La mujer, entre sonrisas y lágrimas

Día Internacional de la Mujer en el Zaidín

Elisa comparte con las asistentes su historia.

La mayoría de los pobres del mundo son mujeres. Por lo general, cobran menos, tienen empleos menos seguros y salarios un 17% más bajos que los de los hombres. La violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia mundial. Entre el 15 y el 71% denunciaron violencia física o sexual de parte de sus cónyuges o compañeros sentimentales… Son algunos datos extraídos de la entidad de las Naciones Unidas Onu Mujeres en 2010.

Alrededor de una treintena de vecinas del Zaidín se reunieron ayer en el centro sociocultural de adultos para poner rostro a las historias que encierran estos dramáticos datos entre ‘Sonrisas y Lágrimas’, como bautizaron la experiencia.

Durante la jornada, con la que ha arrancado la semana de actividades dedicada al Día Internacional de la Mujer, las asistentes relataron los obstáculos que han tenido que superar por el mero hecho de nacer mujeres. A estos problemas se unen otras adversidades cuando se añade el hecho de ser inmigrante.

Tras la charla, las asistentes compartieron un aperitivo.

“Era enfermera en Senegal, pero conocí a un español y me casé con él. Cuando vinimos me prohibió trabajar. Me mentía diciéndome que mis papeles no se podían arreglar para conseguir un contrato. Sin embargo en mi cultura es necesario ayudar a la familia. Por eso debía encontrar un empleo para enviar dinero a los míos”, contó Sylvie, sin perder el humor. “Negra soy, pero no tonta”, ironizó en referencia a los continuos engaños de su hoy expareja.

Como Sylvie, que trabaja como peluquera en la actualidad, Zoila tuvo que abandonar su país natal, Ecuador, aunque en su caso para huir de un hogar roto por la violencia machista. “Mi marido me maltrataba. No me dejaba trabajar ni asomarme a la ventana de mi casa. Separarme con dos niños y sin empleo era muy complicado”, narró con las palabras entrecortadas por las lágrimas. Resulta imposible recordar el pasado de aquella niña que tuvo que hacerse adulta a los nueve porque acababa de quedarse huérfana sin renunciar al optimismo que hoy día la caracteriza, reconoció.

Charla 'Sonrisas y lágrimas', en el centro sociocultural de adultos.

“Los primeros meses en España fueron horribles. Lo que peor llevé fue separarme de mis hijos. Tenerlos que dejar allí”, señaló Zoila, que caminaba a diario desde Otívar, donde residía entonces, hasta Almuñécar para encontrar trabajo porque “no tenía dinero para el autobús”.

Aunque tras mucho esfuerzo encontró un empleo en una casa, el dolor que encerraban sus muros la hizo revivir su propia historia. “La mujer que me contrató tenía 80 años y también era maltratada. Me volqué con ella para ayudarla y cuando murió fue como perder por segunda vez a una madre”, lamentó esta vecina del Zaidín, que tuvo que superar otro dramático episodio a consecuencia de este trabajo. “El marido intentó abusar de mí. Aunque inicialmente me callé para proteger a su esposa y por mis hijos, al final tuve que contarlo”, recordó Zoila, que pudo pasar página e incluso «perdonarlo sin guardar rencor» por lo sucedido.

Tan dolorosos como los maltratos son los prejuicios «fruto del desconocimiento o la ignorancia». No solo impiden ver a las personas, sino que pueden llegar a estigmatizarlas, reseñó Malika, que dejó hace 30 años Marruecos. Aunque en Granada le han abierto los brazos “hay gente que no sabe nada» de su cultura, lamentó. «Muchos piensan que los musulmanes somos malos. También ven el islam de forma negativa. Pero se equivocan. El islam es muy abierto con otras religiones. Todos somos iguales dentro de nuestras diferencias”, afirmó.

A la experiencia de Malika sucedieron los emotivos relatos de Elisa, Khadi, Satou, Toñi, Yolanda… historias de superación con las que todas han “llorado y reído juntas”.

(06/03/2012)

Comentarios en este artículo

  1. […] están levantando una semana en femenino en los barrios de Granada. En el Zaidín ayer tuvimos testimonios valiosísimos de mujeres inmigrantes, y en la Chana el Grupo Motor (600 socias) movilizó a las vecinas para una exposición dentro de […]

    en obras y pre-elecciones | Granada despierta

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.