Más de un año pidiendo una cita…

Santa Adela vuelve a exigir una reunión con el gobierno local en la junta de distrito de enero. Vecinos y PSOE denuncian el «incumplimiento» de las obras que se recogen en los presupuestos del barrio y critican la «falta de limpieza» en el Zaidín, pese al refuerzo contratado gracias al decreto contra la exclusión social.

junta distrito zaidin

Momentos antes del inicio de la junta de distrito de enero.

Para los vecinos de Santa Adela reunirse con los responsables del gobierno local se ha convertido en misión imposible. Hace más de un año que reclaman una cita, pero su petición siempre cae en saco roto. Pese a su escaso éxito, este 15 de enero volvieron a intentarlo, aprovechando una junta de distrito en la que la falta de limpieza del Zaidín, pese a los refuerzos contratados a través del decreto contra la exclusión, y el «incumplimiento» de las obras fijadas en los presupuestos centraron el debate.

Durante el encuentro, los residentes de Santa Adela hicieron balance de la reunión que promovieron en diciembre con todos los grupos políticos y en la que solo estuvo presente la oposición. El gobierno local ya avisó de la imposibilidad de acudir a la cita, que solicitó posponer. Sí apareció por el barrio el día fijado, sin embargo. Sus motivos, eso sí, fueron otros: la inauguración de una rotonda.

«No podíamos cambiar de fecha, como exigía el PP, porque ya estaban todos avisados. No obstante, de esta reunión surgió un foro de debate con voluntad de continuidad para buscar soluciones» a la paralización del plan de reforma de esta barriada, explicaron Mari Carmen Ariza y Francisco Cortés, integrantes de la plataforma de Santa Adela. El colectivo solicitó nuevamente la presencia del alcalde, Pepe Torres Hurtado, y la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, en la próxima reunión, aún por fijar, así como una visita a esta zona del Zaidín para «comprobar el estado de las viviendas».

Las obras que nunca llegan

Mención aparte tuvo la inclusión de Santa Adela en los presupuestos destinados al Zaidín en 2014. El proyecto aparece sin consignación en las cuentas de Urbanismo o Emuvyssa y supeditado a la aportación proveniente del plan andaluz de vivienda, según hicieron notar la asociación de vecinos Zaidín Vergeles y el grupo municipal socialista.

El alcalde de barrio, Antonio Granados, resaltó la falta de recursos para esta reforma. Según señaló, solo la tercera fase puede costar «entre 28 y 40 millones», de ahí que se busque financiación de otra administración. «El Ayuntamiento pudo ejecutar las dos primeras fases porque estábamos en otra época. Entonces las torres de construcción crecían como margaritas en el campo. Pero la crisis nos ha dejado sin dinero ni capacidad de endeudamiento», subrayó Granados, que dejó clara, sin embargo, la voluntad de «mantener el proyecto», de ahí su inclusión «por escrito» en los presupuestos.

Granados: El Ayuntamiento pudo ejecutar las dos primeras fases [de Santa Adela] porque estábamos en otra época. Entonces las torres de construcción crecían como margaritas en el campo

La edil del PSOE Ana Muñoz recordó que el Zaidín es el distrito donde menos se ha invertido junto a la Chana. «Solo se han llevado a cabo dos obras de las doce recogidas en los presupuestos de 2013», incidió la concejal, para la que no hay más que echar un vistazo a las cuentas de años anteriores para constatar que las prioridades vecinales se repiten año tras año. Muñoz aclaró, además, que muchas de las actuaciones previstas para este año son arreglos de calles que, según el Ayuntamiento, se incluirán en el plan de asfaltado, cuya dotación se reduce a 100.000 euros para toda la ciudad, con lo que «estas peticiones irán a la papelera», lamentó.

La edil socialista exigió, cambiando de asunto, una «mayor coordinación» entre Mantenimiento, Inagra y el personal contratado a través del decreto contra la exclusión para evitar la «falta de limpieza» en el barrio, pese al refuerzo. Momentos antes de su intervención, el presidente de la asociación de vecinos del Zaidín, Antonio Ruiz, incidía en este mismo problema. A pesar de que se han destinado «200 operarios para limpieza y jardines en el Zaidín, «el distrito sigue sucio» porque «nadie da instrucciones a estos trabajadores».

El público mostró, en esta línea, sus suspicacias sobre la posibilidad de que Inagra haya reducido sus contrataciones, aprovechando este refuerzo externo.

(16/01/2013)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.