El tráfico del Realejo y la LAC

La concejal de Movilidad explicó en la Asociación de Vecinos las ventajas de la próxima Línea de Alta Capacidad y las novedades en las líneas por el Realejo. En el debate surgieron los buses hasta arriba que no paran y el atasco diario de la calle Molinos.

Telesfora Ruiz, Asociación de Vecinos del Realejo, LAC, C3 de Rober

Telesfora Ruiz, ayer en la Asociación de Vecinos del Realejo. Foto: GranadaiMedia

«Verán como cuando funcione les va a gustar», anticipó ayer la concejal de Movilidad del Ayuntamiento, Telesfora Ruiz, ante los más de 50 vecinos que dejaron sin sillas libres la sala de la Asociación de Vecinos del Realejo. A su lado, en la mesa, la presidenta del colectivo recientemente reelegida, Piedad Cardenete, hacía de anfitriona y el coordinador municipal de movilidad, Jesús Muñoz, de apoyo técnico y didáctico. La misión no era sencilla: explicar a los vecinos de este barrio en qué consiste la innovadora LAC (Línea de Alta Capacidad), cuáles son sus ventajas y cómo será la nueva distribución de los autobuses públicos, que entrará en funcionamiento en menos de tres meses. La ocasión, que incluía turno de preguntas, acabó también llegando a los lugares comunes que en materia de tráfico preocupan al barrio, que son dos (parking al margen): el funcionamiento deficiente de las líneas actuales y el conocido y clásico atasco de mediodía, a la hora de la salida del trabajo y de los colegios, todos los días en la calle Molinos.

La LAC y el nuevo mapa, vistos desde el Realejo: C3, C4 y C5

«Es normal que haya miedos a los cambios y que la gente se pregunté el por qué. Pero era necesario», apuntó la edil. La ley 2/2011 de Economía Sostenible, de la cual dependen entre 2 y 3 millones de euros en subvenciones para Granada en cuestiones de transporte, obliga a las ciudades a disminuir el tráfico y la contaminación, evitando solapamientos de líneas y pérdida de frecuencias en trayectos largos. «En otras ciudades se salvaguarda el centro histórico, y aquí tenemos un centro muy peatonal», recordó Ruiz.

Esta nueva línea, explicó a los vecinos, se diseña tras una encuesta a más de seis mil viajeros granadinos. Se eliminarán todas las líneas que cruzan el centro (entendiendo el centro, sobre todo, como Gran Vïa) y se sustituirán por 15 autobuses modernos, de veinte metros de longitud y más de 18o plazas, que pasarán cada 3 minutos por las paradas estipuladas para ese recorrido. Será la «espina dorsal» del mapa de autobuses, y todos los barrios conectarán con esa línea de alta capacidad en determinados puntos para poder hacer transbordo. En lo que al Realejo y el Barranco del Abogado se refiere, al igual que para el Albaicín y el Sacromonte, será en la estatuta de Isabel la Católica. Otras tres líneas, mientras, sí cruzarán la ciudad de un extremo a otro, pero evitando el centro.

La línea 30 pasa a llamarse C3; la línea del Barranco del Abogado se fusiona con la del cementerio en una, la C4

Los autobuses de la LAC pararán en dársenas especiales, con un bordillo diseñado en Alemania, según explicó la concejal de Movilidad, que permitirá unir las cuatro puertas de acceso al vehículo con el suelo y que se asemeje a subirse a un vagón de metro, con una distancia mínima. Además, se pagará el billete o se chequeará el bonobús antes de subir al propio bus, en una máquina habilitada en las marquesinas.

Actualmente, los vecinos del Realejo toman el autobús número 30tras la desaparición del 23 hace dos años– para acercarse a la Gran Vía y allí poder tomar otro bus. Con la nueva distribución, esa misma línea se llamará C3, y seguirá subiendo por el Realejo hasta la Alhambra, bajando por la Cuesta del Caidero y la calle Santiago hasta la plaza de Santo Domingo, para luego llegar a San Matías por la calle Jesús y María y volver a la estatua de Isabel la Católica a través de la Plaza de las Descalzas.

Plano autobuses Realejo, Granada

La línea roja, C3, es la del Realejo y Alhambra. La verde, C4. para Barranco y Cementerio. Foto: MovilidadGranada.com

También explicó Ruiz la polémica en torno a la eliminación de la línea 34, que es la que sube al Barranco del Abogado. «No se quita, se cambia». Se fusiona con la línea 13, que es la que va al cementerio, y hace un recorrido parecido al que hace ahora, pero llamándose línea C4. «Si se pueden unir porque hacen el mismo itinerario, nos beneficia a todos. Actualmente, hay que aportar casi 400.000 € del Ayuntamiento para mantenerlas», detalló. «Tenemos que aplicar el sentido de la responsabilidad. Las líneas del Barranco y del Cementerio llevan muy pocos pasajeros, con 1,8 viajeros por kilómetro, cuando la media es de más de 4″, añadió.

