Guarderías municipales a precio «de lujo»

El gobierno local sube las tasas del ciclo de 0-3 de las escuelas infantiles dependientes de la Fundación Granada Educa. Las familias se movilizan contra este incremento «abusivo y sin previo aviso» en plena semana de matriculación: lanzan una campaña en change.org y anuncian protestas.

Las familias que han conseguido plaza para sus pequeños de 0 a 3 años en las escuelas infantiles municipales de Granada se han tropezado con una desagradable noticia en plena semana de matriculación. El gobierno municipal, encabezado por PP y C’s, ha aprobado una subida de las tasas de estos centros educativos, dependientes de la Fundación Granada Educa, lo que las obligará a asumir una cuota mensual «muy superior» a la prevista cuando presentaron su solicitud, denuncian.

Ante este «abusivo» incremento de los precios «sin previo aviso», en plena crisis provocada por la pandemia, han decidido ponerse en pie de guerra: ya han lanzado una campaña en change.org en la que solicitan la paralización de esta subida y anuncian movilizaciones, la primera el próximo 9 de julio en la plaza del Carmen. Se niegan a que estas reconocidas escuelas, referentes a nivel nacional e internacional, se conviertan «en un lujo que pocos podrán permitirse». Tomarán, además, medidas administrativas y están dispuestas a recurrir a la justicia porque estas nuevas tarifas, que afectan a alrededor de 160 familias, se han aprobado «por una interpretación fraudulenta de la norma», aseguran.

Escuelas infantiles municipales de Granada: de 83 a 167 euros 

«Pasaremos de pagar 80 a cerca de 200 al mes, una cuota difícil de asumir en estos momentos. Nos estamos planteando renunciar a nuestra plaza. Para los hogares más desfavorecidos la situación es aún peor porque tendrán que asumir un mínimo de 50 euros, cuando antes tenían el 100% bonificado», relata indignado Marcos López, padre de una de las familias afectadas, quien confiesa que aunque les encanta «el modelo educativo de estas escuelas infantiles» se lo están pensando «porque es mucha pasta».

«Si lo hubiesen anunciado antes, hubiéramos tenido más margen de maniobra para buscar otras alternativas, pero lo han hecho con nocturnidad y alevosía, en plena pandemia, en la semana de matriculación y cuando ya nos habían adjudicado las plazas, dejándonos fuera de juego», denuncia. Este incremento pone en jaque muchos proyectos de futuro de su familia. Su pareja iba a aprovechar la plaza para «prosperar» en sus alternativas laborales, después de «muchos años sacrificándose por nosotros». Ahora la oportunidad que se abría, se cierra de bruces, se entristece López, para el que «es el momento de aligerar la carga que soportamos las familias, no de agravarla», teniendo en cuenta la delicada situación económica de muchos hogares a causa de la pandemia. 

Informe desfavorable a la subida de tasas

La medida se ha llevado a la práctica, además, con un informe desfavorable del Consejo Consultivo de la Fundación Granada Educa, en el que se desmontan los argumentos a favor de la subida sugerida y finalmente aprobada por el equipo de gobierno. Dicho informe sostiene que este incremento «impedirá que familias en riesgo de exclusión social puedan acceder a las escuelas», pese a que se aseguraba que los nuevos tramos no afectarían a las menores rentas, solo a las medias y altas. 

«La medida es injusta y antisocial porque se trata de centros públicos y se concibieron para toda la ciudadanía, sobre todo para familias desfavorecidas», advierte Isabel Romero, presidenta de la asociación ‘Si 0-6 Granada’ y patrona representante de las familias en Granada Educa. Avanza que convocarán un consejo de patronos extraordinario de urgencia para impugnar la subida de tasas. «Si no lo logramos, recurriremos a un contencioso y convocaremos cuantas manifestaciones hagan falta», anuncia la portavoz de las familias, para la que «quieren convertir las escuelas municipales en un lujo para las rentas medias y bajas».

Una «interpretación fraudulenta» de los estatutos

Con estas palabras textuales califica lo sucedido Romero. Según cuenta, en marzo de 2019, con el PSOE en el Ayuntamiento, lograron reformar los estatutos de la fundación para que familias y personal tuvieran voz y voto. Además se aprobó un sistema de votaciones ponderado para que los acuerdos se cerraran «con el máximo consenso posible, promoviendo el diálogo entre los distintos grupos» para evitar así «mayorías fáciles e imposiciones unilaterales» del partido de turno en el Gobierno local. «Sin embargo, C’s y PP han tergiversado el contenido de los estatutos y, en lugar de aplicar el sistema establecido, han implantado otro completamente distinto, contrario a la norma, que les asegura su mayoría en sus decisiones», denuncia Romero.

¿Cómo lo han conseguido? En el consejo de patronos, órgano de gobierno de la fundación, los grupos municipales tienen el 67% de los votos, en función de su representatividad en el Ayuntamiento (familias, personal y Universidad de Granada se reparten el 33% restante). Así, por ejemplo, si el PSOE tiene 10 ediles de 27 que componen el pleno, le corresponde un 24,81% de los votos, y cada uno de sus concejales nombrados patronos tendrá un 12,4% de los mismos. Sin embargo, Ciudadanos y populares han dividido el porcentaje de votos a partes iguales entre todos los ediles y, «han ido nombrado a tantos concejales (patronos) de sus partidos como han necesitado hasta ostentar la mayoría», lamenta la representante de las familias.

El pasado 2 de julio, cuando se aprobó la subida de tasas, acudieron al consejo con dos nuevos patronos, detalla Romero respecto a esta práctica. Según el gobierno local -añade-, las nuevas cuotas obedecen a la necesidad de adecuarse al incremento de los precios públicos de las escuelas infantiles aprobado en febrero por la Junta de Andalucía, «si bien no adoptan ni los mismos tramos de renta, ni las mismas cuotas de bonificación», critica la representante de las familias. Mientras que la administración autonómica «amplía los tramos de bonificación para facilitar la conciliación y mejorar la educación pública en la etapa de infantil, Granada por contra reduce las bonificaciones y sube las cuotas» y lo hace, además, en un momento muy delicado por la situación de crisis provocada por el coronavirus, lamenta y pone un ejemplo comparativo práctico: mientras la Junta bonifica el 100% a familias que cobran alrededor de 800 euros al mes (hasta el 0,50% del IMPREM), el Ayuntamiento granadino cobraría a esas mismas familias 111 euros mensuales. En su caso, pasará a pagar 320 euros al mes «un precio similar al que pagaría en una privada». 

Renunciar a la plaza

Romero teme que muchas familias no tengan más remedio que renunciar a su plaza. «Estamos informando para que quienes lo hagan por este motivo aleguen que se debe a la modificación de precios», señala. 

El equipo de gobierno, con el que GranadaiMedia ha contactado para conocer su versión de los hechos, emplaza a esperar a una rueda de prensa que se celebrará esta misma semana para «dar las explicaciones pertinentes».

A la espera de estas explicaciones, las familias ya han movido ficha para que las cuatro escuelas infantiles dependientes de Granada Educa (Arlequín, Duende, Belén y Luna) no cierren sus puertas a los menores más desfavorecidos.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.