La conexión con Canarias cumple 20 años

El 9 de octubre de 1992 una delegación del municipio de Los Realejos, en Tenerife, viajó hasta Granada para firmar un acuerdo de hermanamiento con el barrio granadino, con la participación de Carlos Cano y Enrique Morente.

Placa conmemorativa del 500 aniversario del Realejo

Al entrar en la web del Ayuntamiento de Granada, encontramos páginas y notas sobre los hermanamientos oficiales de la ciudad con Friburgo, Aix-En Provence, Tetuán o Coral Gables. Pero falta uno, quizás el más ciudadano de todos, y que sigue sellado en una de las paredes más transitadas del barrio, en la plaza del Realejo. «Todavía algún realejero que visita Granada me llama desde allí para avisarme y recordarme que mi nombre está en una placa». El que habla al otro lado del teléfono, con una hora menos que aquí, es José Vicente González, ex alcalde de Los Realejos, en el Norte de la isla de Tenerife, recordando con algo de nostalgia aquellos días de 1992. La historia del hermanamiento entre aquel municipio de más de 30.000 habitantes y el barrio del Realejo en Granada cumple hoy, justo hoy, 20 años.

Placa conmemorativa del 500 aniversario del Realejo

Placa conmemorativa del 500 aniversario del Realejo. Foto: GranadaiMedia.

La placa que rememora aquellos dos días de intercambio vecinal cita también al entonces alcalde de la ciudad, Jesús Quero (PSOE). «Durante mi mandato nunca fui muy favorable a este tipo de hermanamientos, por el coste que supone. Aquellos también eran tiempos de crisis. Pero me llamó mucho la atención la voluntad con la que vino desde Canarias aquella delegación», explica. Quero recuerda la alegría con la que se vivió aquella jornada y la charla que tuvo con un amable alcalde canario en el bar Sota, justo enfrente.   «De todas formas, el que movió de verdad toda aquella historia fue Antonio Méndez«, añade, en referencia al que en aquel año era el presidente de la Asociación de Vecinos del Realejo-San Matías.

José V. González, en 1992.

José V. González, en 1992.

«Nosotros estábamos buscando pueblos con nuestro mismo nombre para hermanarnos con ellos, y para nuestra sorpresa encontramos este barrio de Granada», narra José Vicente González desde Los Realejos. En seguida contactaron con la asociación granadina, y plantearon un acuerdo desde el punto de vista cultural, que se materializó en cuanto se le dio el visto bueno en el pleno municipal de la localidad canaria. «Fue extraordinario, fueron muy amables con nosotros. Es maravilloso ver cómo gente que no se conocía de nada pueda generar tal compañerismo«, indica el ex regidor realejero, que se quedó enamorado de un barrio que descansaba al pie de la Alhambra. Uno de sus mejores recuerdos fue el de conocer a Carlos Cano y poder charlar un buen rato con el cantautor, que fue el encargado del pregón de aquel año tan importante para el barrio. «Recuerdo que él se sentía muy, muy del Realejo», subraya sobre el autor de ‘La murga de los currelantes’, que tiene una plaza a su nombre en la calle Varela. Los resultados de aquel hermanamiento aparecieron en la prensa local de aquel municipio, llamada ‘La voz de Los Realejos’, una edición bimensual, y dio pie a más artículos durante años siguientes.

«¿Y aún se acuerdan de mí? ¿Recuerdan mi nombre?», comenta sorprendido Antonio Méndez. Su nombre no aparece en la placa, pero fue el que buscó la oportunidad de celebrar la efeméride de los 500 años de la denominación del barrio del Realejo (1492) y unirla con el hermanamiento canario, que se materializó con firma en la sede de Emasagra en la calle Molinos. «Paco Ocaña (abuelo) les organizó una visita guiada a la Alhambra, pero no una normal. Él la conocía muy bien y les mostraba lugares que otros visitantes, en aquella época, no podían ver. Recuerdo que se hospedaron en el Granada Center. Enrique Morente cantó, creo que con Juan ‘Habichuela’, y lo hizo gratis. Como empezó a chispear tuvimos que pasar el concierto al cine Príncipe, en el Campo del Príncipe», comenta mientras marca el teléfono de José Vicente González, con el que no habla desde hace 20 años. «Ya me gustaría conocer Canarias, ya…», le dice ahora por teléfono ante lo que debe ser una invitación del ex alcalde de Los Realejos. Él nunca fue.

