presidenta de Granabip, Marisol Casas, durante la presentación de las jornadas, acto en el que estuvo acompañada por Higinio Almagro, el delegado provincial de Salud, y Sonia Agüero, vicepresidenta de la asociación y afectada. 

granabip

Casas, conocida como ‘Cuca’, Almagro y Agüero muestran el folleto de las jornadas.

«Sufrí muchos años depresión hasta que me diagnosticaron trastorno bipolar. No obstante, saqué la carrera de ingeniería informática y sigo siendo válida para trabajar. De hecho he estado empleada hasta hace bien poco, cuando me quedé en paro», como tantas otras personas a consecuencia de la crisis, compartió Agüero, transmitiendo con su ejemplo un «hálito de esperanza» a quienes, como ella, padecen esta enfermedad.

Según las cifras que se barajan, «el 2,4% de la población sufre trastorno bipolar, lo que equivale a unas 22.000 personas en la provincia de Granada. Una de cada cuatro personas se ve afectada a lo largo de su vida por alguna enfermedad mental y se estima que el 9% de los españoles tiene en la actualidad algún trastorno mental», informó Almagro.

Pese a «la relevancia de estas cifras» -advirtió- «las enfermedades mentales siguen siendo grandes desconocidas» para la sociedad. «Eso provoca que los problemas de salud mental se vivan en silencio por miedo, vergüenza, incomprensión», lo que «impide que muchos afectados busquen ayuda» para «abordar su recuperación», lamentó el delegado provincial, para el que se da la paradoja de que, «mientras el conocimiento científico avanza, la sociedad está anclada en estereotipos, mitos y tabúes» sobre la enfermedad mental y quienes la padecen.

De ahí la importancia de «visibilizarla», como busca Granabip con esta jornada, para «luchar contra el estigma fruto del desconocimiento, una carga añadida de sufrimiento a esta enfermedad y en un serio obstáculo para el tratamiento y la recuperación», recalcó Almagro, quien hizo hincapié en que para la mejora de la salud mental  no basta con el tratamiento: hay que «poner el acento» en el conocimientos de estas enfermedades y su prevención, una «tarea compartida de administraciones, asociaciones y el conjunto de la sociedad», subrayó.

Las I Jornada sobre Trastorno Bipolar abordarán ambos aspectos, con esta idea. De momento, su celebración ha causado gran expectación. Alrededor de 350 personas han confirmado su asistencia, lo que ha obligado a aumentar el aforo previsto inicialmente. «Todo un éxito de participación», anunció el delgado de Salud, que aprovechó la ocasión para recordar el «aumento de recursos» propiciado por la Junta «desde que se inició el proceso de reforma psiquiátrica en el 84». Almagro incidió, asimismo, en los logros de la iniciativa ‘Uno de cada cuatro’, un programa que convierte a Andalucía en «pionera»  en la lucha contra el estigma; o el Plan integral de Salud Mental que, «con la participación de las asociaciones, ha contribuido a introducir mejoras en la cobertura, calidad de la asistencia y cuidados», explicó, no sin reconocer «el camino que queda por recorrer».

(13/02/2014)

Comentarios en este artículo

  1. sufro de trastorno afectivo bipolar y es increible la falta de conciencia de mis familiares sobre la enfermedad, me toca vivirla solo y esto es peor, aún así, continuo en la lucha por unir la familia y trabajar juntos por un bien común, porque comprendo que mi enfermedad me hace ser más distante y tengo que trabajar en ello, espero poder cambiar manteniendo mi medicación, descansando y siendo más afectivo con mi familia para lograr una mayor armonia, la cual es fundamental en un tratamiento de esta enfermedad.

    carlos alberto robledo sanin

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.