La ciudad de los niños

La Ciudad de los Niños es un centro educativo y residencial de carácter privado-concertado dedicado a la educación de niños y adolescentes que presentan dificultades sociofamiliares.

ciudad de los niños

Está en segundo de ESO, pero en ocasiones da clases de Educación Física a los ‘pequeños’ de Primaria. Lo hace con la tutorización de su profesor, que le ayuda en la programación y lleva a cabo un seguimiento de su aprendizaje. Contribuir en la formación de los más pequeños y ejercer como monitor le ayuda a asumir un rol de adulto y a obtener un reconocimiento que en su larga lista de fracasos nunca ha tenido lugar. Ya tiene una responsabilidad y los demás valoran su trabajo. Los más pequeños lo quieren y se sienten protegidos por él.

ciudad de los niños

Vista del patio de la Ciudad de los Niños

 

Así funciona el Programa de Motivación a través de la Participación, uno de los muchos planes que se aplican en la Ciudad de los Niños, un centro educativo y residencial de carácter privado-concertado fundado por los Hermanos Obreros de María y donde la educación de niños y adolescentes que presentan dificultades sociofamiliares es la prioridad.

“Este programa se aplica cuando el joven debe cambiar desde dentro: su autoestima, su confianza, su modo de relacionarse…”  Así lo explica la directora del centro educativo, Paqui Archilla, que destaca que los programas de intervención trabajan la responsabilidad, la participación y la autoestima. Para que este sistema tenga éxito, es fundamental que cuente con prestigio social. “Suele haber dos monitores por aula, y todos quieren serlo porque eso significa hacer un trabajo ‘de adultos’  que saben que van a hacer bien y por el que van a recibir un reconocimiento que nunca han tenido”, apunta Archilla.

Equipo directivo de la Ciudad de los Niños

El secretario, Manuel García (i), la jefa de estudios, María Pérez de Navarro, y la directora, Paqui Archilla (d)

No es fácil, sin embargo, compaginar estas actividades con los programas académicos tradicionales. “Si un alumno monitor pierde una hora de Plástica, por ejemplo, debe comprometerse a hacer el trabajo de esa asignatura en su tiempo libre”. Lo curioso es que, aunque implica un esfuerzo extraordinario, son muchos los que quieren ser monitores.

Según explica la directora, este programa ha contribuido a evitar los problemas de acoso y extorsión a otros menores. “Los monitores protegen a los más pequeños, y éstos los adoran porque son quienes les dan clases de materias que les gustan. Eso hace que el monitor cambie su rol y se sienta bien”.

Y es que la Ciudad de los Niños es un centro educativo  y residencial orientado, precisamente, a que los niños ejerzan su derecho a serlo desde la seguridad, la confianza y el crecimiento en valores. Y éste no es el único programa que se aplica para garantizar ese desarrollo en armonía y contrarrestar, de algún modo, los obstáculos que ponen en el camino la desestructuración familiar o los problemas socioeconómicos.

“En la enseñanza obligatoria atendemos a niños cuyas familias tienen, sobre todo, problemas económicos o sociales, derivados, en su mayoría, de los Servicios Sociales Comunitarios“, explica Paqui Archilla. Las necesidades, sin embargo, van cambiando con los tiempos, y “cada vez llegan más adolescentes con problemas de conducta que proceden de familias muy normalizadas”, añade.

“Las conductas se evalúan con puntos. Es una forma de hacer que el instrumento de control sea lo más objetivo posible”

El centro educativo ofrece Educación Infantil, Primaria y Secundaria, Ciclos Formativos y PCPI. Los alumnos externos que así lo requieren disponen, además, de un Centro de Día donde permanecen realizando actividades hasta media tarde. El trabajo con los jóvenes se realiza a partir de la organización y la implicación de las distintas partes. Así, a través del Programa de Compensación Educativa, se trabaja con las familias e instituciones sociales para responder de forma individualizada a las necesidades de cada niño. “La familia juega un papel fundamental en este proceso, por eso hay un contacto permanente con ellas”, apunta Paqui.

De los alumnos de enseñanza obligatoria, el 50% son externos y el otro 50% internos. Estos últimos vienen derivados, en algunos casos, de Protección de Menores (no demasiados), o son mayores de 18 años (extutelados) o forman parte de la Escuela Hogar (la mayoría), un programa que permite que los menores completen su etapa escolar en el centro haciendo uso de los servicios de alojamiento y comedor de lunes a viernes y con actividades complementarias.

La metodología que se aplica requiere un trabajo en equipo de todo el profesorado. Entre sus programas, figura el llamado Agrupamiento Flexible, que consiste en que el alumno dedique determinadas horas del día, bien dentro o bien fuera del aula, a trabajar de acuerdo a su nivel curricular.

