«Si no hay justicia, seré el próximo detenido»

vecinos edificio plaza rey badis asesinato

Numerosos vecinos rodeaban esta mañana el edificio del doble asesinato en plaza de Rey Badis.

La plaza de Rey Badis y todo el barrio tardarán en recuperar la normalidad tras el asesinato ayer a tiros de dos vecinos, padre e hijo, a manos, supuestamente, de otro vecino del mismo edificio. Un cordón policial ha mantenido toda la mañana acordonada la entrada del bloque, en el número 1 de la plaza.

Hasta allí trasladaron esta mañana los agentes de la Policía Nacional a Israel, el presunto homicida, a fin de efectuar el registro de su domicilio, en el que no sólo buscaban el arma del doble crimen, también parte del supuesto arsenal que se sospecha poseía. De momento no hay confirmación oficial sobre el hallazgo de la pistola, una Glock, según varios vecinos del barrio, que aseguran que «Isra la sacaba hasta para celebrar las victorias del Barça». Con todo, los agentes que intentan esclarecer el suceso sacaron al menos dos bolsas del interior del edificio.

A varias manzanas de allí, muy cerca de la Iglesia Nuestra Señora de La Paz, los allegados a la familia de las víctimas se iban concentrando a primera hora de esta tarde en la casa de un familiar. Serios, desencajados, sentados en el pequeño patio de la vivienda, intentaban buscar paz y fuerza para enfrentarse a la despedida de Joaquín padre y de Joaquín hijo, prevista para mañana jueves.

José Luis, hermano e hijo de las víctimas del doble asesinato en Rey Badis.

José Luis (i) conversa con vecinos junto a la casa donde aguardaban familiares y allegados de las víctimas.

José Luis, hijo y hermano de las dos víctimas y testigo de los hechos, recibía allí el pésame de vecinos del barrio que todavía no consiguen explicarse la tragedia. A pesar del historial de enfrentamientos de Israel con vecinos del barrio, con la familia Jiménez jamás había tenido ningún problema, asegura José Luis, que también vivía en el mismo bloque de apartamentos que su hermano y sus padres.

A José Luis todavía esta tarde no lo habían llamado para aportar su relato en la reconstrucción de los hechos. Pero hoy, una y otra vez, lo hizo para todo el que consiguió preguntarle.

Israel, el supuesto homicida, había pedido a Joaquín hijo que le guardara un aparato de TV. Luego supieron que había puesto una denuncia por robo en su domicilio a fin de cobrar del Seguro. Al parecer pidió a la primera de sus víctimas, contemporáneo con él y cuyos hijos solían jugar juntos, que le devolviera la tele. Joaquín lo hizo, pero entonces Israel, siempre según la versión de José Luis, empezó a reclamarle que «no mirara mal a sus hijos por ello».

Según relata José Luis, el supuesto homicida empezó a calentarse y él intervino y pidió a su hermano que entrara en casa. Para entonces, Israel, que al parecer en ese momento no iba armado, «reculó» al ver a los dos hermanos juntos, mucho más altos que él.

La tragedia se desató unos 15 minutos después. José Luis y Joaquín salieron de casa con la intención de ir a llevar a repar un teledirigido, cuenta el hermano de la víctima. Al escuchar el portazo, Israel salió detrás y para entonces ya llevaba el arma. «El tema de discusión no daba ni para dos guantazos, pero le dije que si quería lo arreglábamos en la calle», relata José Luis. Lo siguiente fue Joaquín hijo percatándose de la pistola, que apuntaba hacia su hermano, y, relata éste, «se abalanzó» sobre el supuesto homicida, que le descerrajó tres disparos.

Joaquín padre venía por las escaleras detrás de Israel, alertado por la discusión, y entonces el supuesto homicida se dio la vuelta y disparó al padre, que quedó malherido. «25 minutos tardó la ambulancia en llegar», se lamenta José Luis, que intentaba socorrer como podía a su hermano y a su padre.

La gran preocupación de José Luis es que el supuesto homicida encuentre una artimaña legal para librarse de la Justicia. Alude a que cuando ya estaba la Policía en el lugar de los hechos, pero aún no había subido al piso de Israel, él había entrado en su domicilio a buscar algo para taparse porque había echado su abrigo por encima al padre. «Entonces escuché un disparo», asegura, y se teme que fue en ese momento cuando el supuesto homicida puso la pistola en las manos de su hijo  y lo hizo disparar, «para inculparlo».

José Luis, como muchos vecinos del barrio, no se explica cómo Israel se ha librado de tantas y de tan gordas (incluido un tiroteo reciente a un coche con una ametralladora, según aseguran). «Hay que darle una oportunidad a la Justicia y se la voy a dar, pero si no hay Justicia, tengo claro que seré el próximo detenido», asegura.

Secreto del sumario

El Juzgado que se ha encargado del caso decretó este mismo miércoles el secreto del sumario. La información oficial empezará ahora a fluir a cuentagotas. Ello explica la reticencia de la Policía Nacional a confirmar si se ha dado con el arma homicida o no.

Aunque la familia de las víctimas sostiene que nunca habían tenido conflictos con ‘El caracoles’, algunas fuentes aseguran que existían viejas disputas. Incluso se especula con una denuncia que Joaquín padre habría interpuesto recientemente contra su supuesto homicida. Algo que desmiente José Luis. Son extremos que no se podrán conocer con certeza hasta que se esclarezca el caso.

(29/02/2012)

Comentarios en este artículo

  1. […] de las víctimas que fueron tiroteadas en un inmueble de la plaza Rey Badis, quien advertía de que “si no hay justicia, seré el próximo detenido”. Arantxa Asensión, en Granada Hoy, publica que un juez dejó en libertad al supuesto homicida hace […]

    con un Albaicín más peatonal | Granada despierta
  2. […] GranadaiMedia sus temores ante la posibilidad de que el supuesto homicida se libre de la Justicia. “Si no hay Justicia, seré el próximo detenido”, […]

    El supuesto homicida de Rey Badis tuvo un altercado previo con la Policía | GranadaiMedia

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.