Técnicos de Telefónica aparcan la huelga

telefónica

Concentración de los técnicos autónomos de Granada, frente a la sede de Telefónica en el Zaidín.

Los técnicos granadinos dependientes de contratas y subcontratas de Telefónica Movistar han aparcado la huelga indefinida que iniciaron el pasado 7 de abril, a la espera de una reunión con las compañías para las que trabajan como autónomos, Itete y Cotronic, principalmente.

Los alrededor de 40 afectados de la provincia mantendrán este 13 de abril un encuentro con ambas subcontratas para abordar una posible solución a la bajada salarial planteada por Telefónica en su último convenio. El paro indefinido se mantiene, de momento, en otras provincias españolas.

Autónomos dependientes de contratas y subcontratas de Movistar decidieron plantarse el pasado 7 de abril y luchar contra la continua precarización de sus condiciones laborales. El último acuerdo que la multinacional de telefonía ha planteado para sus empresas colaboradoras «rebajará un 25%» sus ya paupérrimos salarios, «reducidos en un 40% en años anteriores». De ahí que los afectados, obligados a echar jornadas maratonianas de entre 10 y 14 horas de lunes a domingo por menos de mil euros, optaran por levantarse y decir basta iniciando una huelga indefinida.

Granada se sumó al paro, que arrancó en Madrid una semana antes y se extendió a otras comunidades. Los algo más de 40 técnicos afectados de la provincia protagonizaron diversas concentraciones frente a la central de la compañía, enclavada en el Zaidín, en pro de una dignidad laboral perdida. Su intención era repetir a diario esta acción para reclamar tanto a Movistar como a Itete y Cotronic, las dos subcontratas para las que trabajan en su mayoría, la anulación del nuevo convenio, ante la rebaja de los baremos de pago que propone. Los empleados exigían, además, su incorporación gradual a la plantillas de las compañías, explicó Juan Mancilla, secretario del comité de empresa (COBAS), que denuncia la «precarización» del sector.

Exponentes de las duras condiciones de estos trabajadores son los «falsos autónomos» ligados a las contratas y subcontratas de Telefónica, explica uno de ellos a GranadaiMedia. En su caso, comenzó formando parte de la plantilla de Itete, pero lo dejaron en la calle por «una supuesta reducción de producción» que resultó no ser cierta. Esta excusa con pies de barro se desmontó en cuanto volvieron a requerir sus servicios, «pero como autónomo». «Si quería el trabajo debía hacerme cargo de tres pueblos, lo que supone 4.000 líneas de mantenimiento con disponibilidad 24 horas de lunes a domingo por 700 euros», explica este técnico, que debe financiar gastos de desplazamiento, vehículo propio y material acorde a las exigencias en prevención de riesgos laborales.

En los últimos cuatro años ha visto como su salario menguaba en un 40%, un recorte al que ahora plantean sumar otro 25% con el nuevo convenio propuesto por Telefónica. «Con esta rebaja ya no compensa seguir saliendo a la calle», lamenta este afectado, convencido de que no queda más que la unión de trabajadores como arma frente al miedo generalizado y la paulatina pérdida de derechos.

Coincide con él Mancilla, para el que resulta paradójico que Telefónica predique su intención de crear empleo, mientras lo precariza de forma paralela. Tanto el sindicato al que representa, COBAS, como la asamblea interprofesional de Granada, constituida para aglutinar distintas luchas laborales, respaldan el paro indefinido iniciado por los técnicos, que decidieron no seguir callados ante sus «penosas condiciones laborales».

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.