Según el coordinador de Movilidad, Jesús Muñoz, la accesibilidad al transporte público en este barrio queda así bien configurada, con una media de 350 metros de distancia a cualquiera de las paradas.  Pero es que además, se añade una conexión gracias al trasbordo en Isabel la Católica, «una pata que faltaba», según sus palabras. La línea C5 subirá desde Neptuno hasta esta plaza, y además lo hará pasando por Ganivet y subiendo por San Matías. Esto conectaría el barrio con esa sección de la ciudad, e incluso, en un remate de línea, pasa por el Parque de las Ciencias antes de subir por la calle Recogidas.

Los problemas de los autobuses en el Realejo

Visto esto, se abrió el turno de preguntas, y más allá de cuestiones sencillas que se relacionan más abajo, varios vecinos aprovecharon la ocasión para hacerle llegar a la concejal de Movilidad dos cuestiones que preocupan mucho a los usuarios del transporte público en el Realejo. «El primer bus de la línea 30 pasa a las ocho menos veinte, y con ese horario mucha gente llega tarde a trabajar. No es razonable», afirmó una vecina, que aseguró que todas las mañanas tiene que ir andando a Gran Vía por este motivo. «Y veo gente arrastrando la maleta por estas calles porque no hay autobuses todavía». Y a esto se añade que, por la tarde, el problema es que están saturados. Según se quejaron varios vecinos asistentes, los cuatro coches de dicha línea se acaban agolpando, uno detrás de otro y llenos, hasta el punto de no parar en las paradas. Es algo que ocurre, al parecer, a mediodía y a la hora de cierre de la Alhambra. «Y ahora empieza la temporada alta, es terrible», dijo un usuario. «Los horarios no se cumplen. Al final vienen todos juntos, y pasa muchísimo, los turistas van como sardinas en lata, y a su paso por el barrio no recogen a nadie. Y en la línea del Barranco, he visto a gente casi pegarse por subir».

«Al final vienen todos juntos, van como sardinas en lata, y a su paso por el barrio no recogen a nadie», se quejó un vecino. Telesfora se comprometió a buscar una solución

Telesfora se comprometió públicamente en esta reunión, ante esta comunión de quejas, a conseguir que estas líneas comiencen antes y se estudie por qué no se consiguen cumplir frecuencias ni regulación. Con todo, según informó al hablar del nuevo sistema, la línea C3 tendrá una frecuencia de 8 minutos en hora punta y la C4 de 30 minutos (la mitad que ahora).

Más arduo aún fue el debate sobre el atasco de las dos y cuarto de la tarde en la calle Molinos que se repite a diario. Una vecina planteó que con el tráfico de esas horas, los autobuses escolares y el recientemente estrenado ‘trenecito turístico’, sería más bien imposible cumplir esa frecuencia de un C3 cada ocho minutos, al menos a mediodía, y evitar que se agolpen. La concejal afirmó que habrá que revisar el tráfico e incluso restringirlo para determinados autobuses discrecionales -como los turísticos que van a hoteles-.

Colegio del Rosario, Realejo, Granada, Foto de GranadaiMedia

El Colegio de Nuestra Señora del Rosario, en la calle Santiago. Foto: GiM

Pero con los buses escolares de esa zona, en la que hay varios colegios, poco se puede hacer al respecto. «Ahí hay un choque de intereses, legítimos todos. Quitar esos autobuses escolares de ahí significaría tener que habilitarles algún sitio para recoger y dejar a los niños«, afirmó Ruiz. En realidad alguno de esos centros, como Mercedarias, tienen un espacio reservado para los buses; otra cosa es que los conductores lo respeten y no aparquen en él en ese momento. La cola que se llega a formar pasadas las dos de la tarde puede llegar desde el principio de Pavaneras hasta el final de la calle Molinos (algo menos de un kilómetro), y el tráfico denso dura habitualmente entre 15 y 25 minutos.

Según un profesor, el atasco diario en Molinos no lo provocan los buses escolares, sino que también lo sufren

Para que todo funcione de forma ordenada, Jesús Muñoz explicó que primero salen los autobuses del colegio de las Mercedarias, diez minutos después lo hacen los de Nuestra Señora del Rosario y por último salen los de Santo Domingo, directamente a Vistillas de los Ángeles.  Una vecina planteó por qué usan autobuses de los grandes si el transporte público funciona con microbuses por el barrio, y en la reunión informativa se encontraban profesores del Colegio de Nuestra Señora del Rosario. Javier, uno de ellos, explicó que se necesitarían muchísimos microbuses para poder sustituir a los grandes.