Una relación de ida y vuelta

Aquello no quedó en una simple visita. Antonio Méndez recuerda que un grupo de jóvenes del Realejo fue enviado a Canarias y que otro grupo de jóvenes realejeros visitaron Granada. Las relaciones se mantuvieron durante un tiempo, incluyendo la visita de la Unión Deportiva Realejos al estadio del Granada C. F., al jugar ambos equipos en la 2ª División B, grupo 4. En aquel momento, el capitán del equipo canario también se llevó una placa de recuerdo a las islas de manos de la que ya era nueva presidenta de la asociación, Carmen Nestares.

Carmen Nestares, Granada C.F., Realejos, Realejo

Carmen Nestares entrega una placa al capitán de U.D. Realejos, en 1993. Foto: Archivo del Ayuntamiento de Los Realejos.

Aquella visita deportiva fue menos… conciliadora. Fue el 14 de noviembre de 1993. Nada menos que un contundente 0-5 se llevó el Granada C.F. de aquella época (quién lo diría ahora que juega en Primera División y el U. D. Realejos está en la Preferente tinerfeña). En el partido en el que el equipo rojiblando fue visitante a la isla, en marzo del año siguiente, se saldó con un discreto 0-0.

Hoy, 20 años después de la colocación de aquella placa -a bastante altura, por cierto- los vecinos y visitantes del Realejo siguen pasando debajo de ella sin reparar en que, a 1.708 kilómetros de distancia, hay otros realejeros (o realejeños) canarios deseando recibir su visita, como si 20 años no hubieran pasado.

Comentarios en este artículo

  1. Madre mía, 20 años ya. Yo estuve allí. De hecho fue el día que conocí a Carlos Cano, que fue el padrino del acto. Por aquel entonces yo (¿cantaba?) en un coro rociero (todos tenemos un pasado). Se trataba del grupo de la Archicofradía de María Auxiliadora. Su director, Paco Cañas, era y es un hombre importante dentro de las tradiciones más añejas del barrio. Ensayábamos en la sede antigua de la Asociación de Vecinos, en el número 68 de la calle Molinos. El coro se implicaba mucho en cada uno de los actos que organizaba la Asociación (es más, apostaría que Cañas estaba en su junta directiva, cuya presidenta era Carmen Nestares). Sea como fuere, a mí me tocó subir al balcón de la casa que hay justo encima del Sota para apuntar con un cañón de luz haacia la placa, justo cuando Cano corriera la cortina y ‘lanzar’ por megafonía el ‘Granada’ de Agustín Lara. Todo muy entrañable y tal.

    Juanjo Ibáñez
  2. Gracias por comentar, Juanjo.

    Por cierto, gracias al periódico El Día (http://www.eldia.es) y al departamento de prensa del Ayuntamiento de los Realejos por la colaboración.

    Luis Arronte
  3. Saludos desde Los Realejos en Tenerife, tuve la suerte de estar ahí cuando el triunfo de la UD Realejos sobre el Granada, transmitiendo el partido para la emisora municipal de Los Realejos (Tenerife),Recuerdo gratamente el trato recibido por parte de los miembros de la AAVV de ahí, el frío a primera hora en la plaza luego la visita a La Alhambra y por la tarde en el partido de Futbol. Por cierto parece coincidencia pero aquí en Los Realejos también se celebra la festividad del Rosario, en una de las parroquias. Lo dicho saludos desde Tenerife.

    Domingo Pérez

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.