Ciudad de los niños

Vista parcial del patio de la Ciudad de los Niños

También se desarrolla un Sistema de Puntos, especialmente en el primer ciclo de Secundaria, cuyo objetivo es acompañar al alumno respaldándolo y, al mismo tiempo, exigiéndole. Se parte de dos normas básicas que el niño debe cumplir: acabar el trabajo y respetar (a los demás, el mobiliario, a sí mismo…). Las conductas se evalúan con puntos. “Es una forma de hacer que los instrumentos de control sean lo más objetivos posibles”, matiza la directora. Asimismo, cada aula dispone de un diario de clase donde se apunta si hay algún comportamiento negativo destacable.

En el momento en que se inicia la tutorización del menor y de la familia las partes deben firmar un Contrato de Compromisos. En él entran en juego el niño, que se compromete a terminar el trabajo y a respetar; la familia, que debe ejercer determinado control en el tiempo libre de su hijo; el profesor, que deberá mantener informada a la familia, así como respaldar al menor en el proceso; y el educador, en los casos en que el niño es interno.

Para todo ello, hay dos herramientas que son fundamentales: la tutoría compartida, en la que participan dos profesores por cada grupo, y la agenda escolar, que además de recoger el contrato de compromisos y la normativa del centro, funciona como un instrumento de valoración semanal y de comunicación diaria entre los docentes y las familias. “En la agenda se recogen tanto los avances como los comportamientos negativos”, declara Paqui Archilla. La rellena el profesor y los padres -o los educadores en el caso de los internos- deben firmarla. En ella se detalla, además, la suma de puntos, que es resultado de la evaluación de la puntualidad, el cumplimiento de los deberes, el comportamiento, etc.

Todo este entramado orientado a ayudar a los jóvenes con problemas funciona por la ilusión y la dedicación de los profesionales que trabajan junto a los niños. Docentes, educadores, psicólogos… constituyen un equipo en formación constante, gracias al cual muchos de estos niños encuentran un camino y un apoyo para alcanzar un futuro mejor.

Comentarios en este artículo

  1. El tema es apasionante y su seguimiento muy interesante. Enhorabuena.

    antonio
  2. En primer lugar,mandar un fuerte abrazo a todos los hermanos y profesores de un antiguo alumno.A sido un momento muy especial leer este articulo y retroceder 36 años de mi vida, y observar que se rigen por los mismos valores que teniamos entonces la ´´familia´´ que era como estavamos organizados y los ´puntos´´ ohu..y lo dicho alli aprendi no solo a estudiar sino a respetar. Gracias Hermanos .Gonzalo,Fernandez,Jimenez,Medel bueno a todos pues la memoria no me deja acordarme de momento pero para mi todos especiales,espero algun dia poder volver y pasear por esos rincones…un fuerte abrazo para todos.

    Francisco Lopez Gonzalez
  3. Pase 10 años conocí al hno Carlos y a tantos hnos que pasaron por el centro lo que soy en parte se lo debo a ellos me acuerdo del hno Jiménez que se encargaba da de los pequeños entre ellos yo cuando entre cuantos amigos que hice y que no volví a ver y una mención especial a la sea.angustias una mujer muy especial para todos los niños necesitados de cariño y que ella supo dar a todos que por algún motivo u otro estábamos separados de nuestros padre descanse en paz una persona tan maravillosa

    jose manuel
  4. Estuve allí gran parte de mi Infancia y me acuerdo perfectamente de la señorita angustias, puri, paqui que nos daba preescolar y de todos los hermanos, El hermano Pedro, Carlos, Martin, Jimenez, de esas tardes tan fantasticas que pasabamos en los talleres de carpinteria o jugando al futbol en los patios de atrás o (robando el maiz y fumando donde estaban los novicios jejeje) ahora puedo dedir y AGRADECER DE TODO CORAZON A TODOS ELLOS POR HABERME INCULCADO LOS VALORES DE LA FAMILIA EL ESFUERZO Y EL TRABAJO, VALORES QUE HOY EN DIA YO LES INCULCO A MIS HIJOS Y QUE ME HAN HECHO HOY UNA PERSONA MEJOR. UN GRAN SALUDO A TODOS Y MI MAS SINCERA ENHORABUENA POR SEGUIR CONSERVANDO ESOS MISMOS VALORES.
    DESDE FRANCIA UN EX ALUMNO QUE SIEMPRE OS RECUERDA

    Francisco Antonio Martinez Tello
  5. hola ciudad de los niños soy saida espero k hos valla bien y kiero k sepais k hos echo de menos y k mañana hos voy a ver espero k lo escucheis todos adios guapos

    saida del pino reyes ojeda
  6. Estuve en el colegio en la calle s de los reyes en sta Inés . 3 años en 1965 mi tutor fue el he mano Ignacio muy forofo del Madrid .me acuerdo de alguno hermano José Maria chaveta parra .quisiera encontrar a un compañero Antonio t reviso un abrazo atodos

    cristobal
  7. Es tube 11 año en el colegio de san juan de los relés y me acuerdo mucho de todos ermanos Carlos ermanos paras ermanos montes ermanos aránda er pedrosa er chacon er jose Antonio er checa cosienero juan conchita madrepura er escobas í qiero manda un abraso paratodos meacuerdos de pepe el gordo del abuelo delos ermanos Antonio y anaclero ferre cabrerizo

    Jose

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.