Los vecinos de las cuevas apagan un incendio

Un incendio declarado este mediodía en el cerro de San Miguel Alto, en el Albaicín, ha alarmado a los vecinos de las cuevas que, con ayuda de cubos y mangeras, han logrado sofocar las llamas. Los residentes denuncian la falta de limpieza.

Cuevas de San Miguel Albaicín incendio

Un incendio, cuyas causas se desconocen, ha alarmado este mediodía a los vecinos del cerro de San Miguel alto que se han visto obligados a sofocar las llamas con cubos y mangeras domésticas para evitar que el fuego se aproximara a sus cuevas.

Las llamas han afectado a la zona baja del cerro del Aceituno, en torno a 2.000 metros cuadrados del terreno más próximo a la Cruz de la Rauda, un lugar que no había sido desbrozado por las autoridades municipales, según denuncian los residentes en la zona. Los vecinos aseguran que la empresa Inagra sí había limpiado este verano la parte más cercana a las esceleras de granito por las que se sube a la ermita de San Miguel, pero no el abandante matorral que crece con las lluvias y que ahora está seco.

Una de las mujeres que viven en las cuevas precisó que sobre las 15:30 horas se avistó humo en la zona próxima a las escaleras y de inmediato las llamas se extendieron por el cerro con la ayuda del viento. Los propios residentes del cerro y de Cuevas Coloradas se organizaron con mantas, mangueras y cubos de agua a la espera de la llegada de los bomberos, que apenas tuvieron que intervenir gracias a la rápida actuación de los afectados.

Los bomberos desplazaron al lugar un vehículo grande que aparcó en la ermita de San Miguel alto, dada las dificultades de acceso por la Cruz de la Rauda desde la calle San Luis, según informó un portavoz del Cuerpo de Bomberos. En caso de que hubiera sido necesaria su intervención hubieran desplegado una mangera desde lo alto.

Entre los residentes de las cuevas hay malestar por el abandono del paraje y la falta de limpieza. Se trata de una zona donde el Ayuntamiento reclama la propiedad de buena parte de las cuevas, algunas de las cuales desalojó en marzo con ayuda policial, si bien a las pocas horas se ocuparon de nuevo. Esta circunstancia lleva a pensar a más de un ‘cuevero’ a que el abandono es premeditado y busca la salida de los ‘okupas’.

Además de los hierbajos secos que en verano entrañan peligro, en algunas zonas son visibles las botellas de cristal. También hay residentes que denuncian tomas ilegales de electricidad que originan cortacircuitos.

Lo cierto es que en los últimos años se vienen produciendo incendios en el cerro. El año pasado hubo dos en apenas mes y medio, uno de ellos de cierta gravedad al originarse de madrugada.

(31-7-2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.