Incendio en Julio Moreno Dávila

Bomberos, incendio en Julio Moreno Dávila con Sánchez Cotán

Los Bomberos acuden a sofocar el incendio. GiM

Un incendio declarado en el edificio que hace esquina en Julio Moreno Dávila con Sánchez Cotán (ver ubicación) obligó a intervenir a los Bomberos, a la Policía Nacional y a un equipo de Emergencias Sanitarias. El fuego, que al parecer se originó en el cuadro eléctrico de uno de los apartamentos del quinto piso, causó una gran humerada que alertó a los vecinos. Fueron ellos los que dieron la voz de alarma y avisaron al 112 y a los propietarios del inmueble, que se encontraban fuera en esos momentos.

Los propietarios del piso son los padres de Chari, una veterinaria muy conocida en el barrio y que fue la primera en llegar «porque estaba más cerca que mis padres». Una vez controlado el incendio, subieron a comprobar los daños. Un portavoz de los Bomberos explicó a GranadaiMedia que los daños fueron menores, debido a la pronta actuación. Los efectivos de las dos dotaciones que se trasladaron, después de extinguir el fuego, ventilaron el piso y la escalera ante la acumulación de humo.

Un equipo de Emergencia asiste a un vecino con una crisis de ansiedad

Un equipo de Emergencias atiende a Justo, que inhaló humo y tuvo una crisis de ansiedad.

Fue el humo precisamente lo que provocó una crisis de ansiedad a Justo, otro vecino del edificio cuya presencia es habitual en los bajos del edificio. Él vive en la séptima planta del inmueble, y al ver la humareda quiso subir a por sus hijos, que estaban en esos momentos en casa. Su obesidad y el humo acumulado en las escaleras hicieron el resto y no lo dejaron pasar del tercero. Fue necesario llamar a un equipo de Emergencias Sanitarias que lo atendió en el lugar. Sus niños estaban a salvo con otra vecina que los había rescatado ante la alarma desatada por el incendio.

«Justo, esto es una cárcel. Vendemos y nos compramos una casa, que tiene salidas», decía su mujer cuando ya el susto había pasado. Algo que corroboraba Luis Miguel, otro de los vecinos, que perdió hace poco un hijo en un accidente y se puso a recordar «las desgracias» acontecidas en este edificio ubicado en el Polígono de Cartuja, a espaldas de la comandancia de la Guardia Civil. «Es para vender y marcharse», sentenciaba.

(20/09/2011)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.