«Además, la gente cree que los autobuses escolares son la causa de ese atasco, cuando en realidad lo sufren como los demás. En nuestro colegio he cronometrado lo que los niños tardan en subirse a los autobuses cuando llegan, y es un minuto de reloj. La prueba está en que nunca hay espacio sobrante por delante de los buses. La causa de estos atascos son el semáforo del final de la calle Molinos, que abre y cierra el tráfico, los coches que se lo saltan y provocan encuentros sin solución y la gran cantidad de vehículos que quieren pasar por esa calle a esa hora, de padres que van a recoger a sus hijos y de trabajadores que salen en esa dirección. Pero la culpa no es de los vehículos grandes», añadió el docente y vecino. La solución podría pasar por estudiar la frecuencia y el horario del semáforo, intentar buscar espacio para ampliar las salida, restringir el tráfico del barrio, o dejarlo como está no vaya ser que sea peor el remedio que la solución. 

 FAQ de la LAC

El turno de preguntas, en otro orden de cosas, sirve para estipular lo que se conoce como un FAQ (Frequently Asked Questions, en inglés) sobre las novedades de los nuevos buses que recorrerán el centro, dado que las cuestiones que los vecinos plantearon en la reunión en la Asociación de Vecinos del Realejo pueden ser compartidas por muchos otros usuarios. Algunas fueron las siguientes, con las respuestas del Área de Movilidad del Ayuntamiento:

  • ¿El precio será el mismo?
    Las tarifas se conservan como hasta ahora, e incluso se amplía el bono joven para cubrir las edades de 6 a 12 años.
  • ¿Se podrá hacer el trasbordo fácilmente?
    Habrá 60 minutos de tiempo para poder cambiar de autobús sin volver a pagar billete.
  • ¿Sólo se podrá hacer transbordo con el bono?
    No, los billetes simples llevarán un código de barras que también lo permitirá.
  • ¿No se colapsarán los puntos de encuentro de los buses LAC con las líneas que entran a los barrios?
    No, porque no coinciden. Los buses LAC pararán en sus bordillos especiales y los otros buses muy cerca. Por ejemplo, los buses de alta capacidad pararán justo en la estatua de Isabel la Católica, pero los buses C3, C4 o C5 se tomarán en el principio de Gran Vïa.
  • ¿Cuál es la frecuencia de los buses LAC?
    Cada 3 minutos hasta las 4 de la tarde, que pasa a ser de 4 minutos, y a última hora cada 5 minutos.
  • ¿Por qué le cambian el nombre a las líneas? ¿Qué significan esas letras?
    Para homogeneizarlas con el sistema de otras ciudades españolas y europeas. La  C significa ‘centro’, la S es ‘Sur’, la N es ‘Norte’ y la U es ‘Universitario’.
  • ¿Habrá nuevos microbuses para esas líneas?
    No. Los 15 buses para la LAC sí serán de última generación, pero el resto serán los mismos, con otro nombre.
  • ¿Seguirá existiendo la parada en el Ayuntamiento?
    Se elimina. La anterior a Isabel la Católica será en Correos.
  • Si el billete se paga antes de subirse a un autobús, ¿no será más fácil colarse?
    En cada autobús LAC habrá un inspector que, eventualmente, revisará los billetes y bonos de los pasajeros.
  • ¿Qué le pasa al que se sube sin pagar?
    Recibirá ‘in situ’ un recargo de 30€  y si no lo paga en ese momento se iniciará un proceso sancionador más grave.
  • Apostar por este recorrido para las LAC, ¿no es complicado para manifestaciones o procesiones?
    Si la Gran Vía se corta al tráfico, la LAC se para. Pero todas las demás líneas, según la concejal, al dejar de pasar por este lugar, siguen activas, por lo que el perjuicio al usuario es menor.

(23/04/2014)

 

 

Comentarios en este artículo

  1. Parece que la sra concejal trata con más «cuidado» a los vecinos del realejo que a los del Albaicin (será porque hay más votantes ?)….. El caso es que parece que allí no ha soltado ningún «ESO ES LO QUE HAY…»
    Pero he tenido que dejar de leer después de lo del «BORDILLO DISEÑADO EN ALEMANIA»
    Esto es increíble ….. No tengo palabras….
    Necesitamos a los alemanes para que nos diseñen los bordillos ??? No podríamos inventarlo aquí y dejar l dinero aquí…. Entre diabla a francesa, bordillo a la alemana, etc….
    Que podemos esperar más?? Si se superan a ellos mismos cada día y cada vez nos quieren hacer pensar que somos más tontos???

    Anto Albaicin
  2. Pero si lo mas probable es que el bordillo diseñado en Alemania lo hayan diseñado españoles…. esto es de locos. Cada uno a su nivel pero siempre hacen lo mismo. Yo soy del Realejo y es verdad que los buses sufren también los atascos pero no olvidemos que son los que lo generan. (Creo que así está mejor expresado.)

    Jesus
  3. Muy interesante la noticia. Gracias por compartir lo que se dijo en esa charla.

    Borja

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.