De cómo neutralizar el descontento

El nuevo alcalde del barrio, Juan García Montero, propone crear un grupo de trabajo con los vecinos de la plataforma SOS Albaicín para abordar la problemática de la peatonalización. Los vecinos se muestran escépticos y le hacen saber que no quieren más «mentiras».

García-Montero

Juan García Montero dijo estar «ilusionado» por ser el nuevo alcalde de barrio del Albaicín.

El concejal de Cultura y portavoz del equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Granada, Juan García Montero, tomó el jueves posesión de su cargo como nuevo presidente de la Junta de Distrito Municipal del Albaicín. Sus primeras decisiones como alcalde de barrio no se han hecho esperar.

De momento ya ha anunciado que cambiará el modelo funcionamiento de las reuniones vecinales para evitar que los asistentes hagan la «guerra por su cuenta» en un intento -dice- de «no perder el tiempo y ser más eficaces» a la hora de tratar los problemas del barrio. Algunos de los presentes vieron en ello una maniobra para neutralizar las voces descontentas. Lo que parece que disuelve son los grupos de trabajo con los representantes de las asociaciones de vecinos y los partidos de la oposición que se convocaban con antelación a la asamblea abierta al público.

El propio concejal del PP confesaba al numeroso público asistente que un conocido le había dado el pésame antes de tomar posesión de su cargo. Aludía, sin duda, al ‘marrón’ de lidiar con los vecinos molestos por los cambios en la movilidad del barrio y que se han dedicado a bombardear con preguntas y quejas repetitivas en las reuniones celebradas en los últimos nueve meses. Para tratar de desactivar el enfado que existe entre los integrantes de la Plataforma SOS Albaicín, el concejal propuso crear un grupo de trabajo reducido que estudie la problemática que ha generado la retirada del transporte urbano por la Carrera del Darro y el cambio de sentido por San Juan de los Reyes.

Juan García Montero: «Si me pongo en el pellejo de los que viven allí, seguro que pensaría de otra manera»

También quiere abordar en privado -con los representantes vecinales y los afectados directos de los problemas- otros asuntos de complicada solución como son el vallado del Huerto del Carlos o el desalojo de las cuevas del cerro de San Miguel, si bien la movilidad ocupa el primer lugar en el capítulo de prioridades, según manifestó el dirigente popular.

«Estoy absolutamente de acuerdo en que es el principal problema». «Si me pongo en el pellejo de los que viven allí, seguro que pensaría de otra manera». Son algunas de las frases pronunciadas por el concejal de Cultura. Cualquiera que no haya asistido a los últimos plenos en el Ayuntamiento de Granada, donde el PP ha tumbado los numerosos guiños del PSOE a los vecinos contrarios a las medidas de tráfico adoptadas en el bajo Albaicín, pudo pensar ayer que García Montero parece comulgar más con las tesis de los vecinos que de su propia compañera de gobierno, Telesfora Ruiz.

En cualquier caso hubo quien se mostró escéptico. Antonio Jiménez, vecino de San Juan de los Reyes, fue contundente: «Discúlpeme, pero no me creo nada. Llevamos jodidos nueve meses y estamos hartos de promesas incumplidas. No queremos ni falsas promesas ni más mentiras».

Atención personalizada

Otro de sus medidas efectistas ha sido la de inaugurar el servicio de atención personalizada para estudiar soluciones a problemas de particulares, una fórmula que ha encontrado la reticencia de algunos vecinos, al igual que las ‘terapias’ de grupo. Hubo quien puso reparos a los cambios en el modelo de participación de las juntas de distrito.

César Rodríguez, vecino de San Juan de los Reyes, le hizo saber al concejal que «no se puede hurtar el carácter de foro ciudadano» que tienen las reuniones vecinales. Con reservas también se lo tomó el concejal socialista Miguel Ángel Fernández Madrid, preocupado ante la posibilidad de que la atención personalizada sirva para silenciar los asuntos públicos. En el mismo sentido se pronunció la exsenadora socialista y vecina del Albaicín, María Izquierdo, quien mostró su temor a que «se menoscabe la transparencia de las JMD».

Juan García Montero insistió en que los cambios son de «sentido común». «No es una cuestión de que yo quiera acaparar algunos temas para impedir que sean conocidos, se trata de agilizar la solución de los problemas no de ocultarlos«, argumentó el concejal.

La próxima cita tendrá lugar el miércoles 28, día en el que se reúna el concejal y una comitiva de Plataforma SOS Albaicín para abordar la problemática de la movilidad en el barrio. Sostuvo García Montero que, si se logra consensuar una propuesta de cambio, se llevará a la Junta Municipal de Distrito para que cuente con el aval de los vecinos y pueda trasladarse al pleno municipal. El tiempo dirá si existe disposición para asumir las propuestas de la plataforma vecinal.

(23-11-2012)

Comentarios en este artículo

  1. Siempre Gracias Alvaro por tu articulo.
    Y creo que lo peor está por venir… con el nombre de «Plan de Movilidad» aquí nos quitarán la parada de los Tristes y la de Plaza nueva….
    Y no quedaremos más jodidos aún!!

    antonio joio
  2. No os fiéis de Juan García Montero, es especialista en mentir, solo hay que ver lo que ha hecho y está haciendo con los vecinos del Zaidín y su Biblioteca de las Palomas, mintió desde el principio hasta ahora.

    luis

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.