Huertos ecológicos para el autoconsumo

Los jóvenes siembran los primeros plantones en el IES Veleta.

El ruido del arado mecánico rompe el silencio de una calurosa tarde. Julia trata de dominarlo siguiendo las instrucciones de uno de sus compañeros, mientras el resto remueve la tierra con los amocafres y rastrillos. Pequeños chorros de agua escapan por unos segundos de la goma que conduce el riego por goteo, pulverizándose y dibujando, al contacto con los rayos de sol, refrescantes arcoíris en el patio del IES Veleta, donde se encuentran todos.

Los jóvenes siembran los primeros plantones en el IES Veleta.

Los jóvenes siembran los primeros plantones en el IES Veleta.

En este instituto del Zaidín empieza a tomar forma el huerto ecológico que unos 12 jóvenes cultivan desde hace más de dos semanas para su autoconsumo. Pronto empezarán a crecer los productos de temporada transformando este espacio rodeado de asfalto en un ‘vergel’ de tomates, pimientos y sandías, entre otros muchos cultivos, que plantarán “coincidiendo con los movimientos lunares”, cuenta uno de los labradores, afanándose en remover la tierra. “Aquí aprendemos unos de otros porque todos somos profanos en la materia. También el técnico del Punto de Información Joven del Zaidín nos asesora”, detalla.

La iniciativa, de hecho, parte de la concejalía de Juventud, que además de realizar los trámites necesarios para la cesión de la tierra, ha aportado los plantones, semillas y herramientas para el cultivo de estos huertos ecológicos autogestionados. El resto depende de los cuidados y la ilusión de sus más de diez hortelanos, a los que internet y las redes sociales sirven para organizar el trabajo y quedar con sus compañeros.

El grupo es “muy heterogéneo”, ya que trabajan en esta huerta “desde un estudiante de 15 años, el más joven, a docentes, informáticos o incluso arquitectos”, sostiene uno de ellos, en este caso profesor.

“Este tipo de iniciativas fomenta valores de sostenibilidad, solidaridad y trabajo en grupo, a lo que suma el hecho de poder cultivar tus propios productos. Se trata de una forma de participar en otro tipo de sociedad, de construir otro tipo de mundo a través de otro tipo de consumo”, refiere, por su parte Pepa, quien ya tuvo un huerto y ha querido sumarse a esta experiencia.

Huerto ecológico de autogestión en el IES Veleta.

Los responsables del huerto preparan la tierra antes de la siembra.

A su lado, Bea, estudiante de Biología, señala que le gustaría ampliar sus conocimientos sobre agricultura ecológica y poder alimentarse de sus propias hortalizas, “más saludables de las que pueda adquirir en cualquier supermercado”. También Julia, una psicóloga, se ha apuntado “para aprender cómo se cultiva un huerto”.

La experiencia de Antonio, productor audiovisual que ya ha trabajado en viñedos ecológicos de La Mancha, servirá de ayuda al resto. El joven destaca el hecho de “poder autoabastecerse en la ciudad y desprenderse de patrones impuestos”. En su opinión, este tipo de proyectos sirve para concienciar de la necesidad de producir en ecológico “frente al uso de pesticidas o transgénicos”, a lo que une la posibilidad de que el ciudadano tenga más control en sus propios alimentos.

Hay que tener en cuenta, al respecto, que sólo 10 empresas controlan 95% del mercado mundial de semillas comerciales, mientras hace tres décadas había 7.000. De este porcentaje, los transgénicos representan 21%, cuenta el Grupo ETC (colectivo de acción sobre la erosión, la tecnología y la concentración). España sigue siendo, además, líder en la Unión Europea en el cultivo de semillas genéticamente modificadas al concentrar un 68% de los cultivos transgénicos de la UE, denuncia SAT.

La iniciativa fomenta valores de sostenibilidad, solidaridad y trabajo en grupo, a lo que suma el hecho de poder cultivar tus propios productos

Conscientes de los efectos nocivos de estas variedades y los pesticidas en la salud y el medioambiente, estos jóvenes apuestan por el cultivo en ecológico para proteger la biodiversidad y la naturaleza, con la que desean “estar más en contacto”, afirma Silvestre. El huerto le ayuda a quitarse “el estrés de la oficina”, sostiene. Su hermano Javi, el más joven del grupo, también se ha apuntado a este oasis para librarse de tanto cemento y aprender de la tierra.

La idea de crear huertos urbanos surge en 2008, después de que el coordinador del Punto Joven de Marqués de Mondéjar planteara la idea de ceder para su cultivo y cuidado un espacio del que Mantenimiento de Jardines no podía hacerse cargo en Ronda, cuenta Fátima Poza, técnico de la concejalía de Juventud.

Huerto ecológico en el IES Veleta.

Los participantes aprenden juntos a cultivar en ecológico.

La colaboración con el eco-parque del polígono El Florío resultó “esencial para poner en funcionamiento el proyecto”, del que se hizo la primera convocatoria para que se inscribieran los interesados. “Se organizaban charlas para que los jóvenes aprendieran y pudieran hacerse cargo del terreno, que pronto se quedó pequeño ante la avalancha de solicitudes en años posteriores”, detalla la técnico.

“Eso nos dio pie a abrir otro espacio en Los Pajaritos”, prosigue Fátima, quien concreta que debido al incremento de inscripciones se plantea el modelo de autogestión actual, “con el que los propios usuarios se organizan y coordinan para trabajar la tierra bajo el seguimiento de la concejalía de Juventud, que ofrece el material necesario”.

El huerto del IES Veleta ha sido el último en abrir para tratar de cubrir la incipiente demanda. Para su puesta en marcha se contactó con la dirección del centro, que ya realizaba plantaciones en el patio aprovechando los conocimientos de su conserje en materia de agricultura ecológica. “Inicialmente los alumnos contribuían a su cuidado como castigo por mal comportamiento y, más tarde, por gusto”, relata Fátima.

Este proyecto sirve para concienciar de la necesidad de producir en ecológico frente al uso de pesticidas o transgénicos

La disponibilidad del instituto ha hecho posible una nueva convocatoria para los cultivos de verano. Los nuevos ‘gestores’ del huerto podrán usufructuarlo tanto tiempo como deseen. “Siempre les suelo decir que ellos abandonarán el huerto antes de que el huerto los abandone a ellos. Normalmente acaban teniéndolo que dejar por motivos laborales”, señala la técnico.

Juventud busca otros terrenos para atender la demanda, ya que incluso existe lista de espera. Además, se pretende crear una red entre los tres huertos existentes para que se asesoren si lo necesitan y se creen sinergias. Con esta idea se estudia promover una fiesta de fin de temporada en la que participen sus responsables –más de 30 en total– y se degusten algunos de los productos que han recogido, indica Fátima.

Huerto ecológico en el IES Veleta.

Para el cultivo de los terrenos se emplean técnicas de agricultura ecológica.

Según explica, “la concejalía también está en contacto con algunas asociaciones y colectivos de cada barrio para que el proyecto sea intergeneracional, entre en contacto con la dinámica de cada zona y los jóvenes puedan aprender de otros”.

Información útil:

Los interesados en participar en nuevas convocatorias de los huertos ecológicos de autogestión pueden escribir a la siguiente dirección de correo: fatimapoza@granada.org

(25/06/2012)

 

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.